Sociedad y Justicia

No se invierte en identificar riesgos tóxicos ni hay legislación adecuada para sustancias

abril 25, 2016

El libro México tóxico. Emergencias químicas, de Lilia América Albert y Marisa Jacott, editado por Siglo XXI Editores, se presentó el 23 de abril en el marco de la Feria Internacional del Libro Universitario (FILU) 2016 que se lleva a cabo en el Complejo Deportivo Omega.

Durante la presentación Lilia América aseveró que el Estado mexicano invierte mucho en indemnizaciones y reparaciones que no siempre son suficientes y adecuadas, cuando ese dinero debería ser utilizado en identificar las instalaciones y actividades peligrosas que hay en el país.

La investigadora también dijo que es necesario y urgente establecer mecanismos de alerta temprana, desarrollar la conciencia comunitaria sobre los riesgos, instaurar centros de emergencias químicas y de información, y que el Sistema Nacional de Protección Civil deje de centrarse sólo en los desastres de origen natural.

Entre los presentadores estuvo Susana Villanueva, quien dio lectura a la participación de Alfonso Vázquez Botello, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, dijo "no existe una legislación adecuada y precisa sobre dichas sustancias, ni un inventario sobre las mismas. Las autoridades no han realizado una evaluación detallada que nos permitan conocer y cuantificar los daños que le causan al país, tampoco se establece una política integral para atender estas emergencias".

En tanto, Beatriz Torres Beristain, investigadora de la Universidad Veracruzana, mencionó que el libro está dirigido al público en general, autoridades y académicos, "se trata de un análisis fundado, incisivo y crudo, que no es complaciente ni cómplice".

Acotó que los países en desarrollo son muy vulnerables a padecer emergencias químicas, por la búsqueda compulsiva por un crecimiento económico que les asegure su inserción en el sistema global mediante un modelo de industrialización.

En el libro se detalla que en el mundo se tienen registradas 67 millones de sustancias químicas y cada año se suman 15 nuevos productos.

Explosión complejo Pajaritos, resultado de negligencia

En relación a la explosión dentro del complejo Pajaritos en la sección de Clorados III de la empresa Mexichem, Lilia América Albert dijo que resultado de una combinación de negligencia, corrupción, negación y omisión por parte de las autoridades, "es lo mismo que ha ocurrido en los accidentes químicos que se han registrado en México".

Señaló que de todas las noticias que han salido sobre este accidente químico, sólo una ha puesto atención en la nube tóxica que abarcó 10 kilómetros y a la que estuvo expuesta la gente, quienes seguramente respiraron dioxinas.

"A todas esas personas se les deberían hacen un examen porque tienen un alto riesgo de desarrollar cáncer y tener hijos con malformaciones genéticas".

Apuntó que en el estado hay una Unidad de Toxicología, pero se mantiene clandestina "como si fuera un secreto de estado que no le sirve a nadie".