Política

"Me consta que al menos un obispo recibió favores de ex gobernadores": Solalinde

marzo 23, 2017

"Ante Dios, sacerdotes y obispos que callaron lo que ocurría en Veracruz sobre las fosas y desaparecidos tendrán que decir qué es lo que recibieron de éstos dos (Fidel Herrera y Javier Duarte), porque al menos me consta que un obispo sí recibió favores" y cuando estuvo Fidel Herrera Beltrán eran sus celebrantes familiares, de sus sacramentos, no hicieron nada, también los funcionarios de Duarte leían la Biblia y tenían cercanía con los sacerdotes, advirtió el sacerdote católico Alejandro Solalinde Guerra.

Al acudir a dictar una conferencia magistral en el Segundo Foro de Ética y Derechos Humanos, organizado por la Facultad de Filosofía de la Universidad Veracruzana (UV), también dio a conocer que ante la grave crisis de desapariciones y la violencia que impera en la entidad, el 20 de junio se reunirían las organizaciones sociales para empezar a integrar una comisión de la verdad, y que se investigue a fondo las desapariciones y todo sobre las fosas en la entidad veracruzana.

Se busca con esta comisión que que se haga justicia, ya que se trata de delitos de lesa humanidad, e incluso los casos se lleven hasta instancias internacionales, donde alcance responsabilidad a los ex gobernadores Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa.

El sacerdote, en entrevista, fue crítico de la jerarquía católica y dijo que por omisión tienen una responsabilidad de la situación que vive el estado de Veracruz y de esto tendrán que rendir cuentas ante Dios. "No solamente sacerdotes, también obispos, y lo digo claro, ahí está el obispo Eduardo (Patiño) de Córdoba, me lo dijo cuando yo me reuní con la Provincia Eclesiástica de Veracruz y en una hora y media, casi dos horas, les expliqué lo que estaba pasando con los migrantes y le dije ‘hay una cueva’ y él me dice ‘no, hay dos’".

Solalinde Guerra añadió que ante Dios los obispos tendrán que decir los favores que recibieron "de estos dos sinvergüenzas, de Fidel Herrera Beltrán y de Javier Duarte de Ochoa, porque al menos uno de los dos (obispos de Córdoba y de Veracruz) sí recibieron favores, esto deben dar cuenta ante Dios".

El sacerdote narró también una anécdota sobre la primera reunión que sostuvo con Javier Duarte de Ochoa, en la que participaron varios funcionarios del gabinete estatal, allí en una plática informal mientras esperaban, les preguntó si eran católicos y todos respondieron que sí, les preguntó también que si tenían la Biblia y respondieron que sí, incluso uno le dijo que su biblia era grande, sin embargo, "no daba crédito que estuvieran cerca de sacerdotes y que ellos no dejaran de hacer lo que hacían, si hubieran tenido esos principios o hubieran experimentado el amor a Dios".

Una comisión de la verdad

El candidato al Premio Nobel de la Paz planteó la creación de una comisión de la verdad –con presencia internacional– para armar un litigio estratégico que contemple crímenes de lesa humanidad, desaparición forzada, genocidio. "Es necesario sancionar al crimen organizado, pero también al crimen autorizado e institucionalizado –funcionarios públicos gobernadores, secretarios de seguridad– entren en estos conceptos", porque estamos frente a crímenes de lesa humanidad.

Además "se debe seguir el rastro del crimen organizado pero también las complicidades, en el caso de Veracruz debe investigarse los gobierno de Fidel Herrera, Javier Duarte, sus secretarios de seguridad, y también el papel que tuvo la Policía Federal, los Ministerios Públicos. Para que se pueda juzgar a todos los funcionarios incluido el ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita –quien ya está encarcelado por otros delitos–, se deben presentar más denuncias sobre desapariciones".