Política

Acusan diputados complicidad de Benítez Obeso en la crisis estatal del Sector Salud

noviembre 23, 2016

Al comparecer ante el Congreso del Estado el titular de la Secretaría de Salud (SS), Fernando Benítez Obeso, no escuchó un solo halago, ni una palabra amable a su gestión o un reconocimiento a su desempeño, por el contrario fueron acusaciones de corrupto, saqueador, "persona que vive en Duartilandia", ignorante de la situación de salud en Veracruz, ineficiente, cómplice y falso.

Ante la avalancha de críticas, el funcionario estatal responsabilizó a su antecesor Juan Antonio Nemi Dib, así como al ex director administrativo Ricardo Sandoval y a la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) de todas las carencias e irregularidades dentro de la SS.

Acusó a Finanzas de que tan solo durante el presente año, 14 mil 282 millones de pesos le fueron retenidos a la dependencia que preside y por tanto esos recursos no pudieron ser aplicados en beneficio de los veracruzanos "desconozco dónde esté ese dinero, porque la Federación sí lo envió a Veracruz, pero yo nunca lo recibí".

De igual forma, admitió que dejarán inconclusas 109 obras hospitalarias y de clínicas, porque simplemente se quedaron sin recursos para hacerlos, a pesar de que durante todo el sexenio se presupuestó el dinero para esos trabajos, pero nunca se pagaron.

Por más de seis horas, el funcionario estatal más que ser cuestionado, escuchó críticas por parte de los diputados de todos los partidos, pues ninguno le hizo preguntas a modo. "Usted vive en otra realidad", "es usted un despreocupado que actúa con ligereza y deshonra y deshonor", "medraron a Veracruz", "asesinaron a los veracruzanos con medicinas caducas y falsas", "debería pedir perdón y largarse" y "es usted un ladrón y cómplice de Duarte", fueron algunas de las frases que los legisladores le espetaron.

En su defensa, Benítez Obeso, se envalentonó y aseguró que los servicios de salud de Veracruz son los mejores y brindan mejor atención que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) y Petróleos Mexicanos (Pemex) además de justificar la muerte de las personas "porque las carreteras están bloqueadas y se mueren al no poder llegar".

A lo largo de su comparecencia, el secretario de Salud admitió que se cometieron varias irregularidades y probable comisión de delitos como desvíos de recursos, por lo cual ya se han presentado denuncias tanto a la Fiscalía General del Estado (FGE) como a la Procuración General de la República (PGR). En este sentido, detalló que a lo largo del presente año, dicha corporación ha realizado docenas de diligencia al interior de la Secretaría de Salud para corroborar documentos e insumos que existen dentro de las bodegas.

A estas acciones, resaltó que la SS ha brindado todas las facilidades para que se investigue todo lo relacionado al desvío de recursos del programa Seguro Popular, fondos federales que nunca llegaron a la dependencia, duplicidad en compras de medicamentos, contratación de personal sin cédula profesional o que es apócrifa, entre otros hechos.

A su vez dijo, se han presentado denuncias ante la FGE, pero lamentó que ninguna ha logrado avanzar y ni siquiera se han hecho diligencias al respecto, por ejemplo citó el caso de las pruebas de virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) para mujeres embarazadas, las cuales eran falsas o no servían y aun así se siguieran comprando y usando.

Por este caso, se presentó una denuncia ante la PGR en mayo de 2013, pero esa instancia resolvió que debería ser la FGE la que debería atender la denuncia, sin embargo, desde esa fecha la fiscalía local no ha hecho ninguna diligencia.

"No tuvimos recursos"

El secretario de Salud, Fernando Benítez Obeso, mencionó que el origen de la mayoría de los problemas de la dependencia a su cargo son por la falta de recursos, y en este sentido dijo que sólo durante el presente año 14 mil 282 millones de pesos les fueron retenidos por la Sefiplan y un monto no especificado pero mucho mayor a lo largo del sexenio.

Derivado de esto, lamentó que la SS dejará hospitales y otros proyectos inconclusos por un monto de 191 millones de pesos; dichas obras no han podido ser terminadas debido a que se está a la espera de que la Secretaría de Finanzas, quien no ha destinado los recursos que se necesitan, entregue lo indispensable; entre las obras inconclusas señaló la Torre Pediátrica de Veracruz, el Hospital de Síndrome Metabólico de Coatzacoalcos y los hospitales de Nautla, Papantla, Poza Rica, Naranjos, Cosamaloapan, Amatitlán, Yanga, Villa Aldama y el Hospital Psiquiátrico de Orizaba.

Durante su intervención, Jazmín Copete Zapot afirmó que en el Sector Salud hay muchos puntos negativos y exigió los nombres de los responsables de empresas fantasma creadas para desviar los recursos destinados a la SS; asimismo, cuestionó dónde se encuentran los 2 mil 300 millones de pesos, destinados al Seguro Popular, que "se sabe, se utilizaron para invertirlos en la Bolsa de Valores".

Al responder los cuestionamientos de la diputada, el secretario de Salud manifestó que con relación a los 2 mil 300 millones de pesos del Seguro Popular, existe una denuncia ante la Contraloría General del Estado (CGE) y que dependerá de esa dependencia determinar lo conducente.

Brotan denuncias e irregularidades

Por más de seis horas, prácticamente todos los diputados que cuestionaron al funcionario estatal, narraron una o más experiencias de conocidos que al llegar a recibir atención a una clínica u hospital de los servicios de salud de Veracruz, padecieron alguna negligencia médica o no pudieron recibir atención por falta de personal, equipo o material médico.

Fernando Benítez Obeso admitió diversas anomalías, particularmente en la compra de medicamentos durante la gestión de Juan Antonio Nemi Dib, situación que ya está siendo investigada por la PGR, a petición del actual secretario de Salud Federal, José Narro.

Explicó que el origen del atraso en el pago de la quincena al personal de salud se debió a que la SS federal ordenó retener los recursos a Veracruz al darse cuenta que se estaban iban a parar a la licuadora.