Política

No importan a JDO consecuencias ni diálogo; prevén más represión violenta hasta su salida

marzo 28, 2016

Orizaba, Ver.- Los ocho meses que le restan a la administración de Javier Duarte en Veracruz podrían marcar un incremento en los índices de violencia e inseguridad; los activistas sociales, las organizaciones no gubernamentales e incluso periodistas "incómodos" elevan su vulnerabilidad en el último recorrido del actual gobernante, advirtió el presidente de la Comisión Pro-Defensa de los Derechos Humanos AC, reconocida por la ONU, Bernardo López Arano.

Lo que pasa en Veracruz, calificó, "es terrible y doloroso. Este gobierno perdió totalmente el nivel, dicho de otra manera, se perdieron las formas y sólo encontramos la represión sin piedad, al gobernador no importa la vida, ni el diálogo, sólo la represión, pero al contrario de las represiones anteriores en México éstas son producto de un acto de odio, como nunca antes, Veracruz es escenario de una carnicería".

Expuso que el gobernador y su camarilla están en proceso de querer apagar el descontento social de la manera más burda e ineficaz, "rompieron con todo la decencia y la política disfrazada del gobierno federal, (para ellos) es más rápida la ejecución anticipada, ellos sigue la misma consigna del porfirismo: ‘mátalos en caliente’".

En los ocho meses que le quedan a Duarte, hay riesgo de tener más inseguridad y violencia, porque se perdió el diálogo, "los derechos humanos en Veracruz son cosa de risa, este gobierno sabe que no hay futuro y la venganza está a todo lo que da. La historia tiene un lugar muy especial para Duarte y a él poco le importa lo que suceda en el estado, en las agresiones a los activistas sociales, a los reporteros, a quienes se atreven a protestar en contra de él, él tiene las manos adecuadas que sirven para acallar los movimientos sociales en Veracruz.

"La actual administración aplica el mismo rasero para los jodidos, los inconformes, los periodistas y los jóvenes que piensan o estudian, esos son los enemigos de este malvado. En Veracruz tenemos violencia pura, más muertos muchos más y no importa su origen, lo importante es tratar de callar el clamor popular".

Sin embargo, no visualiza que las elecciones de junio sean factor que detone aún más el desarrollo de violencia en el estado, "creo que no, la lucha está en otros lugares. Ellos (el gobierno del estado) piensan que las elecciones serán iguales y tienen calculado el riesgo y saben que (si violentan la elección) perderían más, aunque tenemos la información de que se está fraguando el fraude".

En resumen, en el estado las cosas se están agravando por los sucesos y la población se está armando y cuidado. "Ahí tenemos el caso de la joven atacada sexualmente por una banda de malvados cachorros, la gente está sumamente molesta y el resultado de la falta de justicia será una acción ciudadana que no esperan y así a lo largo y ancho de estado se verán cosas inéditas. La gente tomará justicia por propia mano, la gente está hasta la madre, se rebasaron los niveles y el pueblo aguanta pero no tanto. Los movimientos sociales tradicionales nos están rebasando".