Política

Renuncia fiscal por recomendación del gobierno federal; inicia entrega

noviembre 28, 2016

Coatzacoalcos, Ver.- Por "recomendación" del gobierno federal, Luis Ángel Bravo Contreras, presentó su renuncia al cargo de fiscal general de Veracruz e inicio el proceso de entrega-recepción de la dependencia, con lo cual se estaría iniciado la depuración que dejó el gobierno de Javier Duarte en "organismos autónomos".

De acuerdo con fuentes de la propia Fiscalía General del Estado (FGE), este fin de semana se reunieron Luis Ángel Bravo y el gobernador electo, Miguel Ángel Yunes Linares, con el fin de negociar su salida de la dependencia, cargo al que fue electo para ostentarlo por ocho años, ratificado por la fracción del PRI del pasado Congreso.

Refieren que en las negociaciones tuvo que intervenir la Secretaría de Gobernación (Segob) para que el fiscal recapacitará y aceptar la propuesta de dejar el cargo "por las buenas", antes de que se diera el cambio de gobierno.

Aunque en principio se mostró renuente, recibió recomendaciones desde la Segob, esto como parte de los acuerdos que tuvo el gobernador interino y ya se inició el proceso de entrega-recepción, y se habla que la propuesta del nuevo Ejecutivo al Congreso será el abogado Jorge Winckler.

El proceso de entrega-recepción ya inició por parte del oficial mayor, Gerardo Mantecón Rojo, y puede terminar en unos 15 días, tiempo en el que se concluye el cambio de gobierno. Se espera que en los próximos días, se empiecen a hacer los movimientos en las fiscalías regionales de Coatzacoalcos, Tuxpan, Chicontepec, Córdoba, Xalapa y Cosamaloapan.

Trascendió que para este lunes, en Xalapa se tiene programada reunión con los titulares de esos organismos, para hacer la respectiva despedida.

Cabe señalar que hasta el momento, la vocería de la FGE no ha emitido ningún comentario sobre los cambios y todo permanece como un rumor dentro de las dependencias.

Bravo Contreras fue señalado en varias ocasiones por parte del gobernador electo, Miguel Ángel Yunes, de haber retrasado las investigaciones de desvío de recursos y delincuencia organizada que pesaban contra el mandatario con licencia, Javier Duarte de Ochoa.