Política

Barandal

agosto 13, 2016

*¿Descarrilará Duarte a Yunes?

*¿Yunes encarcelará a Duarte?

*Bravata con pronóstico reservado

Pasamanos: El maestro en Ciencias Políticas, Carlos Ronzón Verónica, sigue al topo de Carlos Marx para observar los días que corren alrededor del pleito verdulero entre Javier Duarte, y Miguel Ángel Yunes Linares, Miyuli, y advierte los siguientes hechos:

Uno. A ninguno de los dos importaron los 15 muertos de Earl. Sólo fueron a los llanos de Sotavento, en Tlalixcoyan (Miyuli, incluso, empujando la lancha metido en el río al mejor estilo del góber fogoso) para tomarse la foto. Populismo ramplón y barato.

Dos. Los dos están litigando en los medios. Primero, en la prensa local. Ahora, en el altiplano. Uno y otro, mediáticos, igual que el góber fogoso. Tal cual, utilizando a los medios para construirse un mundo a la medida, todos impolutos.

Tres. Enrique Peña Nieto y el gabinete federal se fueron de vacaciones. Y no obstante, JD y Miyuli siguieron en el mercado verdulero en una especie de espiral de desgaste con un final, por ahora, imprevisto, JD apostando a librar la cárcel y Miyuli, soñando con encerrarlo en el penal de Pacho Viejo.

Cuatro. Nadie frena al parcito. Ni el secretario de Gobernación a JD ni el CEN del PAN a Miyuli. Y por tanto, la política en Veracruz reducida a una carpa cantinflesca.

Cinco. En un principio el bombardeo de corrupción sólo quedaba entre los dos. Ahora, los dos han involucrado a las familias, la esposa, los hijos, los suegros, los cuñados, los concuños. Nadie se salva.

Seis. Todo indica, vislumbra Ronzón, que Fidel Herrera, el cónsul en Barcelona, ya se metió al pleito verdulero. Pero al mismo tiempo, con un bajo perfil. Su sello está ahí, por ejemplo, con el último apodo de JD a Miyuli: "El nopal", y que significa una de las peores ofensas para un político. Por ejemplo, JD cabildeando en los medios defeños. JD, más envalentonado que nunca.

Balaustradas: Siete. Al principio del reality-show verdulero, Miyuli llevaba la batuta. Ahora, la comparten. Una semana, por ejemplo, Miyuli es el pelotero. Otra, JD. Alternan. Fue el caso de cuando Arturo Bermúdez Zurita fuera destituido de la Secretaría de Seguridad Pública por cabildeo de Miyuli, en tanto en la semana siguiente, JD arremetió "duro y tupido" en contra del góber electo en el noticiero de Ciro Gómez Leyva y antier en El Universal.

Ocho. José Murat Casab, ex gobernador de Oaxaca y ex diputado federal, coordinador del Pacto México (que fuera descarrilado por Salvador Manzur Díaz, delegado federal del Banobras), está en el círculo peñista del poder. Es amigo de Fidel Herrera, y nada fácil sería que atrás del activismo político de JD en contra de Miyuli esté Murat. Pero Murat, abriéndole la puerta en Los Pinos. En todo caso fue asesor de JD con un sueldo, sin recibo, de un millón de pesos según la fama pública.

Nueve. El góber fogoso ha entrado al quite, porque el duartismo significa, en su esencia pura, fidelismo. El descrédito de JD es el descrédito de Fidel Herrera. Y por tanto, el fogoso estaría meneando sus relaciones políticas para salvar a su pupilo predilecto que encumbrara como gobernador. Más aún, porque ambos se conocen sus triquiñuelas. JD fue subsecretario y secretario de Finanzas y Planeación del fogoso.

Diez. Los animales políticos se reinventan y son iguales que los gatos que tienen siete vidas. Y mucha suerte. Durante más de 20 años, Fidel Herrera y Yunes Linares se han acusado de corruptos y nunca uno de los dos ha sido llamado a cuentas por la Procuraduría General de la República y/o la Fiscalía. El mismo destino tendrán JD y el góber electo.

Escaleras: Once. Hay un lodazal político en Veracruz. Cierto. Pero, al mismo tiempo, Enrique Peña Nieto está atrapado en otros huracanes vertiginosos. Por ejemplo, de la Casita Blanca al departamento de lujo de su esposa, Angélica Rivera, en Miami. Además, la fama pública de que uno de sus hijos se gasta un millón de pesos semanales en el extranjero con su novia. Además, Ayotzinapa, Tlataya y Nochixtlán. Y por añadidura, el gasolinazo y efectos colaterales. Así, el Presidente ya tiene demasiados pendientes para ocuparse del destino político de JD. Allá cada quien con sus cositas.

Doce. La sucesión presidencial del año 2018 está adelantada y desde hace ratito. Por ejemplo, el grupo político de Luis Videgaray Caso, secretario de Hacienda y Crédito Público, ya tumbó a Jesús Murillo Karam de la PGR, a Emilio Chauyffet de la SEP y Manlio Fabio Beltrones del CEN del PRI. Ahora, dice Ronzón, van por Miguel Ángel Osorio Chong. Y por tanto, ocupados en el proyecto sucesorio están "dejando hacer y dejando pasar" el caso Javier Duarte.

Trece. Lo peor: en un principio, Miyuli acusaba de corrupción a JD. Ahora, JD lo sigue acusando. Y por tanto, si antes la población pensaba que JD se enriqueció a la sombra del poder, de igual manera también piensan lo mismo que de Yunes Linares. Yunes está perdiendo esta jugada.

Catorce. Todo indica que JD ya le tomó la medida a Miyuli. Y lo ha agarrado por su carácter temperamental para provocarlo. JD, en cambio, goza con la bravata. Por eso, se ha trepado con todo al ring. Y como la bolita de cristal se ha declarado rebasada, el desenlace se está viviendo día con día, bajo un solo eje: ¿Descarrilará JD a Miyuli a quien llama "presunto gobernador electo", y por tanto, evitará que tome posesión? ¿Miyuli trascenderá más allá de tal operativo y encarcelará a Javier Duarte? La moneda sigue dando vueltas en el aire.