Política

"Municipios deben estar en orden o ediles enfrentarían problemas"

septiembre 19, 2016

A tres meses de que inicie el último año de las administraciones municipales, los alcaldes deben comenzar a poner orden en donde haga falta, concluir sus obras y apegarse a la nueva normatividad contable, de lo contrario tendrán problemas penales, fiscales y administrativos, mencionó el secretario de Fiscalización del Congreso, Tomás Bustos Méndeza.

Recordó que durante la presente Legislatura se les ofrecieron muchos cursos, incluyendo uno relacionado con el cierre de la administración municipal y del proceso de entrega-recepción.

"Yo sé que hay muchos ediles que tienen asuntos por solventar con el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) e incluso con la Auditoría Superior de la Federación (ASF), y sino los arreglan en el último año, los siguientes alcaldes no les resolverán los problemas", expresó.

Por ello, los conminó a que al término de su gestión, presidentes municipales, contralores, regidores y tesoreros deben dejar todos los asuntos administrativos en orden, ya que de esto dependerá la tranquilidad de los servidores públicos y del pueblo que los eligió para gobernar.

Comentó que las políticas públicas al igual que las leyes de armonización contable fueron hechas para respetarse, porque esto hará que los servidores públicos realicen una función eficiente a favor de las ciudadanas y ciudadanos. El funcionario legislativo señaló que durante los últimos años se hicieron muchas reformas relacionadas con la armonización contable en los ayuntamientos, que los obliga a tener un manejo más controlado, responsable y transparente en la aplicación de los recursos públicos.

Dijo que hoy en día ningún alcalde se puede decir sorprendido, porque el Congreso de Veracruz al igual que el Orfis siempre les ofrecieron cursos para capacitarlos con el fin de crear una cultura de prevención.

Tomás Bustos Mendoza comentó que la transparencia, rendición de cuentas y apego a la legalidad son elementos indispensables para generar en la sociedad la confianza que las instituciones aplican correctamente los recursos públicos.