Política

Conflicto migratorio con EU, sin solución a corto plazo, aunque crece población latina

marzo 28, 2016

Pasarán al menos 15 años para que la política migratoria de Estados Unidos (EU) continúe ejecutando bloqueos de los inmigrantes y deportaciones, estimó Antonio Falcón Rodríguez, especialista en la materia, quien lamentó que hasta ahora el tema ha sido objeto de uso político del voto latino, por lo que pese a las elecciones en puerta no se prevén cambios.

Tras ahondar 20 años sobre migración regional, a saber, en Latinoamérica, el también ex titular de Unidad de Atención a Migrantes (UAM) de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), opina que la problemática que existe en El Triángulo Norte no tendrá solución a corto plazo y el rechazo a los inmigrantes seguirá, "Donald Trump, es la exacerbación de todo lo malo de Estados Unidos", dijo a La Jornada Veracruz relativo a la xenofobia y racismo aún enraizados en la sociedad del país vecino.

Igualmente, identifica un conflicto diplomático en los órganos de cada Estado que atienden el fenómeno, es decir, que difícilmente funcionarios de distintas nacionalidades se atreverán a encender rencillas entre países al criticar el actuar de los organismos trasnacionales (revelar el estado real del tema migratorio) y provocar roces internacionales, sobre todo economías subdesarrolladas como las de América Latina.

Externó que si bien las crisis humanitarias surgidas a raíz del desplazamiento humano son gestadas con el tiempo y una serie de factores diversos, los cambios en los flujos migratorios son clave para su entendimiento; lo que ocurre también en los lindes de México-Estados Unidos, que es un "fenómeno espejo", es decir, de replicación.

"El atentado terrorista de las Torres Gemelas (11 de septiembre 2001) impactó en forma directa en las políticas migratorias de éste país, de manera indirecta en la política migratoria mexicana, si pudiéramos hablar de la existencia de ella, lo que trajo consigo tensiones y mayor vigilancia en los puntos de cruce de ingreso de extranjeros, variando los flujos del Pacífico hacia el Golfo de México", reconoció.

Falcón Rodríguez consideró que con el endurecimiento de la seguridad fronteriza los flujos comenzaron a variar y los problemas tanto de narcotráfico como de migración en México también se recrudecieron, de modo que comienzan a ser más visibles los conflictos en Tamaulipas y estados vecinos hacia el sur, principalmente Veracruz, Puebla, Oaxaca, Chiapas y Tabasco.

Asimismo enfatizó que pese a los esfuerzos, sin corrupción no se explica el "tránsito desapercibido" dentro de la República, "no hay forma de explicar el cruce de 50 mil niños no acompañados que provocaron la crisis humanitaria que vivió Estados Unidos el año pasado, además, por su propia condición irregular, son propensos a ser víctimas de la comisión de un delito".

"Esto nos plantea un problema mayor incluso de lo que alcanzamos a percibir de aquellos que vienen encima del tren (La Bestia), que son sólo un pequeño porcentaje de los que logran a pasar la frontera, estamos hablando de un tema de corrupción, ¿dónde están las autoridades de Migración, los Grupos Beta? (…) algo allí no funciona", expresó.

Por otro lado, a nivel global, la guerra acelera las economías y es también es causa del desplazamiento forzado; situaciones actuales como la crisis migratoria de Europa se usaron como distractor para enfrentar los casos regionales, "Las crisis sacan lo peor de la humanidad y es donde se evidencia la incapacidad de respuesta".

Un ejemplo reciente a mínima escala es el caso de Petra Laszlo, periodista húngara que fue despedida por meter una zancadilla a un refugiado sirio con su hijo y luego justificó sus actos al argüir que sufrió un ataque de pánico por la movilización; empero, posteriormente algunos grupos extremistas en Facebook ofrecían hasta 20 mil dólares por su asesinato.

De este modo, Falcón contrastó que las organizaciones de la sociedad civil (OSC) y particularmente la Iglesia, han cumplido un papel relevante en la atención a éste sector vulnerable de la población y recalcó que tienen una estructura de atención superior a la de los Estados en la labor que promueven distintos grupos y denominaciones religiosas en toda Latinoamérica, de la que las autoridades deben aprender.

Crecimiento de la población latina impactará futuro de EU

De acuerdo al reporte Cómo los Latinos están configurando el futuro de Estados Unidos, del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) la población de dicho origen está ganando terreno e influencia que se verá reflejada en la política de las próximas décadas y, no obstante, los prejuicios y estereotipos imperan.

"Los mexicanos y su diáspora en Estados Unidos dan por hecho que se conocen, sin que sea el caso. Aun cuando las dos poblaciones tienen raíces étnicas, religiosas, lingüísticas y culturales en común, los prejuicios y estereotipos recíprocos han prevalecido durante largo tiempo, hasta convertirse en una relación entre ‘nosotros’ y ‘ellos’.

"Las tensiones históricas y las pugnas políticas internas son cada vez más significativas. Ello ocurre dada la creciente influencia política de los latinos en Estados Unidos: más de 11 millones votaron en 2012 y se espera que 40 millones sean elegibles para votar en 2030. En la medida en que los latinos asumen un mayor poder político dentro de Estados Unidos, la relación de este país con el resto de las Américas se volverá una cuestión de suma importancia para la política interna de EU", señala.

Asimismo, expone que la comunidad latina se está convirtiendo en un actor cada vez más importante en los ámbitos económico, político y cultural de los Estados Unidos. Hoy más de 55 millones de personas (18 por ciento de la población en esa nación) son hispanos o latinos, dos tercios de los cuales son de origen mexicano.

"Los latinos están obteniendo resultados importantes en el plano educativo y económico, y están cambiando dramáticamente el panorama político. En el transcurso de las próximas dos décadas, estos logros tendrán implicaciones profundas para Estados Unidos, México y el resto de las Américas", prevé.

El estudio advierte que a medida que la población hispana en Estados Unidos continúa creciendo e incrementando su influencia, tanto en términos económicos como electorales, otras naciones en el hemisferio occidental tendrán que modificar sus políticas para ajustarse al enorme cambio demográfico.

Si bien por un lado se prevé que en el año 2020 los hispanos representarán 74 por ciento del crecimiento de la fuerza laboral de Estados Unidos, en 2043 se estima que no habrá una mayoría racial absoluta en dicho país, de tal modo que cerca de un tercio de la población será de origen latino. "El crecimiento de la población hispana en Estados Unidos continuará y se espera que supere los 100 millones de personas en el transcurso de las siguientes tres o cuatro décadas".

Los mexicano-americanos han jugado un papel particularmente importante en la historia y la evolución de Estados Unidos puesto que México fue la principal fuente de inmigrantes a Estados Unidos en el Siglo XX. Contemporáneamente, casi 34 millones de estadounidenses se identifican a sí mismos como "mexicano-americanos", "chicanos", o "inmigrantes mexicanos de primera generación". Los connacionales y las personas que se reconocen como de origen mexicano constituyen uno de los grupos con raíces ancestrales más antiguas en Estados Unidos y representan 11 por ciento de la población total.

Para el año 2050 ya se estima que los habitantes de origen latino alcancen 132.8 millones de personas en el territorio y aunque actualmente dos terceras partes de los hispanos viven en California, Texas, Arizona y Florida, los hispanohablantes se han establecido en cada estado del país. Los latinos, por ejemplo, representan hoy aproximadamente 10 por ciento de la población en Carolina del Norte y Georgia. "En reconocimiento de la dispersión geográfica de las personas de origen mexicano, en Estados Unidos hay 50 consulados mexicanos, lo que representa la más grande red consular de un país en otro".

No obstante, la investigación puntualiza que los puertorriqueños representan el siguiente grupo mayoritario; ellos constituyen nueve por ciento de la comunidad hispana en Estados Unidos; les siguen los salvadoreños y cubanos con cuatro por ciento cada uno, y los dominicanos con tres por ciento.

El resto de los hispanos sumados representa aproximadamente 16 por ciento de la población total; este último grupo incluye a personas que se identifican con varios países de Centro y Sudamérica, de los que destacan Uruguay, Honduras, Guatemala, Bolivia, Venezuela, Paraguay, Perú, Argentina y Ecuador, y recientemente se ha incluido también a España.

Pero en cuando a finanzas, contrario a lo que se cree, los latinos no sólo contribuyen en los sectores que detonan la economía en servicios básicos, puesto que las nuevas generaciones están alcanzando un nivel educativo que ha superado todas las expectativas, incluso destacando sobre sus homólogos paralelos de otros orígenes raciales.

"Las proyecciones económicas apuntan a que el número de hogares latinos cuyos ingresos son de 50 mil dólares anuales por familia crecerá mucho más rápido que el número total de hogares en Estados Unidos. El ingreso por habitante de los hispanos en Estados Unidos es superior al registrado por cualquiera de los países del bloque BRIC (Brasil, Rusia, India y China) que con frecuencia son presentados como las próximas potencias económicas del mundo.

"La raíz del incremento de los ingresos de las familias latinas puede ubicarse en el enorme avance de sus logros educativos: en 2012, 69 por ciento de los estudiantes hispanos se graduaron de la preparatoria y posteriormente se inscribieron en una universidad, tasa que superó a la registrada por sus homólogos blancos.

De acuerdo con IBIS World, firma que elabora informes de investigación de la industria, ha identificado siete sectores que serán los mayores beneficiarios del cambio demográfico latino: la compra de casas; alimentos y restaurantes; la venta al menudeo de ropa y de aparatos electrónicos; la educación, tanto superior como la impartida por escuelas técnicas; los servicios financieros; el transporte, tanto terrestre como aéreo; el entretenimiento y los medios de comunicación. Todas ellas son industrias básicas que van a cambiar el futuro económico de Estados Unidos y el bienestar de toda la nación.

Otros ejemplos de mercado en potencia de los latinos son la entrada para las compañías latinoamericanas que desean hacer negocios en el vecino país, en particular para las mexicanas como Grupo Bimbo y las inversiones de Televisa en la cadena Univisión.

Los latinos en EU han pasado de ser "extranjeros en su propia tierra" (como fueron descritos en el célebre documental de PBS Latino Americanos) a convertirse en el segmento de mayor crecimiento del país. "El ascenso de los latinos estadunidenses es comparable con la entrada de los inmigrantes irlandeses, alemanes y bohemios en la política estadounidense al final del Siglo XIX y a principios del XX", destaca.

"Con su creciente presencia en el país, los latinos eventualmente igualarán su influencia económica y electoral con su peso demográfico. Este hecho cambiará la forma en que se llevan a cabo las campañas electorales, la forma en que se elige a los funcionarios locales y estatales, y la forma en que Estados Unidos define sus tradiciones políticas", enfatiza.