Política

Testimonio de Veracruz

septiembre 19, 2016

*¿Qué plan con la comunidad tecnológica?

A la generación de ingeniería industrial 71-76 del ITRV

En Pánuco, tan cerca de Tamaulipas y tan lejos de Veracruz, en lo más recóndito de la Huasteca Alta, concluyeron los foros para el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2018. Una de las regiones más olvidadas por los gobiernos estatales. Son 15 municipios que abarcan un poco más de 12 mil kilómetros cuadrados, casi el 17 por ciento del territorio estatal, entre los que sobresalen Pánuco, Ozuluama, Tantoyuca, Tempoal y Tamiahua. Limita con los estados de Tamaulipas y San Luis Potosí. Surcan y riegan su territorio los ríos Pánuco, Tamesí y Moctezuma, que representan el 63 por ciento del escurrimiento acuífero de la entidad y que se conforman en 77 cuencas hidrológicas. La Huasteca cuenta en su historia, la férrea lucha del hombre por dominar una naturaleza feraz, bienhechora y avasalladora. Tierra de grandes hombres y mujeres que han pugnado, durante mucho tiempo, sin una respuesta adecuada, por acabar con su aislamiento del resto del estado, uno de los grandes pendientes del desarrollo en Veracruz.

Esta rica y prodigiosa tierra de bailadores de huapango y de lumbreras en la buena política y la intelectualidad, cuenta con tres grandes cuerpos de agua, que representan un gran potencial turístico y de la práctica de la pesca y la acuacultura, las lagunas de Tamos-Pueblo Viejo, Tamiahua y la del Tule, donde el paisaje se enseñorea y le da los tintes característicos a la Huasteca Alta de Veracruz. El lomerío suave, que se extiende ante la vista del viajero, donde pasta el ganado productor de carne, que coloca a Veracruz como líder en este sector a nivel nacional. Y dentro de este marco de esplendor natural, los caminos y carreteras en pésimas condiciones, signo triste y deplorable, desde hace tiempo, de las comunicaciones en nuestra entidad. En la región, según el censo de INEGI de 2010, el nivel de escolaridad promedio era en ese año de 7.6 años y el 11 por ciento no sabía leer ni escribir. El 34 por ciento no contaba con servicios de salud.

En 2010, en la Huasteca Alta se atendían a un poco más de 17 mil alumnos en el nivel de bachillerato. Operaba una Escuela Normal en Tantoyuca y dice el censo que seis universidades (?). Del total de viviendas el 33 por ciento del total no contaban con agua entubada y casi 51 mil viviendas no tenían drenaje, el 42 por ciento del total. Estos son algunos rasgos de la falta de atención gubernamental en la región Huasteca Alta de Veracruz.

Hay esperanza de que esto mejore, la Universidad Veracruzana ha recogido con gran esmero, a través de cinco foros regionales, las propuestas de los veracruzanos para conformar el Plan Estatal de Desarrollo (PED), que orientará las acciones del gobierno, que entrará en funciones el próximo 1 de diciembre. Han desfilado por esos foros personajes de todo tipo y perfiles, como en botica: políticos, maestros, alumnos, funcionarios municipales, empresarios, abogados, ciudadanos representando a su barrio o colonia, pescadores, productores del campo, integrantes de las asociaciones lésbico-gay, busca chambas y otros. Es bueno que los veracruzanos participen y que se les tome en cuenta, pienso que todas las opiniones deben ser valiosas, a reserva de lo que digan los distinguidos personajes que finalmente las evaluarán y seleccionarán.

Sin embargo, aprecio que la comunidad tecnológica del estado no ha tenido la participación debida. La comunidad la conforman los 21 Tecnológicos estatales con 61 mil alumnos. Existen, además, en la entidad, cuatro Tecnológicos federales, de gran prestigio educativo y con vocación industrial, Veracruz, Orizaba, Minatitlán y Cerro Azul. El Tecnológico de Boca del Rio especializado en la investigación, enseñanza marítima y pesquera. Y el Tecnológico de Úrsulo Galván con vocación en la enseñanza de las ciencias de la tierra y la ganadería. Juntos prestan la educación a un poco más de 20 mil alumnos.

Con 85 mil alumnos, y un poco más de 5 mil docentes, el nivel de bachillerato tecnológico en Veracruz, junto con los Tecnológicos y sus egresados en diferentes especialidades de la Ingeniería Industrial, representan un gran acervo que contiene el planteamiento y la solución a infinidad de situaciones que vive la sociedad veracruzana. Tal vez, dichos planteamientos, no tienen la sofisticación que exigen las eminencias a cargo del PED, pero son directas, al grano, sin rodeos, basadas en los programas de capacitación tecnológica en el trabajo y la investigación. Digna y necesaria de tomarse en cuenta la aportación de este sector de la educación en nuestro estado. No puede basarse el PED en la estrategia teórica, es necesario abordar la realidad con proyectos y acciones viables, que no prevalezca el rollo infame de los iluminados. Los tiempos de premura y de emergencia requieren la participación de todos los que puedan entregar conocimiento y experiencia, para sacar a Veracruz de su estado de postración.

En el archivo del estado se encuentran apolillados los Planes de Desarrollo de anteriores gobiernos. Veracruz no puede darse el lujo, en estos tiempos de gran calamidad, de seguir la triste tradición de la simulación en las acciones de gobierno y en la verdadera participación ciudadana. La esperanza muere al último, reza el viejo adagio popular. Veremos y diremos casual lector.