Política

Testimonio de Veracruz

agosto 26, 2016

*¿Habrá gobierno de transición?

Entre el palabrerío de las denuncias y de los pleitos por el poder, la gente se pregunta: ¿habrá gobierno de transición en Veracruz? Y es que después de 87 años de gobiernos emanados del PRI y sus antecesores, ya es justo y sano para todos que se lleve a cabo la alternancia en el ejercicio del poder público. Dicen los historiadores que allá por los años de 1928 y 1929, cuando el país aún se incendiaba en las luchas de facciones revolucionarias, "gracias a la visión de estadista del general Plutarco Elías Calles…", surge el Partido Nacional Revolucionario (PNR) para aglutinar a todas esas facciones que luchaban entre si. 10 años después, en 1938, el PNR se transforma en el Partido de la Revolución Mexicana (PRM) y en 1946 adquiere finalmente el nombre de Partido Revolucionario Institucional (PRI). Si nos atenemos a estos datos históricos, los priístas nos gobiernan desde 1929, cuando en segundo mandato, el coronel Adalberto Tejeda Olivares funge como gobernador de Veracruz.

De esos años a la fecha han desfilado por palacio de gobierno 28 gobernadores, incluido Javier Duarte de Ochoa. Hay nombres y hombres diversos, cada uno con su herencia a cuestas y todos juzgados por la historia. Adalberto Tejeda, gobernador en la época de la Guerra Cristera y el cierre de cultos en el país, gran ejecutor del reparto agrario. Gonzalo Vázquez Vela que gobernó de 1932 a 1935. Miguel Alemán Valdés quien estuvo en palacio de 1936 a 1939, cuando tuvo que renunciar para contender por la Presidencia de la República, y fue sustituido por Fernando Casas Alemán. Don Adolfo Ruiz Cortines, quien también fue Presidente de la República, gobernó de 1944 a 1948. Vendrían después otras figuras relevantes en la política nacional como Ángel Carvajal Bernal, Marco Antonio Muñoz Turnbull, Antonio M. Quirazco, Don Fernando López Arias, Procurador General de la República en el gobierno del presidente Adolfo López Mateos. De 1968 a 2004 gobernaron Veracruz Rafael Murillo Vidal, Rafael Hernández Ochoa, Agustín Acosta Lagunes, Fernando Gutiérrez Barrios, quien estuvo dos años, para integrarse como secretario de Gobernación en el gabinete de Salinas de Gortari; Dante Delgado Rannauro como gobernador sustituto, Patricio Chirinos Calero y Miguel Alemán Velasco. Hasta aquí, más o menos la llevábamos los veracruzanos.

Pero vino la docena trágica con los gobiernos de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa y las finanzas públicas dieron al traste, prácticamente se derrumbaron. Hoy, sin exagerar, sólo hay ruinas de lo que hasta hace unos años fue Veracruz. Según la Secretaría de Hacienda la deuda pública de Veracruz, es decir, la reconocida por los bancos y otras instituciones de crédito asciende a 45 mil 879 millones de pesos, sin contar los adeudos con proveedores, músicos, pensionados (IPE), constructores, etcétera. Así, de ese tamaño es la espantosa carga del pasivo que el gobierno de Veracruz debe de solventar. La pregunta es, ¿cómo se podrá saldar?, ¿quién va a pagar los platos rotos?

Y por esto es que viene a cuenta lo del gobierno de la transición. ¿Qué esperamos los veracruzanos? Primero que se haga justicia, que regresen el dinero que se han llevado de las arcas públicas. Y luego, que se inicie la reconstrucción de la vida pública, de la economía, de la seguridad, que regrese la tranquilidad a los pueblos y comunidades. Que se normalice la prestación de los servicios básicos de salud en las pequeñas clínicas y los hospitales, que se imparta la educación, en todos los niveles, en planteles dignos. Que se salde el pasivo con la Universidad Veracruzana. Que con el apoyo del gobierno federal se ponga en marcha un plan de rescate financiero para el Estado, considerando que en Veracruz existe una situación de emergencia, y que se inicie la obra pública en los primeros días de 2017 para generar los empleos tan necesarios para le gente, que hoy en día no encuentra manera de arrimar el sustento diario a sus hogares.

También se debe dar, dentro de la transición, el final de espacios de poder y negocio, para ciertos grupos de los hombres del dinero que hicieron alianza fraudulenta con los dos últimos gobiernos, sin menoscabo del gran daño al erario público. Hay que levantarle la canasta a los medios de comunicación que desvirtuaron la comunicación social, inclinándose ante los gobernantes en turno, haciendo uso del ataque artero, bajo consigna y bien pagado, y el elogio a ultranza a los políticos que les pagaron espléndidamente sus servicios. La transición no sólo se dará en el Ejecutivo, también en el Congreso habrá pluralidad, por primera vez el PRI no tendrá el control del Legislativo. Ningún partido tendrá mayoría absoluta, es necesario que los legisladores que iniciaran el próximo mes de noviembre, ejerzan con autenticidad y honestidad el poder Legislativo y ayuden a la reconstrucción del Estado. Que llamen a cuentas a los que saquearon y robaron. Que revisen y que evalúen a los organismos que debieron vigilar y advertir sobre el mal uso de los recursos públicos, y no lo hicieron. Al margen de siglas y colores partidistas, debe de haber coincidencia en corregir y enderezar el rumbo del poder Legislativo. Eso sería parte de la transición que ansiamos en Veracruz.

Pero no todo es caos y sólo buenos deseos para el gobierno de transición, en Xalapa debemos estar de plácemes, el Cronista Emérito de la ciudad, el Licenciado José Zayden, ha sido reconocido, debido a su gran trayectoria social, con el Doctorado Honoris Causa Continental por 10 universidades de América Latina, el galardón será entregado el próximo sábado 27 del presente a las 17 horas en el auditorio de la calle de Juárez número 59, en el Puerto de Veracruz. Un justo reconocimiento para un personaje de la historia de la capital del Estado. Veremos y diremos casual lector.