Política

Utilizó JDO dinero federal "a su antojo", dice Sefiplan

noviembre 04, 2016

El titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Antonio Gómez Pelegrín, reveló que cuando llegó a la dependencia en marzo del 2015 encontró un desastre en las finanzas públicas, pues lo recursos federales se había utilizado con una enorme "liberalidad".

Incluso reconoció que se hizo uso de la famosa "licuadora" y los recursos federales iban a una cuenta concentradora y de ahí se iban moviendo hasta que se perdía el origen de los mismos: "Se metía todo en una gran bolsa y de ahí se pagan directamente varias cosas sin saber a dónde".

A su llegada, dijo que se realizó un reordenamiento de dicho capital para que se tuviera claro a dónde iban los recursos, para certificar que los mismos sí iban a pago de nómina.

En entrevista en el noticiero de Adela Micha también denunció que desde el 2012, el pasivo circulante del estado se ocultó, pues hasta 2013 y 2014 se reflejaba que no había un pasivo superior a 2 mil millones cuando en la realidad era mucho mayor, "no se transparentaba el pasivo circulante, y no se conocía la realidad de las finanzas públicas del estado".

Señaló que fue en 2015, cuando se conoció un pasivo circulante por 12 mil millones de pesos, pero adicionalmente hay cuentas de orden de cuentas sin conciliar. Este año el pasivo reconocido es por 87 mil millones de pesos.

En su justificación, el funcionario dijo que en cinco años se gastó más de lo que el gobierno estatal recibía, lo que sumó un déficit de 70 mil millones de pesos, lo que se profundizó por el aumento desmedido del gasto corriente en más de 23 mil millones de pesos.

Afirmó que a su llegada, intentó realizar un ajuste presupuestal con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), pero no fue posible, el tiempo los alcanzó.

Gómez Pelegrín dijo que sí advirtió al gobernador con licencia y prófugo de la justicia, Javier Duarte, que no se podía seguir tomando recursos federales para financiar el gasto corriente, pero él fue omiso.

"Él contestó que no había problema, que él había sido secretario de Finanzas y conocía la normatividad, y dijo que se hiciera así, pues el buscaría recursos adicionales en México para resolver el problema, pero que estaba por encima la tranquilidad y la paz pública del estado".

Advirtió que el problema de finanzas es serio y representa que cada mes el déficit presupuestal para nómina es de casi 900 millones de pesos, que se tienen que conseguir o buscar para poder pagar.