Pálida defensa de complejos petroquímicos
noviembre 10, 2016 | Sayda Chiñas Córdova y Édgar Escamilla

Coatzacoalcos, Ver.- Apenas un pequeño grupo de trabajadores petroleros sindicalizados y transitorios se plantaron frente a las instalaciones del complejo petroquímico La Cangrejera, exigiendo que no sean desincorporados como bienes de Petróleos Mexicanos.

Los integrantes del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) y de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTyPP) encabezaron estas movilizaciones en la zona industrial de Coatza-coalcos, ya que aseguran que no creen las versiones de los funcionarios de Pemex.

Dijeron no confiar en la versión de Carlos Murrieta Commings, director de Pemex Transformación Industrial, quien señala que los complejos sólo pasarán a ser administrados por la subsidiaria de Etileno.

Confirmaron que tienen información de primera mano, que se están negociando con empresas privadas los Complejos Morelos y Cangrejera, quienes adquirirán las plantas bajo esquemas de coinversión o "Alianza Estratégica", similar al que firmaron con la empresa Mexichem.

Advirtieron que Pemex ha iniciado un proceso de Desincorporación de activos, en el que planea la desincorporación de 33 plantas en refinerías y complejos petroquímicos, apoyados por los resquicios legales que los permite la reforma energética.

Los petroleros exigen a la Cámara de Diputados aumentar el presupuesto para la operación de estas instalaciones, tanto Complejos Terminales y Refinerías del país y no sean tratados como chatarra, ya que consideraron que está en juego la soberanía energética del país y cientos de empleos.

Refirieron que en este momento, los propios trabajadores han tenido que comprar insumos y refacciones para evitar accidentes y empresa sabe de los problemas de operación que tienen todas las plantas, por la falta de mantenimiento preventivo y correctivo.

Ésta es la primera movilización que realizan para la defensa de los complejos petroquímicos y el próximo viernes tienen programada otra marcha.

Luz verde al fracking con Peña Nieto

La Alianza Latinoamericana Frente al Fracking presentó el informe de políticas públicas, impactos y resistencias al fracking en América Latina; investigación compilada en Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile y México; de la cual se desprende las luchas de resistencia que han emprendido comunidades y municipios en estos países por cuenta propia, ante la omisión de los Estados por frenar los potenciales daños que esta práctica dejará al ecosistema y las poblaciones humanas, so pretexto de incentivar la producción de hidrocarburos no convencionales.

Luego de una intensa campaña de concientización de las comunidades y municipios en las que se ha desarrollado o se busca implementar la extracción de hidrocarburos de yacimientos no convencionales mediante la técnica de fracturación hidráulica, la investigación revela que a la fecha se ha logrado su prohibición en más de 120 de estas localidades, de las cuales 72 se encuentran en Brasil y 45 en Argentina, países con mayor avance en materia, mientras que en naciones como México y Uruguay sólo se ha logrado en tres ocasiones.

Otro de los avances para la prohibición del fracking para la extracción de gas y aceite de lutitas es que se logró poner el tema en la agenda pública de la discusión energética de estos países. En el caso de México, el año pasado se presentó una iniciativa para la creación de una ley prohibitiva, que si bien fue rechazada por los legisladores, permitió la creación de redes comunitarias. En Cuetzalan, Puebla y Xilitla, San Luis Potosí, las autoridades municipales declararon sus territorios como libres de fracking.

Sin embargo, los estados no están implementando las medidas necesarias para evitar los daños que esta técnica implica, como ocurrió con tras la reforma energética de México en 2013 y la reforma a la ley de hidrocarburos en Argentina en 2014. En febrero de este año, la Secretaría de Energía (Sener) entregó a Pemex los permisos para la perforación de tres pozos no convencionales en Veracruz y Tamaulipas.

Mientras tanto, los investigadores advierten que el fracking sigue avanzando sobre comunidades indígenas, territorios sagrados para estos pueblos e incluso áreas naturales protegidas, provocando el desplazamiento de personas y actividades productivas. A la par, aumenta el número de reportes de daños ocasionados por incendios, derrames, explosiones, acaparamiento y contaminación de agua, aire y tierra por desechos tóxicos; incluso se menciona la pérdida de sustancias radioactivas en los pozos y el mal manejo de los residuos.

El estudio advierte que las poblaciones humanas son violentadas en sus derechos humanos fundamentales, entre los que se incluyen la consulta y consentimiento previo, libre e informado, previsto en la Ley 24.071, que ratifica el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Además, es evidente la opacidad con que se manejan los contratos y proyectos relacionados con esta técnica, la mayoría de las veces inaccesibles a la sociedad civil.

Destaca que la insistencia de los gobiernos en dar prioridad a la extracción de yacimientos convencionales para aumentar los niveles de producción, sólo prolonga la dependencia de los pueblos a los combustibles fósiles, en lugar de apostar por la implementación de energías limpias y renovables.

Las fotos del día