Política

Favorece gobierno a trasnacionales y deja sin apoyos al pequeño productor

septiembre 06, 2016

Córdoba, Ver.- Citricultores reclaman al gobierno federal la creación de políticas desatinadas que son dirigidas a los grandes productores olvidándose de los pequeños campesinos, acusó el productor Esteban Arguelles Ramírez, quien añadió que ls empresas como Jugos del Valle o Jumex son las que están terminando con el campo de cítricos.

El agricultor de la zona de Naranjos explicó que todo apunta a que la meta de estas empresas a futuro es desaparecer al pequeño productor, mientras que los grandes industriales locales sirven como intermediarios para que las trasnacionales puedan acaparar el campo mexicano.

A esto, explicó, se suma otro problema, la poca rentabilidad de los citricultores quienes prácticamente ya no viven del campo, "si uno tiene sólo dos hectáreas debe buscar otras opciones como jornaleros agrícolas, incluso obreros. Buscan otro oficio, la producción de cítricos pasó a ser sólo un complemento de la economía familiar", expresó.

Arguelles Ramírez enfatizó que el productor ha dejado de ser dueño para ser empleado, puesto que las pequeñas hectáreas que tienen no son suficientes y pareciera que el gobierno cumple su objetivo de desaparecer al pequeño productor como parte de un pacto con las trasnacionales.

"Es una tristeza, por eso queremos un cambio de gobierno que administre diferente los recursos, es lamentable que Acerca sea un programa hecho para los grandes productores", acusó el campesino.

Recordó que Acerca, es un esquema de financiamiento a la productividad que entrega la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), sin embargo, resulta casi inaccesible para que así los grandes productores puedan controlar el precio de venta.

De esta manera, indicó, la Federación tiene finalidad la creación de monopolios para estas compañías, pues mientras ellos controlan el precio de compra y venta, al productor le dejan una ganancia de apenas cinco por ciento del total de las ganancias que se llevan las grandes jugueras como Del Valle o Jumex.

Es decir, mientras un jugo tiene un valor final al consumidor de alrededor de ocho pesos por unidad, el productor tiene un pago de 2.50 por kilo de naranja (por ejemplo), es decir, logran cinco por ciento.

Además de esta mínima ganancia los programas federales son inaccesibles debido a que si se tiene sólo dos hectáreas, no se considera viable dar financiamiento, a diferencia de las grandes jugueras que logran créditos hasta por 5 millones de pesos.