Política

Clorados III, opacidad repetida

mayo 22, 2016

El hecho de que hayan pasado más de 30 días de la explosión de la planta de Clorados III, a cargo de la empresa Mexichem, y que no se haya informado aún las causas por lo menos probables del accidente coloca a los gobiernos federal y veracruzano en la sospecha.

Un agravio adicional a la ya vapuleada sociedad veracruzana que sigue impertérrita aportando víctimas fatales para las incompetencias gubernamentales.

Lugo de más de una década de horror violento y macabro, pareciera existir una preocupante tendencia natural hacia la normalización de las tragedias. Tal parece ser el caso de la explosión de Pajaritos que, pese a los 31 fallecidos, las autoridades no parecieran mayormente abocadas a aclarar la secuencia del accidente, pese a las repetidas informaciones de dos fugas previas que obligaron a desalojar la planta antes de siniestro.

Este es un comportamiento repetido en por parte de la mayoría de las autoridades que simplemente parecen incapaces de asimilar el elemental concepto del interés público, y que sus acciones como funcionarios son públicas y están obligadas a informar con suficiencia de ellas. Particularmente en casos como el de la explosión que involucra a la controversial Mexichem y los esquemas de participación empresarial en la principal empresa del país, deliberadamente en el abandono por parte de los gobiernos de los últimos 30 años.

En tiempos electorales como los actuales, tal comportamiento es especialmente imperdonable. Es verdad que la veracruzana es una sociedad profundamente agraviada por más de una causa. En tiempos electorales los recuentos de las ofensas suelen estar muy presentes. Se precisa, sin embargo, avanzar un poco más en la actitud ciudadana que se planta frente a la autoridad y la obliga a ver y aceptar que lo es por decisión ciudadana. Sólo así la sociedad será capaz de darse los gobiernos que necesita y merece, sin que la abulia permita que sean tomados por cáfilas punto menos que pandilleras.