Política

Decaen inversiones en Veracruz por inseguridad; empresas migrarían

diciembre 26, 2016

Veracruz se halla entre los 10 estados del país con mayores desafíos en materia de seguridad empresarial, la iniciativa privada (IP) reporta una marcada caída en nuevas inversiones debido a las actividades de la delincuencia organizada, lo que está provocando el éxodo de las compañías hacia zonas menos riesgosas, indica la Cámara Americana de Comercio de México (Amcham, por sus siglas en inglés).

De acuerdo a la séptima edición del Informe de Seguridad Empresarial en México, retos y tendencias 2015-2016, desarrollado por American Chamber Of Commerce of Mexico (Amcham), la entidad veracruzana está experimentando un recrudecimiento en el cierre de empresas y la desconfianza de los inversores se ensancha para inyectar recursos al estado debido al incremento de la inseguridad.

El reporte, que recaba la postura de la Cámara de Comercio Británica (Britcha), la Cámara de Comercio de Canadá en México (Cancham), la Asociación de Protección de Activos Transportados (TAPA, por sus siglas en inglés), la Cámara Japonesa de Comercio e Industria en México (JCCI), Multilatin Background Screening (consultora de normas globales de seguridad y prevención de riesgos en la contratación), así como de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), y advierte que la corrupción de las autoridades es considerada la principal amenaza externa a encarar.

Se apunta que la inseguridad ha ido en aumento en Veracruz y la vulnerabilidad para trabajar –máxime para las compañías extranjeras con operaciones en México– ha ido creciendo durante este periodo, ya que Veracruz ocupa el octavo lugar nacional con mayores desafíos en materia de seguridad empresarial y en la edición anterior de dicho estudio (2013-2014) se hallaba en el décimo escaño.

"Tamaulipas y Veracruz reportan una marcada caída en nuevas inversiones, debido a las actividades de la delincuencia organizada. Tan sólo en Tamaulipas, 34 por ciento de las empresas en algún momento se han visto obligadas a suspender sus operaciones", cita.

Los resultados anticipan que corporativos tienen planes para dejar de operar en Tamaulipas, Estado de México, Veracruz, Guerrero, Coahuila, Sinaloa, San Luis Potosí, Michoacán, Ciudad de México y Aguascalientes, debido a los desafíos en materia de seguridad de las zonas.

Exponen que según la información indicada por los directores ejecutivos (CEOs), presidentes, directivos y encargados de seguridad interna, es el puerto de Veracruz el municipio que les ha implicado más retos para sus operaciones dentro del área geográfica estatal.

"Los municipios más desafiantes serán Reynosa, Matamoros, Río Bravo y Altamira en Tamaulipas; Ecatepec y Naucalpan en el Estado de México; Iztapalapa en Ciudad de México; Monterrey en Nuevo León; Lázaro Cárdenas y Morelia en Michoacán; Guadalajara en Jalisco; Acapulco y Arcelia en Guerrero; Oaxaca y Nochixtlán en Oaxaca; el Puerto de Veracruz en Veracruz, y Villahermosa en Tabasco".

De acuerdo al apartado de datos estatal en su sitio web, en Veracruz la IP ha invertido más en alarmas, personal de seguridad en las instalaciones, Circuito Cerrado de Televisión (CCTV), controles de acceso, aunado a filtros de selección y reclutamiento de sus empleados.

Entre las compañías por sector se concentran las comercializadoras, industria agroalimentaria, constructoras, transportistas, electrónica, químicos y textiles; en el entorno estatal, los factores que han contribuido al deterioro de seguridad de las empresas son las condiciones económicas adversas y el fortalecimiento de del crimen organizado.

Entre los ilícitos más reportados se hallan la extorsión, violencia cercana a la zona de empleo, robo externo, intromisión en la infraestructura, ataques durante el transporte o cadenas de suministro, así como vandalismo y hurtos internos. Este periodo también agrega manifestaciones y bloqueos constantes.

Vulnerabilidad nacional

En el país Tamaulipas encabeza la lista de las 10 entidades del país con mayores desafíos en materia de seguridad empresarial, seguido por Estado de México y Michoacán; en contraparte Yucatán, Tlaxcala y Chiapas representan menores riesgos para los inversores.

Las empresas han identificado a los estados de Tamaulipas, Estado de México, Michoacán, Ciudad de México, Nuevo León, Guerrero, Jalisco, Veracruz, Sinaloa y Coahuila como las entidades que representan mayor dificultad para sus operaciones en materia de seguridad.

"Tamaulipas y el Estado de México subieron dos escalones en el ranking de este periodo, y Sinaloa aparece de nueva cuenta en la lista de los 10 primeros puestos, luego de dos ediciones de no haber figurado en ella. Finalmente, Chihuahua reporta una recuperación, al no aparecer en la lista, luego de tres ediciones consecutivas de haber aparecido".

Al cierre de la edición 2015-2016, entidades como Yucatán, Tlaxcala, Chiapas y Campeche se posicionaban, por segundo año consecutivo, como lugares de poca preocupación para la industria.

Además, Colima y Durango aparecen en la lista de los primeros diez puestos. Quintana Roo, Nayarit y Tabasco sufren un descenso en la confianza de los empresarios.

"A nivel local, se observa un cambio importante en los municipios que presentan riesgos en materia de seguridad. Ecatepec en el Estado de México, Iztapalapa en la Ciudad de México, Morelia en Michoacán, Acapulco en Guerrero, Veracruz y Culiacán en Sinaloa aparecen en este Informe en la lista de los diez municipios más desafiantes en materia de seguridad".

Nuevo Laredo y Matamoros en Tamaulipas, Cd. Juárez en Chihuahua, Tlalnepantla en el Estado de México, Apodaca en Nuevo León y Saltillo en Coahuila parecen haber tenido una recuperación en este periodo.

De acuerdo a las encuestas realizadas, la seguridad es un factor importante a considerar en la toma de decisiones de las empresas. Manifiestan 37 por ciento de los sondeados que el nivel de seguridad de su compañía se ha mantenido igual con respecto al año anterior; 31 por ciento mencionó que su empresa estuvo más segura durante 2015 y el 17 por ciento consideró que su organización estuvo menos segura en comparación al año previo.

Sin embargo entre los entrevistados que declararon una mejora en las condiciones de seguridad de su empresa, 83 por ciento lo atribuye a las medidas implementadas por su propia organización y 12 por ciento a los esfuerzos hechos por las autoridades federales. Estas estadísticas muestran que el sector privado se ha visto obligado a incrementar sus medidas internas, para mejorar las condiciones de seguridad en las que operan.

Por otro lado, quienes declararon un deterioro en las condiciones de seguridad de su empresa, lo relacionan al repunte de los delitos de oportunidad y la corrupción en el país, indicadores que han permanecido constantes durante las últimas tres ediciones.

Se advierte que en general, las principales amenazas externas que enfrentan la IP es la corrupción de las autoridades, los ataques a la cadena logística y los episodios de extorsión.

Entre los incidentes más comunes enfrentados, sobresalen la extorsión virtual, el robo, los ataques a la cadena logística, las agresiones contra empleados, la intrusión de instalaciones, así como las manifestaciones, bloqueos y disturbios sociales fueron los incidentes más comunes durante 2015, con más de cinco episodios por año para cada uno de ellos.

Los actos de extorsión virtual presentan un crecimiento del 10 por ciento en comparación con el periodo anterior, colocándose en esta edición del informe como el incidente que mayor número de empresas dijo haber encarado.

Asimismo, la intrusión de instalaciones creció considerablemente, pasando de 13 por ciento a 29 por ciento en 2015. Paralelo, aparecen en la lista la extorsión sindical y la huelga. Por tercer año consecutivo, las agresiones o amenazas contra empleados disminuyeron, pasando de 58 por ciento en la edición 2012 a 35 por ciento en el periodo actual. El secuestro exprés también experimentó un ligero decremento este año.

Ante el escenario que se vislumbra en 2016, las organizaciones deberán dar prioridad al uso de información oportuna para sustentar –con altos niveles de certidumbre– su toma de decisiones estratégicas, e identificar planes y acciones específicos para cada actividad en campo, ya que los desafíos en seguridad difieren en cada municipio, estado y región del país.

Anexan que el profesional de Seguridad de cada organización deberá identificar qué, cómo, cuándo y dónde es viable operar; facilitar el logro de objetivos, y proteger personas, instalaciones, patrimonio, información y reputación de la organización.

"Amcham y su Comité de Seguridad constantemente promueven la importancia de la seguridad y el Estado de derecho como elementos fundamentales para atraer mayor inversión, generar empleos formales y consolidar a México como un país más competitivo", destaca.

El estudio refiere que las expectativas de mejora de la situación de seguridad en México son laxas, mientras que sólo el seis por ciento de los encuestados respondió que la República se verá menos afectada por la inseguridad para finales de este 2016, 63 por ciento consideró que tomará por lo menos cinco años.