Cultura

La privatización educativa

mayo 15, 2016

Los maestros de los cursos autofinanciables de la facultad de idiomas de la Universidad Veracruzana propician, a través de sus clases, el contacto continuo con la sociedad debido a que a estos acuden diversos sectores, de diferentes grupos de edad que tienen interés en aprender otra lengua por lo que su trabajo proporciona un ingreso directo a esta institución educativa; sin embargo, su circunstancia laboral es muy ambigua y carecen de los derechos fundamentales e incluso pueden pasar más de tres meses sin que les paguen.

En este semestre que inició en febrero, los maestros de los autofinanciables cobraron hasta abril, luego de un paro que realizaron de brazos caídos. Los argumentos para justificar el retraso por parte de las autoridades universitarias fueron diferentes para cada caso, llegando incluso a señalar que en los contratos faltaba una coma, es decir, en general por nimiedades burocráticas fueron retrasando los pagos; y frente a su manifestación de descontento tuvieron una actitud muy intransigente, los amenazaron con levantarles un acta y les leyeron un oficio con respecto a que debían de ser solidarios con los problemas que tiene la institución, recalcando que el Ejecutivo del estado no ha cubierto el adeudo que tiene con ésta; sin embargo, la endeble situación laboral de los docentes de los autofinanciables es añeja y se ha ido complicando cada vez más.

El pago por hora que recibe un maestro de los cursos autofinanciables es de 50 pesos, cuando tienen horas base en otro tipo de experiencias educativas –las que se imparten a estudiantes universitarios–, les descuentan 3 pesos. Muchos de ellos son profesionistas que cuentan con maestrías, especialidades u otra carrera y que luego de impartir 10 horas de clase a la semana, van a contar con un sueldo a la quincena de cuando mucho 551 pesos.

Los aumentos de sueldo no han beneficiado a los docentes de los autofinanciables, algunos de ellos tienen más de 10 años ganando lo mismo; en esta administración les cambiaron de estatus, antes estaban contratados como personal de apoyo, en diciembre contaban con una compensación, ahora se encuentran laborando por honorarios asimilables a salarios, carecen de beneficios médicos, días festivos, tampoco tienen un reconocimiento a su antigüedad para contar con alguna pensión y les van a pagar solamente las horas trabajadas. Es decir, que durante el periodo intersemestral no recibirán salario. El número de maestros que se encuentra en esta circunstancia es entre 30 y 40, según sean las experiencias educativas del semestre.

Lamentablemente la situación laboral de los docentes de los cursos autofinanciables de la facultad de idiomas de la Universidad Veracruzana se ha transformado en una prueba grotesca de la forma en que la educación pública se está privatizando, y que los derechos de los maestros universitarios se van perdiendo.