Política

ESCENARIOS

julio 07, 2016

*Revés al Fiscal

*Investigar a Duarte

*Denuncia de Yunes

1.- Un juez federal ha dado un revés al Fiscal General de Veracruz, nombrado por dedazo del góber tuitero por nueve años. El juez ha dispuesto que "El Señor Justicia" (así les llamaban en la antigua Roma) desahogue las pruebas para investigar a Javier Duarte "sobre el delito de enriquecimiento ilícito y creación de empresas fantasmas, que implica a familiares y funcionarios estatales" (Reforma, 5 de julio, 2016). Y entre los sospechosos figuran los siguientes políticos sexenales, flores de un día:

Alberto Silva Ramos. Ex presidente municipal de Tuxpan, secretario de Desarrollo Social, director de Comunicación Social, presidente del CDE del PRI, diputado federal y por segunda ocasión vocero duartista… en menos de un sexenio. Uno de sus hermanos fue o es aún contador de Pancho Colorado, "El señor de los narco/caballos", preso en Estados Unidos.

Antonio Tarek Abdalá Saade. Ex tesorero de la Secretaría de Finanzas y Planeación y diputado federal. Amigo, según trascendió, del jefe de plaza de Los Zetas en Tierra Blanca.

Nohemí Guzmán Lagunes. Diputada federal, ex senadora de la República a la muerte súbita, imprevista, de Fernando Gutiérrez Barrios y legisladora federal por vez primera cuando el titular, Miguel Ángel Yunes Linares, fuera nombrado secretario General de Gobierno en el chirinismo.

Por lo pronto. Y es que mientras por un lado la Procuraduría General de la República, PGR, se declarara incompetente para seguir el proceso penal a la denuncia de la Auditoría Superior de la Federación en contra de 19 duartistas, y transfiriera el asunto al Fiscal jarocho, por el otro, el góber electo retomó el caso y ahora, ni modo, se les está revirtiendo.

Tal cual, el juez federal ha ordenado lo conducente al Fiscal, un cordobés que en parte de la niñez y la adolescencia coincidiera con JD en Córdoba y que ahora, hijo de una ex alcaldesa de Amatlán de los Reyes, se ha encumbrado en el altiplano político local. Así, y según el dictamen del juez, Bravo Contreras, habrá de revisar "un listado de alrededor de 20 bienes inmuebles adquiridos por el gobernador, tanto en el país y en el extranjero, a través de sus familiares, prestanombres y subordinados".

Ya se verá, entonces, si cumple, y/o de lo contrario, se hace guaje para que la orden se diluya en la burocracia de los días y las semanas y lleguen al 30 de noviembre en que terminará el sexenio.

2.- La única preocupación de JD y uno que otro duartista salpicado de las mieles del poder es frustrar la legítima intención del góber electo de encarcelar a todos ellos, según ha dicho, en los primeros cuatro meses del bienio gubernamental. Y la cárcel pasa, entre otros filtros, porque el Fiscal indague si los documentos entregados por Miguel Ángel Yunes Linares, en su denuncia penal, el primer día de la campaña electoral como candidato a la silla embrujada del palacio son ciertos.

El caso, advirtió el juez federal, en ningún caso puede cerrarse. Antes, mucho antes el Fiscal habrá, según la ley, de desahogar las pruebas, y luego el dictamen. Y aun cuando todo indicaría que el Fiscal declararía inocente, ángel de la pureza, a su amigo y jefe superior, JD, entonces, el góber electo apechugaría la decisión, pero, cuidado, a partir del primero de diciembre el Yunes azul escarbará hasta debajo de las piedras para demostrar su denuncia.

Pero más aún, si el Fiscal se emperra en su decisión habrá de asumir las consecuencias. Digamos, y entre ellas, correría la misma suerte que el Fiscal de nueve años de Chiapas, Herrán Salvati, quien nombrado por el gobernador Pablo Salazar Mendiguchía, el sucesor, Juan Sabines, lo investigó y lo envió a prisión. Por añadidura, el Fiscal recibió la orden del Juez Primero de Distrito en el Estado de Veracruz de que también investigue el caso de las llamadas empresas fantasmas, creadas al vapor para "ordeñar la vaca" de los recursos tanto federales como estatales, documentados al máximo por el portal Animal Político. Una denuncia periodística que como se recuerda fue retomada por el Yunes azul para denunciar a Javier Duarte por lavado de dinero.

3.- Hasta donde se sabe, si se sabe bien, un grupo de abogados expertos penales, encabezados por el licenciado Jorge Winckler (su despacho en la Ciudad de México maneja las oficinas jurídicas de 30 empresas nacionales), trabaja día y noche para rastrear las pistas posibles en contra de los duartistas.

Por ejemplo, cada vez que en la prensa aparece una denuncia más de proveedores, prestadores de servicio, constructoras, burócratas y ciudadanos en general, reclamando el pago de pendientes, los abogados de Winckler archivan el texto periodístico y al mismo tiempo lo rastrean para documentar la realidad avasallante que como un tsunami ha caído sobre JD y los suyos.

Todos ellos se rigen por un grito callejero que se ha vuelto universal en Veracruz. Tal cual lo retomaron los profesores jubilados el lunes 4 de julio cuando bloquearon las oficinas de la secretaría de Educación: "¡Duarte, ladrón, paga mi pensión! ¡Cárcel, cárcel, cárcel!". Fue el mismo día cuando los maestros tomaron 27 escuelas del puerto de Veracruz y Xalapa, bordeando así en la misma filosofía social que alienta a los profes de la CNTE y que llevara a una represión comparada con Ayotzinapa en Nochixtlán, Oaxaca, con saldo de nueve muertos, entre ellos, un reportero.

Javier Duarte, JD, está moviendo "cielo, mar y tierra" para evitar la cárcel, aun cuando unos priístas aseguran que ya tiene miedo cuerpo en el penal de Pacho Viejo. Miguel Ángel Yunes, en cambio, también mueve "cielo, mar y tierra" para que cuando el momento llegue enviar al penal tortas de "La rielera", de Córdoba, que tanto gustan a Javier Duarte.