Política

Reprochan a Solalinde que generalice inacción de obispos ante inseguridad

marzo 23, 2017

Orizaba, Ver.- La Diócesis en esta zona le respondió a Alejandro Solalinde y le pide no generalizar sus acusaciones de omisión eclesiástica en el tema de los desaparecidos, al sostener que sacerdotes de esta zona estuvieron amenazados por conocer este tipo de casos, reconoce el vocero Helkin Enríquez Baéz.

En tanto, el activista Jairo Guarneros igual rechaza los señalamientos y expone que hay sacerdotes que son amenazados, incluso de muerte, por su causa social, "a ellos igual les entran las balas".

El vocero de la Diócesis, Helkin Enríquez Báez, asegura respetar la postura que asume Alejandro Solalinde, sin embargo, reprocha los señalamientos, "el generalizar siempre implica un juicio equivocado, no se puede realizar una afirmación categórica a partir de una generalización".

Pero va más allá: "las suposiciones no se pueden convertir en afirmaciones, sobre todo si no se tiene conocimiento panorámico de una provincia tan grande como es la del estado de Veracruz, que abarca ocho diócesis, la de Tuxpan, Xalapa, Papantla, Veracruz puerto, Córdoba, Orizaba, San Andrés y Coatzacoalcos. Estamos hablando de realidades muy diferentes. Tan sólo la de Orizaba se compone de tres escenarios diferentes: la sierra de Zongolica, la zona urbana y la campesina. Lo mismo sucede con las otras diócesis.

"Una afirmación en ese sentido, se respeta (como) suposición, pero (Solalinde) no puede decir que conozca la realidad y por lo tanto no puede englobar en una declaración, así que incluso es un modo injusto y con un desconocimiento de la realidad".

En su momento sacerdotes de esta Diócesis recibieron amenazas, presuntamente a manos de la delincuencia organizada, "en ocasiones los pastores de la comunidad tenemos conocimiento de los hechos porque así nos lo hacen saber los mismos feligreses, pero mucho de eso va en el trabajo interno. Nosotros no podemos estar haciéndolo público, porque tiene que ver incluso con el secreto de confesión".

Por otro lado, el luchador social Jairo Guarnero Sosa lamenta la generalización de las acusaciones con las que Alejandro Solalinde señaló a los clérigos del estado, pues plantea que en Veracruz "existía y existe un enorme miedo a denunciar, debido a la sensación de vulnerabilidad en la que nos encontramos todos. Solalinde lo denuncia, no dudo de su compromiso, pero también lo hace porque no está todos los días en este estado.

"Ese miedo se sembró en las administraciones de Fidel Herrera y Javier Duarte, y esta nueva administración estatal nada ha hecho para recuperar la seguridad y la confianza".

—¿La iglesia católica faltó a su misión?

—Pudiera ser, pero también les entran las balas. Claro que hay sacerdotes que prefieren la comodidad y los privilegios, así como la alianza con los poderosos y hay otros que se arriesgan y promueven la organización de su grey. Alejandro Solalinde es el más famoso, pero no el único.

En la zona centro del estado, afirma, "tenemos un ejemplo de sacerdocio que está al lado de su grey como es el caso de Julián Verónica Fernández, sacerdote de Amatlán de los Reyes, que desde siempre ha mantenido una posición crítica y además ha sido muy activo en la defensa de los derechos humanos y ahora el medio ambiente.

"En el caso del obispo de Córdoba, lo que conozco es su apertura para que los colectivos de familiares de desaparecidos llevaran a cabo su importante actividad".