Política

Barandal

junio 10, 2016

*La renuncia de Gabriel Deantes

*Salvoconducto a Deantes para huir

*La policía de Yunes lo rastreará…

Pasamanos: Javier Duarte, JD, es un político generoso, solidario, comprensivo y protector… de los suyos. Por ejemplo, ha otorgado un salvoconducto a Gabriel Deantes Ramos, quien renunciara antier a la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, luego de perder, incluso, la candidatura priísta a diputado local por el distrito indígena de Zongolica.

Operador y genio electoral de JD, Deantes ha iniciado un nuevo periplo en su vida política, como es andar "a salto de mata".

Ha sido, pues, el primero en bajarse, como las ratas, del barco duartista, por si las dudas la cuchilla de Miguel Ángel Yunes Linares lo alcanza. Pero con todo, así se esconda en el Polo Norte, en las Islas Caimán y/o en la sierra tarahumara, será buscado por la DEA para rendir cuentas en Veracruz. Está claro que según él, su padre le heredó 39 millones de pesos para comprarse dos residencias en el Frac. "Las Animas" de Xalapa, más una plaza comercial, más un edificio de cuatro pisos, más automóviles y camionetas, más el pago de los estudios superiores de una hija en Estados Unidos, más lo que se ignora.

Es más, el cariño de JD a Deantes se aprecia en lo siguiente: en la Secretaría de Trabajo, Deantes impuso a su alfil, Fernando Aguilera de Hombre, quien era consejero del IVAI, tal cual, descobijando al Instituto de Acceso a la Información, por cierto, con la misión encomendada de blindar toda la información riesgosa para el duartismo.

Incluso, la fuerza de Deantes ante JD llega a lo siguiente: según los malquerientes, Deantes, con Mauricio Audirac Murillo, ex secretario de Finanzas y Planeación, y Vicente Benítez, ex Oficial Mayor de la SEV, El hombre de las maletas voladoras y El profesor de las tangas, son, eran, los operadores de JD para depositar cantidades millonarias en unas cuentas bancarias en España.

Hasta el último momento, Deantes siguió viviendo en sus mansiones como un príncipe indígena. Vida ostentosa… que por alguna razón será.

Balaustradas: En el año 2014, luego de un pleito entre Gabriel Deantes y Édgar Spinoso Carrera, diputado federal, por el billete fácil, JD asestó un manotazo y despidió a los dos "por defraudar mi confianza".

Todavía, de ñapa, los exhibió a ocho columnas en el Diario de Xalapa. Pero hacia fin de año, en navidad, en la comelitona tradicional, fue perdonado y de aquella cena salió con la Secretaría de Organización del CDE del PRI en la bolsa, aun cuando también soñaba con la Secretaría de Desarrollo Social,

Entonces, y de pronto, se le apareció su primo hermano, Alberto Silva Ramos, presidente municipal de Tuxpan, y quien ya tenía mucha, demasiada cuerda para soñar con la candidatura a gobernador. Así, El cisne llegó a la Sedesol, mientras Deantes era comisionado en la Secretaría de Trabajo y Previsión Social. Es más, desde Trabajo buscó impunidad y cabildeó la candidatura a un escaño en el Congreso local, y aun cuando los caciques Mario Zepahua y Tomás López Landeros se disciplinaron, hacia el final del día perdió la oportunidad.

Mago electoral de Javier Duarte como le llaman, la fama pública registra que maneja el OPLE, pero también a una parte de los consejeros, y por añadidura, el billete. Y como dice un priísta de altos vuelos: en el PRI, quien maneja la organización y la cuestión electoral, y más en los días previos y el día de los comicios, "se va cabezón". Más todavía, si JD tiene, como los hechos indican, absoluta confianza a Deantes, digamos, sólo digamos, como si fueran socios, aliados y cómplices.

Escaleras: En Tampico, antes de llegar al duartismo, Deantes vendía teléfonos celulares en el malecón. Y en Veracruz, en menos tiempo del viaje sexenal con JD, dejó atrás su vida de paria y alcanzó la dimensión estelar en materia económica, viviendo de manera ostentosa.

Por ejemplo, la famosa "Villa Meona" que su primo hermano, El cisne, describía con seis habitaciones, 11 baños, dos elevadores (uno para niños y otro para adultos) y dos salas de cine (uno para niños y otro para adultos), además de unos 15 automóviles y camionetas estacionadas en el frente de su mansión.

Todo, claro, gracias a la herencia de su padre de 39 millones de pesos, pues él mismo se cree un político impoluto.

Su renuncia al gabinete legal de JD es rara y extraña. Ocurre apenas, apenitas tres días después de la derrota apocalíptica del PRI con su candidato a gobernador y los 30 candidatos a diputados locales. Peor tantito, si se considera que el virtual sucesor de JD es Miguel Ángel Yunes Linares, cuya bandera política que lo llevara al triunfo en las urnas fue insistir ene número de veces en que encarcelará a Javier Duarte y a Fidel Herrera Beltrán, y a varios duartistas, entre ellos, Gabriel Deantes.

Si Deantes dejó huellas, y si los agentes investigadores del Yunes azul siguen sus pistas y las encuentran, entonces, así se esconda en rincón del infierno será atrapado. Ya veremos si en los días que siguen, otros duartistas empiezan a tirarse como las ratas del buque.

En tiempo y forma, Érik Porres Blesa, secretario de Desarrollo Económico, también se fue. Según se sabe si se sabe bien, Felipe Amadeo Flores Espinoza tiene lista su renuncia al CDE del PRI. Y, por lo pronto, "Los niños fieles", Érick Lagos, Jorge Carvallo junior, Adolfo Mota, Antonio Tarek Abdalá y Édgar Spinoso, todos diputados federales, están sumidos en su curul, sin hacer olas ni oleajes.

El destino los ha alcanzado.