Política

Saqueos en la entidad, por "crisis moral" del duartismo: investigador

enero 16, 2017

Si bien los actos vandálicos en las protestas a raíz del gasolinazo se presentaron en varios estados de la República, en Veracruz son una manifestación de la crisis moral herencia del duartismo, en la cual el saqueo es producto de la desigualdad y hace apología de la conducta delictiva y del materialismo, indicó Saúl Horacio Moreno Andrade, del Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas-Golfo).

Orquestada por actores políticos o no, el vandalismo de hace unos días revela la "ética del lucro", el fin y no los medios para obtener algo, en este caso, fue la oportunidad que vieron incluso los policías para alcanzar "el estatus" que representa tener un celular, una tablet o una pantalla 4K de 50 pulgadas, del cual el sistema neoliberal los ha excluido en usa sociedad víctima del individualismo exacerbado.

El académico reconoció que los saqueos representan también una pérdida de la dignidad humana en el afán de lograr las adquisiciones materiales, situación que se agrava en una sociedad profundamente lacerada con la figura del ex gobernador Javier Duarte de Ochoa, cuya administración es la efigie de la codicia y la impunidad.

"Al poner en el centro el consumo y al olvidarse los valores nacionales, pero sobre todo en Veracruz al dar un ejemplo del caso del ex gobernador Javier Duarte, de que se puede saquear al estado, estos sectores más desinformados y manipulables dicen: yo también puedo saquear", expresó.

Destacó que el duartismo no sólo le robó al estado recursos monetarios o materiales, sino que generó una "pedagogía del saqueo" ante la impunidad que prevalece en su caso y de la que quizá la ciudadanía no está concientizada, pero imita un patrón de comportamiento, "(…) en el gobernador hay una representación ética, moral, aunque le duela a los veracruzanos".

Pese a que puntualizó que no se puede generalizar ni adjudicar todo al ex mandatario fugitivo, ya que existen muchos protagonistas de la impunidad y la transgresión en el país, como el mismo presidente, Enrique Peña Nieto, César Duarte, entre otros, la rapiña en Veracruz sobresalió en el escenario nacional, dejando pérdidas estimadas hasta ahora en más de 100 millones de pesos según la Cámara Nacional de Comercio (Canaco).

El investigador señala que la respuesta al llamado para cometer desmanes y pillaje –de significativo alcance en la red social Facebook y quizá inducida y coordinada bajo intereses diversos– tiene como base la crisis económica, pero no es una cuestión de ideología o estrechez misma, como la situación de escasez alimentaria en Venezuela, sino más bien de alienación.

Como los videos revelan, la mayoría de la gente no hurtó alimentos ni mercancías de primera necesidad, sino que los objetivos principales del atraco fueron electrónicos, "el problema que hay es el deseo de tener, el mismo ethos, o la ética del lucro ha hecho que esos productos sean deseables más allá de las necesidades elementales y se convierten en símbolos de estatus".

Comentó que los jóvenes –principal sector señalado en los saqueos recientes– se involucran en actividades criminales para obtener dinero y realizar consumos suntuarios que los distingan y asemejen a los arquetipos de imitación y consumo de la población en un modelo cultural apegado al neoliberalismo y donde ellos son los primeros marginados.

Sostuvo que ante el sentimiento de carencia de poder y representación de la ciudadanía sometida a un sistema donde la autoridad la ejercen grupos caracterizados por la opulencia y marcados por el consumo material, el anhelo de inclusión les condujo a arrebatar los cuerpos de deseo ante la impotencia de adquirirlos a través de medios lícitos.

"Es muy simbólico: si no lo puedo tener, lo arrebato; si la sociedad no me permite mecanismos para tener el ingreso y disfrutar Netflix en una pantalla de 50 pulgadas y veo que mi vecino clasemediero puede, tengo que cubrir esa necesidad creada por el mismo modelo de consumo", ejemplificó.

Aunque se especulan incitaciones indirectas, los motivos de participación masiva de la sociedad en los saqueos fueron "el aprovechamiento por fuerzas de poder, la desigualdad y las necesidad de consumo de la gente".

No obstante, enfatizó, otra parte de la sociedad sataniza los hechos con argumentos morales o religiosos, "Es una sociedad compleja y paradójica que aunque deseé tener esos bienes de consumo, no quiere involucrarse en esa participación social activa para obtenerlos".

Más que irritación por el aumento al costo de los combustibles la población expresó así, de una manera efímera y artificial, su reclamo ante el arrebato de lo que los grupos de poder en el país no les permiten alcanzar; intervenir sacia sus aspiraciones y los incorpora a lo global.

Opta MAYL por lo "efectivo"

Cuestionado en relación al ofrecimiento del gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, a través de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de entregar medio millón de pesos a quien proporcione datos e información que lleve a la detención de los responsables de los actos vandálicos y de rapiña, Moreno Andrade aduce que la propuesta va en el mismo sentido a la sociedad con la que trata.

La lógica de la oferta de las autoridades no apela a los valores de la sociedad, sino que reitera el materialismo, "nuevamente hay un ofrecimiento material, no se dice: ‘por tu valor cívico denuncia’, ‘por tu responsabilidad con la sociedad denuncia’, sino que dice: ‘te voy a dar dinero para que hables’, hay un autoconcepto muy fuerte", aseveró.

Por dichas razones e irónicamente en medio del brete financiero por el que atraviesa el estado, refleja que detrás de la crisis económica está la crisis moral que llega a su cúspide con Duarte como saqueador por antonomasia, y ante la reacción de Yunes Linares de entregar dinero y vales de despensa en lugar de recurrir a una escala de valores, "una de las características de todo este proceso de desintegración social y desmoralización es el poner en el centro de nuestras relaciones al poder y al dinero".

Militarización

El investigador consideró que pensar en militarización va más allá de la reacción actual de una sociedad tan compleja como la que hay en México y sólo en Veracruz; descartó que en este punto la misma sea viable desde el ámbito político en aras de proteger los intereses de las reformas estructurales.

Como ejemplo recordó el caso de Chile durante el gobierno de Salvador Allende, cuyo proceso surge a partir del establecimiento de un gobierno socialista, respaldado por otras naciones como Cuba y que representaba un verdadero reto para Estados Unidos, quien financió equipamiento y asesorías.

"En el sentido estricto, del sistema político no lo veo, eso requeriría que el movimiento social legítimo llegara a la toma del poder y ese ejercicio del poder fuera lo suficientemente fuerte como para que afectara la hegemonía".

En el caso del llamado del titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), general Salvador Cienfuegos Zepeda, de crear el marco jurídico que regule la participación del Ejército en el combate al crimen, dijo que va más enfocado al temor de la milicia a ser juzgados por sus excesos, no así en ocupar cargos institucionalizados fuera de los relativos a la seguridad nacional.

Sureste petrolero mexicano

El también autor de Dinámicas sociohistóricas en el sureste petrolero mexicano, explicó que en dicho libro presenta una exploración de la zona sur del estado donde converge la actividad de la industria planteada en un territorio delimitado por un triángulo entre tres puertos: Salina Cruz, Oaxaca, Ciudad del Carmen, Campeche y Coatzacoalcos, Veracruz.

Verbigracia es el caso de la población de Agua Dulce que pese a hallarse en la entidad veracruzana, consume mercancía gastronómica proveniente de Tabasco; a su vez es notable el lenguaje y la forma de expresarse de los habitantes donde la influencia del llamado "Edén de México" está presente.

"Los de Agua Dulce tienen costumbres más apegadas a los tabasqueños y a la vez conservan mayordomías como en la zona sur de Oaxaca en Salina Cruz y Tehuantepec, entonces se combinan elementos de las identidades zapotecas con las tabasqueñas y veracruzanas que conforman un coctel de significados.

"Se generó una estructura en la región donde conviven muchas identidades étnicas y lo que hizo la industria petrolera fue generar intercambios culturales entre ellos, principalmente en la zona norte, pero también recibieron influencias de Tampico, Madero, de los que bajaron con La Quina a repartir puestos en esa área y que comparten un lado con Reforma, Chiapas, donde se dio la producción de petroquímicos", enfatizó.

Añadió que en este sitio se dieron gobiernos semejantes que dieron lugar a dictaduras sindicales que poseen particularidades en donde la identidad zapoteca fue más fuerte, "existe unas correlación entre las características de las mayordomías zapotecas con los cargos en el sindicato y el municipio cuyo sistema es una configuración compleja, donde se amalgaman las culturas y tradiciones que a nivel sincrónico conformaron cambios en las dinámicas sociales".

Entre dichas dinámicas sociohistóricas explica los cambios en la base industrial petrolera, el control político del sindicato y su equilibrio; además, los procesos de formación de identidades complejas junto con las laborales del sector.

Una cuarta dinámica esboza el proceso de transición política, en una radiografía de la cultura petrolera previo a la primera etapa de la reforma energética, que ha desatado otras dinámicas objeto de estudio.

7b

Iglesia: sigue corrupción con alza a gasolina, sueldo alto de burocracia e impunidad a JDO

Agencias

El incremento a la gasolina, la negativa a reducir salarios de la alta burocracia y la no detención del ex gobernador priísta de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, muestran que la corrupción e impunidad siguen presentes y devalúan la credibilidad y esperanza de los ciudadanos.

A través del comunicado dominical firmado por Juan Manuel Suazo Reyes, director de la Oficina Comunicación Social de la Arquidiócesis de Xalapa, la iglesia católica expresa que la impunidad continúa en el estado y el país.

"Los resultados que estamos observando parecieran revelar que algunas prácticas corruptas no se han desechado del todo; pareciera que se han dado acuerdos cupulares para seguir permitiendo la impunidad.

"Autoridades van y autoridades vienen y los delincuentes se pasean a la vista de todos, las promesas de llevar a la cárcel a quienes utilizaron recursos públicos en beneficio propio, no se han realizado, esto provoca que empiece a devaluarse la credibilidad y la esperanza que todavía tienen los ciudadanos".

En el mensaje dominical de este 15 de enero, Suazo Reyes recalcó en todos los párrafos de dos cuartillas, la postura de la iglesia católica referente a la situación de violencia, promesas de campaña y demás.

Para el caso de las promesas, sin mencionar nombres pero insistir que no ha sido detenido, Suazo recordó que el gobernador panista ocupó de proselitismo la detención y encarcelamiento de su antecesor, Javier Duarte de Ochoa, sin a la fecha cumplirlo.

"Pareciera que existe una sordera y ceguera institucional y las autoridades no quieren ver, ni sentir lo que la gente vive todos los días. En lugar de que el gobierno adelgazara sus gastos excesivos y se recortaran los presupuestos que poco benefician a los ciudadanos, se echaron más cargas sobre las espaldas de la gente. ¿Por qué exprimir más al pueblo para sostener un gobierno que gasta mucho y produce poco? ¿Por qué no bajar los altos salarios de los funcionarios y no recortar los bonos escandalosos que reciben? ¿Por qué no bajar el número de los diputados y senadores o quitar aquellos que el pueblo no elige? ¿Por qué no recortar los presupuestos que reciben los partidos políticos?", reiteró en sus líneas.

Además, Suazo Reyes mencionó la situación del país vecino del norte, donde el presidente electo, sucesor de Barack Obama, Donald Trump, ha generado muchas expectativas y especulaciones sobre el futuro de México.

"Han aparecido nuevamente los discursos provocadores y amenazantes que caracterizaron los actos de campaña. Se hacen insultos públicos a personas que critican el sistema, ha vuelto el discurso incendiario y desafiante, las burlas a periodistas, y se está activando una especie de guerra contra México, lo más reciente fue la intervención para que se cancelaran en nuestro país algunas inversiones de armadoras (Ford, General Motors e incluso Chrysler), que afectará a muchos empleados y se sigue insistiendo en la creación de un muro".