Política

80% de las empresas, destinadas al fracaso; no nacen por oportunidad

enero 16, 2017

Córdoba, Ver.- Al menos el 80 por ciento de las pequeñas y medianas empresas (Pyme) nacen por necesidad y no por oportunidad, por ende la mayoría de ellas está destinada al fracaso en un periodo menor al de dos años, pese a ello, se prevé que ante la situación económica aumente este tipo de negocios, refirió Rafael García, director de entendimiento y encubadoras del Tecnológico de Monterrey.

Tras dar a conocer la conferencia magistral Las oportunidades no existen, tú las creas, señalaron que en un panorama general, el 90 por ciento del comercio son micro, pequeñas y medianas empresas, de las cuales el 80 por ciento surgen de manera improvisada y por necesidad, es decir, porque se quedaron sin empleo y deben de ganarse la vida de algún modo.

Sin embargo, por este mismo motivo están condenadas al fracaso en un periodo menor a los dos años, pues llegan a vender algo sin estar preparados, no conocen su campo de trabajo o posibilidades de éxito, de ahí la importancia de la capacitación, manifestó.

Fuera de ello, sólo el 20 por ciento de este sector logran sobrevivir pero esto debido a que surgen por una oportunidad y preparados para hacer frente a los posibles embates diarios y puedan crecer.

El experto explicó que ante el panorama económico de este año, las protestas y actos vandálicos no son una solución, a este problema se le debe de hacer frente aumentando la productividad laboral con la generación de empleos en lugar de "cruzarse de brazos".

Para este año, entre inseguridad, inestabilidad económica y otros factores, se espera que se dispare la aparición empresas de este tipo, aunque para ello, el llamado es a que se preparen los empresarios para evitar una caída estrepitosa. "El 80 por ciento de los emprendimientos nacen por necesidad ¿Necesidad de qué? De comer".

Rafael García dijo que la capacitación es un oportunidad para encontrar mejores oportunidades de desarrollo y orientación, como es aprovechar laa redes sociales como una herramienta de trabajo, citó como ejemplo, o en el caso de las zonas serranas, aterrizar proyectos adecuados como lo pueden ser programas comunitarios.

"Necesitamos cambiarnos el chip, no poner siempre lo mismo, porque no competimos con el de junto o enfrente, competimos con Asia o China, por eso hay que buscar esas ideas que puedan ser globales", expuso el entrevistado.