Política

A contracorriente

noviembre 17, 2016

Quién dijo que todo está perdido

Entre la ansiedad por servirse más riqueza mala habida (en una mesa puesta para la gula) o seguir simulando que se cumple con los intereses irremplazables de la población, el gobierno federal replica fiel de los defenestrados mandatarios estatales Javier Duarte y Fidel Herrera (por imagen pública, sentencia social y legal), los muchos gobiernos priístas y panistas, y las tantas administraciones municipales de todos los colores partidistas, que al parecer, por la crisis profunda que vive Veracruz, se mantienen en el impasse por decidir si le ponen una alto a su pillaje o inician un ejercicio real de rendición de cuentas que avale su supuesta honestidad pública. Sin la menor credibilidad, y con el país puesto en venta de garaje, de cesión inmediata de nuestra la riqueza nacional a los intereses privados y extranjeros, dado que forma parte de su visión de gobierno, y representa la justificación de su existencia, la administración de Peña Nieto se esforzó en el Pacto por México para rematar los bienes nacionales, pocos ya en poder de Pemex y la CFE, siguiendo el ominoso camino, legado de los anteriores gobiernos desde Miguel de la Madrid.

El gobierno federal está desde hace varios años en picada y no hay forma de enderezarlo. De no ser por el Ejército y la Marina, Peña Nieto habría zozobrado. La ingobernabilidad que se vive en Veracruz impacta al país y por ende al gobierno central, que como en boomerang, se regresa para golpearlo. La situación fue fomentada y avalada desde las instancias federales. La Auditoria Superior de la Federación (ASF) tiene por lo menos cuatro años señalando las irregularidades cometidas por la administración de Javier Duarte, y enviando a la Procuraduría General de la República (PGR) los resultados adversos del manejo de los recursos federales y, omisos como hasta ahora, después del niño ahogado, quieren tapar el pozo, ofreciendo 15 millones de pesos a quien delate al prófugo ex gobernador. La PGR no actuó y el pozo de la corrupción es uno de los más profundo comparado incluso con el saqueo de cualquier sátrapa de los muchos que han existido en la historia mundial. Dígase Asia, África, Centro y Sudamérica, o por supuesto México, aquí está todavía Salinas de Gortari, y cogobernando directamente, no sólo la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) donde despacha su sobrina Claudia Ruiz Massieu Salinas, y Pemex, con José Antonio González, su concuño, sino también México, que es el gran pastel, por el que estos políticos omiten los principios esenciales de rectitud. Su voracidad desenfrenada es en función de los negocios que hay alrededor del poder. La misma historia en Veracruz, en el gobierno de Peña Nieto, a fin de cuentas están unidos por un lazo umbilical, que los hermana y los hace entelequias de la misma especie; depredadores de dineros del pueblo.

Pero como dice la canción de Fito Páez, "quién dijo que todo está perdido", en una historia de recorrer caminos por más de cinco años, y con el objetivo de encontrarle una solución al problema estructural de la basura, y contribuir a construir vivienda social, barata y sustentable, la empresa "Ladrillos Machihembrados de Materiales Reciclados" se avocó al estudio para empatar un problema con una necesidad, de lo que resultó un ladrillo que, aparte de ser térmico, es anti ruido, y comparado con el block y ladrillo convencionales, irrompible. Sencillo es el proceso, donde a través de un molino se trituran plásticos, papel, vidrio y cualquier desecho sólido, después mezclados con un material similar al cemento, el plasticoncreto (otro invento de la empresa), da origen al eco-block, lo que suma alrededor de 10 productos al reutilizar la basura cien por ciento. Pero lo ensalzable de esta historia, aparte de su contribución fundamental para vivir en un mundo menos contaminado y obtener una vivienda digna, económica y sustentable, es su paso ante las instancias del gobierno estatal, como el de Xalapa. El año pasado la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) estatal convocó, a través de Club del Emprendedor, a proyectos innovadores, siendo éste seleccionado ganador, y se difundió únicamente a través de televisión privada. En este año la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) estatal le otorgó mención honorífica, pero ninguna de las dependencias aportó un centavo para detonar la producción en serie de los productos ecológicos. El colmo es el caso del alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga, que en noviembre del año pasado montó en el salón de cabildo una reunión con los responsables de obras públicas, desarrollo urbano, espacios públicos y medio ambiente, boletinó el evento señalando que el ayuntamiento impulsaría una casa ecológica que fuera muestra para que las "empresas constructoras, instituciones y particulares" conocieran el proyecto y constataran la "resistencia y utilidad".

Después de aquel teatro no volvió a dar la cara, sino prácticamente al año, en octubre, cuando en el patio del palacio municipal realizaba un "encuentro de emprendedores", (vendedores de tortas y baratijas para hacer ruido mediático, como acostumbra), pero en la parte posterior, en el café junto al inmueble municipal, el inventor del block ecológico, el ing. Cruz Romero, en conferencia de prensa daba a conocer que de 1386 proyectos que participaron en el concurso de empresas verdes más importantes, convocados por Cleantech Challenge México, y después de haber pasado en seis meses por seis fases eliminatorias, donde se calificó por expertos, ecología, medio ambiente, negocios y finanzas, y haber sobrevivido a cuatro rondas, la segunda de 300 participantes, después 40 y por último cinco finalistas, su proyecto de "Ladrillos Machihembrados de Material Reciclados" resultó ganador.

¿Quién dijo que todo está podrido? Sin duda quienes lo están. Son estos gobiernos que a espaldas de la sociedad y a plenitud de su entera voracidad, sólo corrupción, hostilidad e impunidad, siembran y cosechan.