Política

Priístas difaman a reporteros antes de su muerte; ya inician con Noé Zavaleta

agosto 10, 2016

Antes de ser asesinados, o posteriormente, común fue que a los periodistas caídos en el sexenio de Javier Duarte de Ochoa les llovieran campañas de desprestigio en donde se les vinculaba con la delincuencia organizada buscando restar responsabilidad al gobierno del estado en la obligación de garantizar la seguridad para los veracruzanos y el ejercicio libre de la expresión de ideas.

Noé Zavaleta, corresponsal del semanario Proceso, antes de denunciar formalmente a José Abella, dueño del diario El Buen Tono, explicó que los insultos y reclamos altisonantes del empresario cordobés le causaban desinterés, y más bien, le parecía un tema cómico; sin embargo, al aparecer una serie de correos donde se trata de establecerle nexos con delincuentes, tal y como pasó con los otros compañeros, tomó el asunto con seriedad y pidió el apoyo de su empresa y se inclinó por la denuncia formal.

Y es que las luces de alarma se encienden en torno a Zavaleta (incluso, días antes de iniciar una gira por el centro y el sur del estado para la presentación de su libro El Infierno de Javier Duarte, editado por Proceso) cuando el periodista Pedro Tamayo no cumple ni un mes de haber sido asesinado en Tierra Blanca y a unos días del fin de sexenio de Duarte de Ochoa, y aseguró, "yo no quiero ser el número 20" (Veracruz suma 19 reporteros ultimados en seis años).

"En pláticas con la viuda de Pedro Tamayo, que era mi cuate, vemos que meses antes de que le pasara lo que ocurrió le hicieron lo mismo (con calumnias en correos electrónicos y anónimos), y le estaban teniendo la camita", dijo Noé Zavaleta en entrevista minutos antes de presentar su denuncia en Xalapa.

Y efectivamente, antes de dejar Tierra Blanca, a mediados de enero de 2016, Pedro Tamayo recibió ataques en correos electrónicos redireccionados de cuentas electrónicas que al iniciar el sexenio de Javier Duarte de Ochoa eran empleadas para desprestigiar a políticos opositores al PRI o a priístas contrarios a los designios del gobernador y de Fidel Herrera; al paso del sexenio próspero esas cuentas apuntaron contra periodistas críticos al sistema o inclinados al grupo de Yunes Linares.

No habían pasado ni 60 minutos del asesinato de Pedro Tamayo, la familia ni siquiera había declarado sobre ello, y ya circulaba en redes sociales y en correo un escrito anónimo en donde se festinaba el homicidio y se le tildaba de "pseudoperiodista al servicio del crimen".

Antes de ser asesinada, en julio del 2011, Yolanda Ordaz, reportera de nota policiaca del diario Notiver, había sido desprestigiada en numerosas ocasiones en la red social Youtube, en mensajes de video donde se le vinculaba con actividades ilegales, sin pruebas de por medio. Cuando la hoja afilada le desprendió la cabeza del cuerpo, su nombre se encontraba manchado como presunta jefa de prensa del crimen. Lo cual igual consta en las investigaciones realizadas por este caso y expuestas en el último libro de Ricardo Ravelo, Periodistas asesinados, los expedientes.

Gabriel Huge, Esteban Rodríguez y Guillermo Luna, en la misma línea, antes de morir, padecieron la carga de dichos correos difamatorios, de igual forma, días después de haber sido entregados a la tierra y en medio señalamientos de organizaciones internacionales exhibiendo a Javier Duarte de Ochoa como un mandatario indolente y permisivo a las condiciones de inseguridad responsables de la muerte de los reporteros y de docenas de personas.

Juan Mendoza, desaparecido en junio de 2015, encontrado sin vida en condiciones extrañas, atropellado en una carretera, con una venda en el rostro, también recibió difamaciones de las cuentas de correo que, cíclicamente, cambian de nombre, pero siempre llegan a las direcciones personales de periodistas y diarios locales.

De esos ataques no se libró ni Rubén Espinosa, de 31 años, masacrado con otras cuatro mujeres en un departamento de la Ciudad de México hace un año y en donde la opinión pública de inmediato apuntó al gobernador veracruzano, Javier Duarte de Ochoa. Desde esos correos se esparcieron versiones de que el fotógrafo exiliado de Veracruz, se inclinaba por el consumo de sustancias prohibidas, la fiesta y el alcohol, tratando de restar responsabilidad al gobierno de Javier Duarte de Ochoa, a quien incluso se llamó a declarar, así como a su ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez. Al cumplirse un año del multihomicidio, la familia de Rubén Espinosa reprochó a las autoridades el no haber tomado otras líneas de investigación relacionadas con el trabajo del finado y centrarse en las drogas y la prostitución. Antes de exiliarse, Rubén Espinosa igualmente recibió denostaciones en cuentas electrónicas vinculadas al proselitismo priísta.

En este contexto, los correos que llegaron de la cuenta noticiasveracruz@hushmail.com, lo hicieron con fotos de Zavaleta empuñando un arma larga, imagen tomada, reconoció, de una cuenta de red social en desuso desde hace unos 10 años, cuando trabajó como uno de los voceros del gobierno panista de Julen Rementería del Puerto, en la alcaldía de Veracruz, y cuando la Policía Intermunicipal Veracruz-Boca del Río era responsabilidad del ayuntamiento. En el mismo correo igual se ataca a comunicador Andrés Salomón. "Reporteros Coludidos con el Crimen" dice el anónimo y el cual coincide con las palabras empleadas por el empresario José Abella, dueño del diario El Buen Tono, para referirse cotidianamente sobre el periodismo veracruzano.

En un seguimiento a la cuenta en cuestión, desde el 4 de junio pasado se documentan numerosos ataques a la familia de Miguel Ángel Yunes Linares, así, se tiene que el 4 de junio, horas antes de la elección en donde perdió el PRI, esa cuenta remite el correo intitulado: "Última Hora, jefe Zeta Vincula a Yunes Linares". El 7 de junio, "Es tiempo de Unidad y Reconciliación: Javier Duarte; Última Hora: Se puede anular elección"; "Reforma: TEPJ sanciona a Yunes Linares por Calumnias; Hay 200 mil votos más para Morena"; "En cuatro Distritos, HYL recupera 14 mil votos"; "Hay 200 mil votos de más: Morena"; Video: así fue el fraude electoral en Veracruz"; Se niega Pan a Investigar Boletas Clonadas"; "Yunes, sin facultad legal para auditar: Guzmán Avilés"; "Chuletas Gate, se dan con todo", esta última, una defensa a Francisco Vicente Rodríguez, supuesto asesor del gobernador de Veracruz y uno de los asesores en esta campaña de desprestigio por medio de cuentas de correo y redes sociales; "La falsa austeridad de Yunes Linares" y "Diputados federales cierran filas entorno a Javier Duarte de Ochoa" (sic).

Así, a lo largo de unos 45 correos, desde esa fecha, esas cuentas desde el servidor de @hushmail.com presentan críticas a Yunes Linares y justificaciones de Javier Duarte de Ochoa para evadir su responsabilidad en temas torales para Veracruz.

Los mensajes de difamación en su contra, asentó Noé Zavaleta en la carpeta de investigación 086/2016-pc, son obra de personajes como Francisco Javier Vicente Rodríguez, Gina Domínguez Colío y Laura Valencia, ésta última colaboradora cercana de Gina Domínguez cuando estuvo en la vocería del gobierno de Veracruz y en algunos proyectos editoriales dirigidos por la presidenta de la Fundación Colosio.

En otras ocasiones, y siempre que publica en Proceso reportajes sobre la situación de ineficiencia política y de seguridad, Zavaleta recibe ataques. "Estas personas ya habían implantado campañas en mi contra desde el inicio del duartismo, asegurando que era gay, consumidor de drogas y después hasta que organizaba orgías".

Maryjose Gamboa, diputada electa por el PAN en Veracruz-puerto, también ha sido descalificada en por los mismos anónimos en que se ha denostado su vida personal, afectos y se han ventilado supuestos romances con la finalidad de desprestigiarla. Cuando tuvo el accidente, en julio de 2014, que causó la muerte de una persona, desde esas cuentas, se enviaron boletines en donde el fiscal general, Luis Ángel Bravo Contreras, literalmente dictaba sentencia contra la también columnista del diario Notiver y se hacía énfasis en que iba manejando en estado de ebriedad, dato aportado por personal de la Secretaría de Marina Armada de México encuadrados en la Policía Naval, pero desechado en tribunales al no haber pruebas de contundencia.

Desde su encierro, la periodista Maryjose Gamboa presentó tres denuncias ante la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra de la Libertad de Expresión (Feadle) por esos anónimos liberados desde cuentas que lo mismo defendían a Javier Duarte de Ochoa que descalificaban a opositores del tricolor. Pero al momento no hay presuntos responsables consignados; incluso se maniobró políticamente para entorpecer las denuncias, pues "en una ocasión me notifican que los expedientes no avanzaron más cuando yo pregunto su estado, porque yo había dado el perdón; lo más chistoso de todo es que esto se da mientras yo estaba encarcelada en Tuxpan, lo que les dije era imposible, pero ellos insistían sobre la existencia de un documento con mi firma desistiendo del caso", el escrito, dice, existe, pero su firma la falsificaron.

No obstante, en el avance de las investigaciones, Maryjose habla de la existencia de un bunker de textoservidores del gobierno de Veracruz ubicado en un piso de la torre 1519 en el municipio de Boca del Río, alquilado por Gina Domínguez Colío, para auspiciar a una red en donde "los textoservidores son Francisco Vicente Rodríguez, El Chuletas, el diputado priísta Tonatiuh Pola y Julio Hernández Velázquez", éste último promotor en redes sociales de la obra de Javier Duarte de Ochoa, quien sería una suerte de comandante de textoservidores con el apoyo de Alberto Silva, ex vocero del gobierno de Veracruz, y uno de sus más íntimos allegados.

"Estas oficinas eran pagadas con recursos del gobierno de Veracruz, y en las investigaciones me dicen que sí hay relación entre ellas y el envío de esos correos".

Desde este piso –dijo la diputada electa- se redactaron y redactan correos para difamar a periodistas críticos al duartismo y a opositores del PRI. Así, la cuenta noticiasveracruz@hushmail.com es la responsable del envío del correo en el cual se trata de relacionar a Zavaleta con la delincuencia, pero esta misma cuenta, una hora después, se emplea para enviar los correos "tunde Tony a Yunes y Duarte" y "La Tranza (Issste-Consupago-Yunes-Chedraui)"; antes de los envíos contra Zavaleta, esta cuenta se empleó el 5 de agosto para realizar el correo "Duarte denunció a Yunes en la PGR" y "No tengo ninguna propiedad en el extranjero, revira Duarte".

La directora del Instituto de la Mujer en Boca del Río también indicó que en la investigación resalta el envío de estos correos anónimos rastreadas hasta un lugar conocido como La Loma del Diablo, en Boca del Río. Situación similar pasó con el caso de Gibrán Martiz, cuyo padre, Efraín Martiz, al notar la indolencia de las autoridades investigó por su cuenta, haciendo uso de detectives privados, quienes le ayudaron a localizar las últimas ubicaciones del teléfono de Gibrán, pues fue empleado para realizar llamadas telefónicas: tres en la academia de Lencero, asiento de un cuartel de la SSP, y otra en esa Loma del Diablo.

De hecho después de la sustracción y homicidio del cantante Gibrán Martíz, en enero de 2014, de cuentas de correo que también se habían empleado previamente para descalificar a críticos del gobierno de Javier Duarte se mandan fotos de Gibrán Martiz vinculándolo con la delincuencia organizada, ya que en las imágenes se le ve posando con armas de fuego que, finalmente, se aclaró, eran de juguete, utilería para los videos de sus canciones. Esas imágenes, aclaró el padre, las sustrajeron del celular de Gibrán cuando lo abren de nuevo en Boca del Río.

Jorge Morales, comisionado para la Atención y Protección de Periodistas en Veracruz, reconoció que estos correos buscan dejar a los informadores en una situación de vulnerabilidad, y eso ocurre con Zavaleta a estas alturas. "Estos mensajes involucran a Noé en esta lucha de cárteles. Dependiendo de con quién te identifiques es como te van a atacar y estas personas están en un constante monitoreo de medios; ellos saben quiénes son sus informantes, esperemos aparten a Noé de esta estrategia en su contra".