Política

Tricolor está dividido por aceptar triunfo del PAN-PRD

junio 10, 2016

Mientras el dirigente estatal del Revolucionario Institucional (PRI) se niega aceptar la derrota en las pasadas elecciones a la gubernatura, por el contrario los diputados locales Juan Nicolás Callejas Arroyo y Marco Antonio del Ángel Arroyo ya admitieron el triunfo del panista Miguel Ángel Yunes Linares.

Por un lado, Callejas Arroyo reprochó que Yunes Linares mantenga un discurso agresivo y de confrontación hacia el gobernador Javier Duarte de Ochoa, cuando el proceso electoral ha terminado.

Marco Antonio del Ángel Arroyo de igual forma aceptó el triunfo del candidato panista, ante lo cual desde ahora vislumbró una campaña de agresión contra Los 400 Pueblos y organizaciones campesinas y ciudadanas afiliadas al tricolor. De esta forma, mientras para algunos sectores del PRI y partidos que fueron en coalición no se ha definido el resultado de las elecciones, en el Congreso local los diputados ya reconocen la derrota del priísmo y ahora llaman a que haya un buen trabajo en el próximo gobierno estatal.

Callejas Arroyo comenzó por criticar el discurso agresivo que ha mantenido desde el pasado domingo Yunes Linares, cuando, consideró, debería enviar un mensaje similar al del gobernador Javier Duarte de Ochoa convocando a la reconciliación y a mantener la unidad del estado. Resaltó que el próximo mandatario estatal, gobernará para todos los veracruzanos y no se puede hablar de venganzas o revanchas, pues entonces se vislumbraría un mal gobierno.

Por su parte, Marco Antonio del Ángel Arroyo comentó que se ha preparado toda su vida para un momento como este, donde Miguel Ángel Yunes Linares será gobernador y lo enfrentará por todos los abusos cometidos, y los que asegura, habrá de cometer en los meses venideros. "Vienen tiempos muy violentos para Los 400 Pueblos y para las organizaciones ciudadanas y campesinas, que han sido víctimas de la represión y agresiones de Yunes Linares".

Rechazó que él vaya a abandonar la entidad veracruzana, por el contrario, enfatizó que ahora más que nunca habrá de permanecer en el estado para refrendar la lucha contra los atropellos, y dijo que lo hará por la vía legal, además de que cuando sea necesario protestará y movilizará a su gente.