Política

Universidad en movimiento

mayo 20, 2016

En plena movilización y ante lo que considera un embate institucional en contra de la salud y la viabilidad financiera de la Universidad Veracruzana, por segunda ocasión en menos de tres meses, la comunidad universitaria anunció que saldrá a las calles para demandar al gobierno estatal el pago del adeudo por más de 2 mil millones de pesos.

Este hecho inédito del enfrentamiento abierto entre ambas instituciones, síndrome de la anemia económica e incapacidad del Estado para cubrir sus compromisos con la universidad y con un sinnúmero de deudores de todos los órdenes, resulta fiel reflejo de la agudización de una crisis que llegó a extremos inexplicables como la amenaza del gobierno de transferir a la UV, obligaciones arancelarias con el Servicio de Administración Tributaria correspondientes al ISR.

Se trata de la millonaria suma de mil 154.8 millones de pesos por ese concepto, que el gobierno estatal retuvo pero no enteró a nombre de la institución, y que se habría pretendido adjudicar a la universidad; sin embargo, en reunión del Consejo General Universitario, la rectora informó que no se tiene responsabilidad alguna con respecto al pendiente de pago.

Y es que el problema económico alcanzaba tal magnitud que existía la posibilidad de que el SAT embargara las cuentas universitarias; este anuncio que la rectora Ladrón de Guevara pronunció en dicho evento, es el preludio de otras acciones por venir en la UV con relación a los adeudos del gobierno estatal que incluyen la movilización.

Sara Ladrón de Guevara informó que el miércoles 18 de mayo sostuvo una reunión con el Jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Aristóteles Núñez Sánchez, a la que asistió el secretario de Finanzas y Planeación del gobierno estatal (Sefiplan), Antonio Gómez Pelegrín, y la titular de la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF) de la universidad, Clementina Guerrero García.

"Aristóteles Núñez fue claro y aseguró que no habrá embargo a la Universidad Veracruzana", compartió la rectora. Es decir, los mil 154.8 millones de pesos serán cobrados por el SAT directamente al gobierno del estado de Veracruz.

Como es público, el diferendo entre gobierno-UV ha llevado al organismo educativo a peligrosos estadios financieros que por un lado, forzaron a la universidad a negociar directamente con la Federación, dando como resultado que la UV sea la única institución de educación superior en el país que recibe directamente los recursos federales desde julio de 2015 y que le han permitido cumplir con sus obligaciones nominales.

Sin embargo, por el lado del estado, a la fecha el incumplimiento en la entrega de sus aportaciones ha llevado al CUG a determinar marchar el próximo 27 de mayo y otras consideraciones como las de no paralización de labores; fortalecimiento a la campaña de difusión; realizarán movilizaciones públicas diversas y, sobre todo, que el 27 de mayo habrá una marcha similar a la que se registró el 10 de marzo.

Otro hecho inédito también es la invitación al próximo gobernador electo y al actual, a la siguiente sesión solemne del CUG, donde se rendirá el tercer informe de actividades, para manifestarles un pronunciamiento oficial respecto a la situación económica de la institución.