Política

"Un desastre el agro; sólo es mano de obra barata"

diciembre 09, 2016

Orizaba, Ver.- Los 30 años de crisis en el campo no sólo hundieron la industria agrícola sino que además convirtieron, a los campesinos e indígenas, "en mano de obra barata que exigen las ciudades y las empresas agroindustriales"; el diputado local Nicolás dela Cruz considera que otros "emprendieron el viaje siempre doloroso del migrante"; el campo veracruzano, resume, "es un desastre, luego de que Javier Duarte utilizará programas para sus amigos y familiares".

"El campo veracruzano está en crisis. Para nadie en Veracruz es un secreto la realidad que se cierne sobre miles de familias que viven en el campo: pobreza, abandono, hambre, entre otras tantas adversidades nos dan cuenta de la herencia que ha dejado el peor gobierno estatal en toda la historia moderna de nuestro estado", señala.

Fueron muchas las voces, agrega, "las que alertaron de la grave situación que se vivía en el campo y nadie desde el gobierno y desde las instituciones públicas hizo eco a las demandas de campesinos e indígenas veracruzanos; los problemas no iniciaron hace 6 años, tampoco hace 12, si revisamos con atención, nos daremos cuenta que fue la reforma al artículo 27 constitucional en 1991, el momento crucial para la implantación del modelo neoliberal que hoy ha puesto al campo mexicano en general y en particular el veracruzano, en la ruta de la miseria perpetua".

Quienes ofrecieron la apertura del campo a los grandes inversionistas, los que defendieron la eliminación de los subsidios y los precios de garantía a los productores, acusa, "son hoy los que amparados en el poder público, se han dedicado a saquear las riquezas del campo y han enviado a los campesinos e indígenas a ser la mano de obra barata que exigen las ciudades y las empresas agroindustriales, o han emprendido el viaje siempre doloroso del migrante".

Los problemas del agro hoy son el fiel reflejo de un modelo económico que pone en primer lugar las ganancias y deja al ser humano a merced de las fuerzas "ocultas" del mercado, que no son tan ocultas, cuando revisamos las fortunas familiares de los políticos y los empresarios que se han adueñado de las tierras productivas del campo."