Política

Lejos de ser benéfica, la Reforma Energética daña el bolsillo familiar

mayo 23, 2016

Las consecuencias que traerá la Reforma Energética para México se prevén graves tanto en materia financiera como laboral, Petróleos Mexicanos (Pemex) mantiene lejanas las promesas que encumbró para justificar su implementación; el quiebre en las familias petroleras aumenta y cada vez los mexicanos serán castigados con más impuestos y pobreza en el país, consideraron especialistas en la mesa Experiencias locales ante la Reforma Energética, de la Unidad de Antropología de la Universidad Veracruzana (UV) y el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas-Golfo), donde se presentaron algunos efectos adversos notables ya en Veracruz sólo en su fase de arranque.

"Las llamadas reformas estructurales entrañan, entre otras cosas, una serie de violaciones a los pactos, convenios y protocolos internacionales sobre derechos económicos, sociales y ambientales; la dimensión de las consecuencias de la reforma energética es todavía hoy inenarrable", apuntó Javier Pulido Biosca, editor de la revista de cultura y análisis Raíces.

En su ponencia, señaló que la violencia estructural ya es visible en zonas cuya economía depende del petróleo, allí son perceptibles los negocios en bancarrota, viviendas abandonadas y una de las características es que sus gobiernos están atrasados en los pagos de sus compromisos financieros.

Aunado a esto, expone que el desempleo y los bajos salarios empatan con evidencia relativa a la industria, donde en un suceso palpable es la reciente explosión de la planta Clorados III de Mexichem y administrada por Petroquímica Mexicana de Vinilo (PMV), no obstante, es claro para los obreros que existe todo un mecanismo perjudicial en su contra.

El incidente de Pajaritos, expresó, una serie de atropellos laborales, la presencia de un sindicalismo contrario al trabajador, el abandono irresponsable de las normas de seguridad industrial y otro "asesinato en serie" de los últimos que han caracterizado al gobierno mexicano.

Pulido Biosca recuerda que los bienes de la nación no pueden ser "trasladados" a ningún particular y pese a las demandas judiciales que desde 2013 se han interpuesto, con todo el cambio del entramado legislativo, ninguna ha prosperado.

Al considerar el contexto en el que tiene lugar la explosión en Pajaritos y de acuerdo a lo señalado por los trabajadores a posteriori, estimó que el peritaje debe apuntar las causales de lo que consideró un "homicidio masivo" de la puesta en acción de las reformas estructurales y advirtió que esto "es apenas el comienzo".

Javier Pulido vislumbra que la política para despojar a México de sus riquezas tiene tres aspectos: el financiero, la producción industrial y las cuestiones laborales delimitadas en las reformas.

Indicó que la laxitud institucional que caracteriza el actuar mediador de instancias reguladoras, como la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), cuyo enfoque podría ser favorable, se ensombrece ante la opacidad en la que se conforman, de modo que no hay garantía de que los proyectos a futuro sean debidamente vigilados o que los estudios de impacto, tanto ambiental como social, sean realizados, aplicados y tomados en cuenta a la hora de llevarse a cabo.

Si bien recientemente la calificadora de riesgo Moody’s ha mantenido a la baja los indicadores crediticios de la petrolera y prevé que esta situación se agrave en tanto que los precios del crudo sigan bajos y la compañía ajuste sus inversiones en caída, Pulido Biosca afirma que la razón detrás de la reducidas notas no son sólo las anteriores, sino que debido a la puesta en vigor de Pemex en su calidad de "empresa productiva", ya no es el Estado quien respalda sus operaciones –como lo hacía al ser paraestatal– sino que el gobierno funge como un administrador privado, aumentando más su pasivo y comprometiendo aún más su capacidad de endeudamiento al ser más inestables sus ingresos de la renta.

"A pesar de que la justificación para la controvertida Reforma Energética fue la de reducir los impuestos con los que se grava la ex paraestatal esto no se ha aplicado y las finanzas de Pemex siguen siendo debilitadas a partir de una desmedida tasa impositiva", apuntó relativo a datos de Fitch Ratings.

La crisis que enfrenta hoy en día la petrolera y que la deja al borde de la quiebra, remarcó, "se debe en buena medida a la abultada deuda externa, que carece de una garantía por parte del gobierno, y a los altos impuestos que arrastran a la empresa y le han impedido formar fondos internos para tener una adecuado margen de maniobra".

La compañía informó en su boletín nacional del 16 de mayo que se logró saldar una serie de pagos pendientes a proveedores y contratistas por 92 mil millones de pesos, por lo que de los estados financieros consolidados al cierre de 2015 el pasivo restante es de 55 mil millones de pesos.

No obstante pese a los avances que se lograron enfocados principalmente a pequeñas y medianas empresas, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) sigue urgiendo el pago a los grandes proveedores, cuya viabilidad financiera se ve en riesgo ante el impago.

Empero, Javier Pulido manifestó que el desamparo del obrero petrolero no viene sólo del abandono del propio Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) ni de su homólogo antagonista la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTyPP), o de la Coordinadora por la Defensa de Pemex, sino del Sindicato Nacional de los Trabajadores de las Empresas Productivas del Estado Petróleos Mexicanos, Subsidiarias y Filiales, que pese a la negativa actúa como "sindicato blanco".

Pulido Biosca advirtió que las consecuencias, apenas perceptibles con el arranque de las reformas energética y laboral, el panorama que se prevé resulta aciago y aún ni siquiera se columbra el mecanismo estructural en pleno funcionamiento debido a las condiciones globales que enfrenta la industria del crudo, "cada vez los mexicanos seremos castigados con más impuestos, terrorismo fiscal y mayor pobreza en el país", lamentó.

Impactan reformas en familias;

escalan los conflictos de pareja

"Cuando el hambre entra por la puerta el amor sale por la ventana", es la premisa aplicable al contexto de la estructura económica petrolera y las relaciones de pareja, sostuvo en su participación Asunción Alcántara de la Cruz, especialista del Centro de Mediación Familiar y Asistencia jurídica del Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Coatzacoalcos.

La trabajadora social comparte que, en la experiencia que ha llegado a captar en este municipio, la situación económica y el detrimento social que han sobrevenido sobre los petroleros son reflejo de la reconfiguración organizacional en Pemex; expone que de 2013 a 2014 ya es evidente la baja en los ingresos de los obreros, además de volverse inconstantes, de modo que al haber rupturas familiares tales como divorcios la tensión se agrava ante los pormenores.

Refirió que para 2014 y aún más notoriamente en 2015 se recibieron casos de petroleros de diversos estatus, en posiciones más favorecidas que las del obrero general o de eventuales, es decir ejecutivos y jefes operativos e incluso los mismos contratistas de la industria que antes de las reformas mantenían su nivel financiero, pero a raíz de los despidos en Pemex el impacto fue más notorio.

Las implicaciones, refiere, son de distinta índole pero destacan los relativos a las prestaciones, como el seguro médico, el cual se ve vulnerado o del que se prescinde en casos al consumarse la separación; el fijar en común acuerdo el monto de las pensiones alimenticias de los menores involucrados, puesto que al verse endeble tan solo el puesto laboral del afectado resulta complicado establecer pautas que podría perjudicarle más, como fijar una suma que resulte insostenible sufragar y que incluso pueda significar, a la larga, cárcel al sujeto por la vía penal.

Asunción Alcántara de la Cruz explica que debido a lo costoso de los juicios y otras complicaciones, se busca negociar entre las partes y muchas veces se evitan acuerdos definitivos los cuales, frente al brete financiero que representa para ambas partes el cambio en su situación laboral, resulta menos oneroso y se torna un proceso más pacífico.

Sobresale que la visión consumista y de comodidad en Coatzacoalcos –inmersa en la cultura petrolera– se torna asunto de confrontación, "el concepto de consumo es el que se tiene de bienestar", por el cual las parejas pelean.

En lo que llamó "el mercado actual de búsqueda de pareja" la cuestión de empoderamiento de las mujeres se vuelve una visión falsa puesto que las féminas conciben como cuestión de género el mando, no obstante su forma de actuar es contradictoriamente patriarcal desde sus relaciones más próximas hasta la laboral.

La especialista indicó que si bien dividir los gastos se ha tornado un común en Coatzacoalcos, las condiciones laborales extenúan a la pareja a tal punto que se ven alejados del tan anhelado bienestar, arrastrándolos a la violencia, por ello la recriminación mutua llega a ser una constante que muchas veces desemboca en el aliciente para cualquier género de excesos con consecuencias sociales, como el abuso del alcohol o estupefacientes.

La desintegración familiar, indicó, llega a ser el fruto de tales efectos y una cadena de dolor se eslabona en su devenir, "al llegar al centro de mediación quieren soluciones y piensan ingenuamente que, con la separación, sus problemas se van a resolver, es por eso que en las negociaciones de pensión alimenticia, divorcio, custodia y convivencias se vuelven restrictivas ya que en estos buscan coronar sus deseos de bienestar, expectativas, desconfianzas mutuas y hasta venganzas".

Asunción Alcántara culminó su ponencia enfatizando que los empleados de nivel medio y sus esposas tenían un nivel socioeconómico favorecido, pero tras los despidos y las jubilaciones las diferencias entre las parejas salieron a flote o empeoraron ante la incertidumbre o la pérdida de estatus del (o de la) proveedor (a) principal, originando separaciones muy agresivas.