Sociedad y Justicia

La sentencia de muerte para 3 hermanos asesinados: circular con placas de Sinaloa

abril 11, 2016

Córdoba, Ver.- Desde hace seis años, Rosa Neri de Culiacán, del colectivo Voces Unidas por la Vida, emprendió la búsqueda de su cuñado y los dos hermanos de él, quienes cómo muchos, emprendieron un negocio familiar para fincar su patrimonio, ése del que pretendían que sus hijos vivieran dignamente, sin embargo, la realidad fue distinta totalmente, sólo encontraron violencia e impunidad.

Daniel Zavala, de oficio quiropráctico, nació y se casó en Estados Unidos, teniendo un buen empleo, fue enviado a este país a seguir con los negocios de aquella empresa que buscaría asentarse en Monclova, Coahuila. Aprovechó su estancia para instalarse en el lugar de origen de su familia en Culiacán, junto a sus hermanos instaló un restaurante que sería el patrimonio familiar, y que le permitiría tener la estabilidad económica para traer a su familia de la Unión Americana a este país.

Todo cambio en abril del 2010, cuando abordó una camioneta blanca y que todos pensaban se trataba de algún cliente, pero "ya no volvió". Más tarde, los hermanos reciben una llamada telefónica que los llevó a abandonar repentinamente el restaurante dejando todo "mal cerrado", como si tuvieran prisa por atender una emergencia, ellos tampoco regresaron.

En la desesperación de encontrarlos, incluso llegaron a buscar "en campamentos de los malos", familiares se abrieron camino en las serranías, las peinaron, campamento por campamento con foto en mano para saber quién los tenía, después de tantos recorridos encontró la respuesta, habían sido asesinados. "Su único delito, su sentencia de muerte fue haber circulado con placas de Sinaloa", eso llevó a la tumba a los tres hermanos Zavala.