Política

Preguntas sobre la reestructuración de la deuda pública estatal

febrero 27, 2017

En sesión ordinaria celebrada el 24 de enero del 2017 se presentó la iniciativa con proyecto de decreto por el que se autoriza al estado de Veracruz la reestructuración y/o refinanciamiento de la deuda directa vigente por un monto de 42 mil millones de pesos. Una vez que la iniciativa fue estudiada y dictaminada por la Comisión de Hacienda del Estado se someterá a su discusión y en su caso, a aprobación por el Pleno del Congreso del Estado el día 28 del presente mes.

Para comprender lo que discutirán y en su caso aprobarán los legisladores locales resulta pertinente analizar el contenido del dictamen mediante una serie de preguntas que rescaten los aspectos principales de la iniciativa; adicionalmente, se realizarán algunos cuestionamientos acerca de algunos aspectos polémicos del proceso de renegociación de la deuda pública del gobierno estatal.

¿Cuáles son las condiciones de reestructuración y/o refinanciamiento de la deuda estatal?

En el dictamen se mencionan las siguientes condiciones de la deuda pública que propone el gobierno estatal:

a) El gobierno estatal recurre al Congreso del Estado para solicitar la autorización para reestructurar y/o refinanciar 42 mil millones de pesos. Este proceso de renegociación de la deuda tiene la finalidad de recuperar la liquidez que le permita afrontar y subsanar el desastre económico que padecen las arcas del estado. Es decir, el gobierno estatal se encuentra en la imposibilidad de cumplir con sus obligaciones financieros.

b) El plazo máximo que se solicita es de 30 años; sin embargo, se indica que las garantías de pago oportuno serán constitutivas de deuda pública, y deberán estar denominadas en pesos y tener un plazo de disposición de hasta 30 años más el plazo adicional de hasta 7.5 años necesarios para su liquidación.

c) En el documento se menciona como aval al Ejecutivo Federal, por conducto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP); asimismo, se proponen como fuente y garantía de pago a las participaciones o aportaciones federales que correspondan al estado de Veracruz.

¿Qué tipo de obligaciones financieras se van a reestructurar y/o refinanciar?

Se van a reestructurar y/o refinanciar, 21 obligaciones financieras que ascienden a 41529.58 mdp, las cuales se integran por 3 obligaciones contraídas con la banca pública (Banobras) por un monto de $10352.67 millones; 13 obligaciones financieras con la banca privada por un monto de 18748.35 mdp y 5 obligaciones financieras correspondientes a deuda bursatilizada por un monto de 12428.54 mdp.

¿Quién aprueba la reestructuración y/o refinanciamiento de la deuda pública?

En el artículo 21 de la Ley de Disciplina Financiera se establece que: "El Congreso, por el voto de las dos terceras partes de sus miembros presentes, autorizará los montos máximos para la contratación de financiamientos y obligaciones. Para el otorgamiento de dicha autorización, el Congreso deberá realizar, previamente, un análisis de la capacidad de pago del ente público a cuyo cargo estaría la deuda pública u obligaciones correspondientes, del destino del financiamiento u obligación y, en su caso, del otorgamiento de recursos como fuente o garantía de pago". En el caso de la deuda pública garantizada –financiamiento con garantía del gobierno federal– se deberá firmar un convenio con la SHCP.

¿A cuánto ascienden los gastos y costos relacionados con la reestructuración y/o refinanciamiento de la deuda pública?

Los gastos y costos relacionados con la contratación de cada obligación o financiamiento, así como las reservas que deban constituirse en relación con los mismos, se calculan –según el documento– entre el 1.5 y el 2.5% del monto contratado del financiamiento u obligaciones. Estos costos oscilarán en un rango de 623 mdp y 1038 mdp.

¿Cuáles son las supuestas ventajas del financiamiento?

En el documento mencionado se sostiene que la reestructuración o refinanciamiento de la deuda estatal, permitirá reducir la afectación de las participaciones federales a un 23 por ciento del monto que le corresponden al estado, así como la liberación total de recursos por 3 mil 724 millones de pesos.

¿Qué destino tendrán los importes adicionales que resulten de la reestructuración y refinanciamiento de la deuda pública?

En los considerandos del dictamen se propone que una parte de los recursos liberados se destinarán a cubrir el déficit de las finanzas estatales; asimismo, en el artículo 12 y en el séptimo transitorio de la Ley de Disciplina Financiera también se contempla este destino. Por lo cual, resulta viable que los legisladores pugnen por la cobertura de una parte de las deudas que el gobierno del estado tiene por ejemplo, con los municipios, el Instituto de Pensiones y la Universidad Veracruzana, por mencionar algunos acreedores.

¿Se pagará una tasa de interés menor?

La tasa que se establece en la contratación de este tipo de obligaciones financieras se integra por la tasa de interés interbancaria de equilibrio (TIIE) más una sobretasa. La TIIE representa la tasa mínima a partir de la cual se realizan las negociaciones financieras y actualmente es de 6.5%. Por su parte, la sobretasa se establece a partir de la evaluación y clasificación de las deudas y riesgos que realicen las agencias de calificación (Fitch Raitings, Mody´s, etc,) de la deuda pública de la entidad. Para obtener una tasa efectiva de interés (TIIE + sobretasa) menor a la tasa de interés promedio que se paga actualmente, se requiere que la sobretasa se ubique por abajo del 1%, lo cual resulta poco probable.

¿Aumentará el monto de la deuda pública estatal?

Las expectativas de negociaciones implican las siguientes condiciones: a) un mayor número de años; b) una tasa de interés promedio superior a la tasa de interés promedio que se paga actualmente y c) el mismo monto de deuda, 42 mil millones de pesos.

Los resultados del cálculo de la deuda a pagar son: a) una tasa de interés promedio mayor; b) saldos insolutos –pago de capital más intereses– menores durante un buen número de años; si se negocia un período de gracia de dos años –la duración del gobierno actual– sólo se pagarán intereses durante este lapso y c) un monto mayor de la deuda total. Resulta comprensible que la deuda total aumente, en tanto que se debe pagar el mismo monto de deuda; así como una tasa de interés ligeramente más elevada, durante un mayor número de años.

Finalmente, es preciso recalcar que la reestructuración y refinanciamiento de la deuda pública sólo permite disminuir temporalmente el monto total que se destina anualmente al concepto de deuda pública, pero no resuelve los problemas estructurales que presenta la hacienda estatal. Sin embargo, las grandes reestructuraciones de las deudas públicas estatales –como la de Nuevo León y como la que se pretende aprobar– llegarán a su fin, una vez que entre en funcionamiento el Sistema de Alertas que contempla la Ley de Disciplina Financiera.