Política

Omitió García Guzmán inhabilitar a su hijo por ocupar cargo público sin tener estudios

noviembre 28, 2016

El titular de la Contraloría General del Estado (CGE), Ricardo García Guzmán, debió haber inhabilitado de la función pública a su hijo, el actual diputado local Rodrigo García Escalante, porque ocupó el cargo de director de Inversiones Públicas de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) sin contar con título ni cédula profesional.

De igual forma, el propio contralor debería haberse sancionado a sí mismo por haber habilitado a su ahora jefe de asesores, Miguel Ángel Gómez Malagón, quien enfrentaba una sanción de dos años inhabilitado para la función pública por permitir prescribir la sanción a servidores públicos.

Además, Ricardo García designó a Gómez Malagón como el enlace institucional del gobierno de Veracruz con la Auditoría Superior de la Federación (ASF) para la solventación de las irregularidades, a pesar de que dicho funcionario tampoco cuenta con título ni cédula profesional.

De acuerdo con el Registro Nacional de Profesionistas (RNP) de la Secretaría de Educación Pública (SEP) no existe ningún estudio profesional reconocido ni a Rodrigo García Escalante ni a Miguel Ángel Gómez Malagón.

Por esta razón, de acuerdo con los reglamentos internos, tanto de la Sefiplan como de la Contraloría, para los cargos que ambos han ocupado en la función pública es requisito indispensable poseer la cédula profesional. A la par, ambos estuvieron firmando como "licenciados" sin contar con un certificado educativo que avale ese título profesional.

El 8 de junio de 2015, luego de no ser elegido por el PRI como candidato a diputado federal por el distrito de Pánuco, Rodrigo García Escalante recibió la invitación del entonces gobernador Javier Duarte de Ochoa para incorporarse como director de Inversiones Públicas en la Sefiplan, sin contar en ese momento, ni a la fecha con título profesional.

Debido a esta irregularidad, el contralor general, Ricardo García Guzmán, debió haber procedido a sancionar e inhabilitar a su hijo por ocupar un cargo para el cual no contaba con el perfil ni los requisitos legales.

Sin embargo, hasta el momento la Contraloría General del Estado (CGE) no ha hecho nada al respecto, por el contrario lo toleró, como igualmente ha encubierto que Miguel Ángel Gómez Malagón ocupe cargos dentro de esa dependencia sin cumplir tampoco con los requisitos que marcan la ley y los reglamentos internos.