Política

Obliga Copipev a la titular de CEDH a marchar a junta al palacio de gobierno

julio 07, 2016

"No somos estúpidos", vendida y palera le gritaron pensionados a la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Namiko Matzumoto Benítez, luego que hay 8 mil pensionados que no han recibido su pago del mes de junio y que ella dio como respuesta que en el término de seis meses emitiría la recomendación al gobierno estatal y al director del Instituto de Pensiones del Estado (IPE), y en respuesta a su compromiso con la defensa de los derechos humanos, los pensionados la obligaron a caminar con ellos para ir a palacio de gobierno a exigir el pago.

Desde las 10 de la mañana, los integrantes del Coalición de Pensionistas Independientes del Estado de Veracruz (Copipev), llegaron a manifestarse en la Plaza Lerdo (Plaza Regina) y ahí señalaron la irresponsabilidad que ha tenido con ellos la CEDH, sus visitadores acudieron en el bloqueo que se llevó a cabo en Sefiplan el pasado lunes y no recabaron pruebas sobre la violación a la seguridad social que han padecido.

Al no existir un avance para emitir recomendación sobre los hechos violentos del 23 de diciembre, dijo uno de ellos, tampoco ha emitido una recomendación sobre la falta de pago de las pensiones a los jubilados.

Ante la indiferencia del gobierno a la protesta, los pensionados determinaron ir a la Comisión Estatal de Derechos Humanos, llegaron a las oficinas, ubicadas en Carrillo Puerto, la dirigencia del Copipev entabló diálogo con la presidenta y la llevaron con los demás pensionados que estaban en la calle de Carrillo Puerto.

Entonces se escucha "vendida", "es palera del gobierno", "Namiko usted ya cobró, nosotros no", incluso algunos pensionados pedían que los que estaban cerca de ella le jalaran el cabello, pues "en lugar de defender a la gente, defiende a los ladrones, y ya no queremos gente como ella".

La presidenta de la CEDH en ocasiones haciendo muecas, en otras prefería no prestar atención a lo que le decían. Ella argumentaba que a los representantes de los pensionados les había pedido pruebas y "hasta hoy me están diciendo que no tienen".

Esa respuesta indignó a los presentes, pues cuál prueba quería si muchos de ellos tenían sus cuentas en ceros porque no tenían el depósito que se debió haber realizado el pasado 30 de junio. Un jubilado le respondió: "usted nos pidió testimonios, más testimonios ya no puede haber".

Y aunque Namiko Matzumoto quería responsabilizar de la falta de pruebas al comité de la Copipev, la representante, Adriana Chávez Tejeda, fue enfática y le expresó: "nosotros hemos entregado pruebas y usted nos dijo que el director del IPE le dijo que no tiene copias de los depósitos, de las transferencias que hace Sefiplan".

Y la dilación de la CEDH fue expuesta, una pensionada cuestionó "no somos estúpidos, somos pensantes, se han entregado las pruebas y usted no ha hecho nada". La excusa de la ombudsman estatal vino: "una queja lleva un proceso y en tiempos son seis meses los que tenemos para resolver, les dije que iban a tener la recomendación y así va a ser".

Así señaló que "si la queja fue recibida en 7 de marzo de 2016, aún se está en tiempo, antes de que se cumpla ese término ustedes tendrán esa recomendación, que se hará publica" y el descontento se desbordó, "quieres que se vaya el gobernador", "¿Cuántos muertos quieres?, "ratera, ratera".

Los pensionados le reclamaron que los visitadores de Derechos Humanos no hacen nada y son los propios trabajadores jubilados quienes han nutrido la información de la queja que interpusieron. "Nos piden a nosotros que somos la parte acusadora que comprobemos que no nos pagan, nosotros ya habíamos metido comprobantes cuando metimos nuestra queja, y luego nos dimos a la tarea de meter más comprobantes, pero permítanos una pregunta que se hacen todos los jubilados, los que están enfermos, los que no pueden caminar: ¿qué hace la CEDH?", le inquirió Adriana Chávez, vocera de la Copipev.

Indignados los pensionados la exhortaron a dejar la comodidad de sus oficinas, y salir a la calle y los acompañara a exigir su pago, "necesitamos que este cargo sea digno, necesitamos que nos acompañen, porque en el palacio de gobierno no hay interlocución", dijo por el altavoz una jubilada.

Matzumoto Benítez no quería caminar con ellos, ponía como pretexto ir a su oficina, a cambiarse las sandalias de tacón alto que traía, pero otros jubilados pedían solución inmediata y le impidieron el paso para que no se regresara a su oficina y la tomaron del brazo para llevarla con ellos.

Caminaron por Enríquez hasta llegar al palacio de gobierno, donde la hicieron pedir una audiencia con autoridades estatales. Guardias impidieron que todos los pensionados ahí presentes estuvieran en el encuentro con los funcionarios duartistas. Sólo una comisión de 30 personas, junto con Namiko Matzumoto, Adriana Chávez y el abogado de los pensionados pudieron pasar.

Los ubicaron en el Salón Juárez, pero ahí los dejaron más de una hora sin ser atendidos por nadie, hasta después llegó el director del IPE, Octavio Antonio Gil García, como siempre diciéndoles que les pagarían el día de hoy.

Transcurrieron las horas y ante la desatención del gobierno estatal, los pensionados se mantuvieron en ese salón, de esa manera exigían el pago y en la mesa permaneció con ellos Matzumoto.

A las 9 pm determinaron abandonar el salón con el compromiso que hoy les depositarían.