Política

Prevén mayor desplome económico de Zongolica de cesar inyección de remesas

marzo 05, 2017

Tequila, Ver.- La repatriación de los indocumentados desde los Estados Unidos a los municipios de la sierra de Zongolica terminaría de quebrar la ya de por sí paupérrima economía de la región. La falta de recursos económicos en las familias, así como de fuentes de empleo son los principales factores que agravan el éxodo de migrantes, considera Isidro Tehuintle, representante de la Organización Indígena Náhuatl de la Sierra de Zongolica (Oinsz).

La amenaza de las deportaciones de migrantes en los Estados Unidos, reconoce, "generó la preocupación no sólo de las autoridades municipales, sino de las mismas familias que dependen del envío de remesas desde aquel país. Hay muchas familias que viven del dólar, de lo que sus familiares les envían mes con mes y que de cierta forma les ha servido para generar un patrimonio familiar".

Tehuintle expone que en todos los municipios hay familias que de cierta forma lograron salir de las condiciones de pobreza extrema en las que vivían, por ejemplo hace un par de décadas. "Hoy pueden presumir una casa en mejores condiciones a las que se tienen por esta región. Tienen un vehículo o incluso algunos lograron abrir un negocio familiar que igual les ayuda, pero si se concretan las deportaciones de indocumentados en los Estados Unidos, se va a terminar esas oportunidades en una de las zonas más comprometidas con la marginación como lo es la sierra de Zongolica".

Todos esos factores generan la preocupación de las familias que dependen de la llegada de recursos, "calculamos que de cada 10 familias de la zona, por lo menos cinco o seis dependen de la actividad de los migrantes en los Estados Unidos y si por lo menos la mitad de ellos son deportados habría cambios sustanciales en sus familiares".

Por otro lado, en la zona no hay fuentes de trabajo, "el que mejor gana en la sierra es un jornalero con un ingreso de 400 peos a la semana. Los que tienen una tienda quizá reciban mejores ingresos, pero de todos modos se afectarían con la repatriación de los indocumentados ya que habría una baja sensible de los ingresos económicos, por eso decimos que el escenario es incierto", enfatizó.

Aunado consideró que si en la región hubiera fuentes de empleo fuertes no tendríamos problemas con el regreso de los indocumentados, máxime porque incluso las familias desintegradas de nueva cuenta se reunirían, pero no es posible por las mismas condiciones de trabajo.

"Además los mismos ayuntamientos de la zona no tienen respuesta en la demanda de servicios y mucho menos han sido promotores de la creación de nuevas fuentes de empleo. Hoy es preocupante el momento que pasan", señala.

En tanto esto sucede, advirtió, las familias de la zona serrana siguen con sus actividades diarias, "estamos en el trabajo cotidiano, hay quienes siguen recibiendo sus remesas desde los Estados Unidos en fin, son momentos de espera e incertidumbre".