Política

Guillermo Zúñiga fue un hombre con pasión por la educación: alcalde de Xalapa

abril 24, 2016

El alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga minimizó las críticas a la colocación de una estatua de su padre, Guillermo Zúñiga, al afirmar que era normal.

En entrevista al concluir la develación de la estatua, en el paseo de Xalapeños Ilustres, afirmó que él no se podía permitir no hacer un homenaje a un hombre que contribuyó al sector educativo.

Reiteró que el municipio no aportó recursos para la colocación del busto, pues fue un colectivo de ciudadanos, empresarios e instituciones las que acordaron erigir un monumento "en honor a mi padre".

En ese sentido, explicó que ellos sólo autorizaron el cambio de uso de suelo y lo más que aportaron fue la limpieza de la zona en donde se colocó el busto.

"La única autorización de Cabildo fue para la colocación. Son naturales (las críticas), porque estamos hablando de un hombre que fue padre del actual presidente municipal y obviamente que habrá críticas por ese hecho".

Dijo que no se tendría porque cuestionar la colocación del busto, cuando hay ediciones completas de la obra y el legado de Guillermo Zúñiga, quien fue secretario de Educación del Estado y ex rector de la UPAV.

"El monumento a mi padre lo iban a erigir las personas que lo respetaron y lo admiraron y lo quisieron hacer, estuviera o no el presidente municipal –que es su hijo- mal haría el presidente municipal oponerse por esta circunstancia".

Aseguró que su padre amó a Veracruz y aportó su conocimiento a la educación en Veracruz, "le dedicó más de medio siglo de su trabajo a favor de los veracruzanos, dirigiendo instituciones y representando al pueblo y punto", concluyó.

La educación, pasión y legado

de Guillermo Zúñiga: Yunes

El alcalde Américo Zúñiga Martínez, el senador José Francisco Yunes Zorrilla, la secretaria de Educación de Veracruz, Xóchitl Osorio Martínez y familiares del homenajeado, develaron un monumento en el Paseo de los Veracruzanos Ilustres en honor al maestro Guillermo Héctor Zúñiga Martínez, quien fue fundador de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz y de la Universidad Pedagógica Veracruzana.

Durante el evento, el Senador recordó al maestro, político, promotor incansable, hombre sabio, amigo y veracruzano ejemplar, intachable en su labor. "Guillermo Zúñiga sigue entre nosotros, porque entre nosotros siguen campeando sus ideales y esperanzas; la suya fue una existencia extraordinariamente fecunda, su legado se sobrepuso al silencio, trascendió al olvido y burló la muerte", señaló.

Se le recuerda en cada aula y en cada escuela que promovió; su mano se siente en el diseño de un sistema educativo de calidad al servicio del pueblo veracruzano, porque fue un funcionario educativo cercano al magisterio al que perteneció y respetó, invariable y profundamente, porque algo de él persiste en las generaciones de jóvenes que encontraron oportunidades en la Universidad Pedagógica, que fundó, o en la UPAV, que creó.

Recordó que la educación fue su pasión, el sentido de su participación pública y posiblemente su misión personal, por eso nunca se vanaglorió del alto honor de haber servido a Veracruz como Secretario de Educación en dos ocasiones; jamás destacó su paso como Delegado Federal en la entidad durante las épocas de gran concentración de poder en esa dependencia y nunca resaltó su condición de rector de la UPAV. "Solamente presumió su condición de maestro rural".

El maestro Zúñiga es una de esas personalidades que sobresalen en su época y que además la distinguen. Su trayectoria política está marcada por su voluntad constante que promueve transformaciones, que motiva compromisos, que nunca renuncia al sacrificio, señaló.