Política

Mantiene Zozocolco 27 años de tradición; expone sincretismo en Procesión de Cera

marzo 26, 2016

Poza Rica, Ver.- El humo del copal escapa desde el incensario al pie de la figura de la Virgen, rodeada por decenas de velas de cera de abeja minuciosamente decoradas. El sonido del violín y las guitarras marcan el compás de los danzantes que hacen vibrar la humilde vivienda con su zapateado; se alistan para participar en la Procesión de la Cera, una tradición de 27 años en el municipio de Zozocolco de Hidalgo en la que se mezclan ritos prehispánicos con la fe católica.

El jueves santo enmarca una tradición de apenas 27 años en el municipio de Zococolco, conocida como la Procesión de la Cera, en la que participan decenas de personas portando velas decoradas con flores de colores. Está relacionada tanto con la celebración de la pasión y muerte de Jesús, como con los rituales de la fertilidad en el campo y para pedir por una mejor cosecha.

Los participantes, provenientes de las comunidades aledañas a la cabecera municipal, comienzan a llegar a la casa del mayordomo, figura que durante un año tendrá la responsabilidad de organizar la procesión de la siguiente Semana Santa.

En su hogar se dan cita los compadres, mayordomos que le antecedieron en la tradición, pero también llegan mujeres a ayudar en la preparación de los alimentos que se les ofrecerán a los danzantes y visitantes. En el patio de la casa se puede escuchar lo que pareciera una ovación de aplausos, pero se trata de la elaboración a mano, de las tortillas, de maíz puro.

Entre rezos y danzas se preparan para salir hacia la procesión cerca de las 16:00 horas. Avanzan lentamente a través de las estrechas calles de piedra laja, característica de Zozocolco. Finalmente llegan hasta la iglesia de San Gabriel Arcángel, santo patrono del municipio, donde este año se instaló una nueva pila bautismal.

La primera en emprender esta tradición fue la señora Isabel García Molina, acompañada en aquella ocasión por solo 12 velas. Después de 27 años forma parte ya de las tradiciones católicas del Pueblo Mágico.

En Poza Rica, ciudad ubicada en el extremo norte de la región del Totonacapan, el ayuntamiento local organizó el programa Un esfuerzo por la Fe, a través del cual un grupo de actores escenificaron el viacrucis, partiendo desde la avenida Palmas esquina con avenida 10, de la colonia Cazones, hacia el parque de béisbol Heriberto Jara Corona, donde se realizó la representación de la crucifixión.

Representaciones similares se realizan en el municipio de Coatzintla, donde se llevan a cabo dos escenificaciones de la pasión y muerte de Jesús; una de ellas es la que organiza la propia iglesia católica, en la que un grupo de actores participan el viernes santo en la representación del viacrucis, que comienza frente a la iglesia de Santiago Apóstol con el juicio y continúa con la procesión por las calles de la ciudad hasta uno de los cerros cercanos, donde se lleva a cabo la crucifixión, evento al que acuden más de cuatro mil personas, entre habitantes del municipio como turistas de diferentes estados.

Por otra parte, existe en este mismo lugar una tradición con más de cien años de llevarse a cabo: "La carrera de los Judíos". Un grupo de entre 150 y 200 personas visten túnicas y portan penachos, lanzas y machetes, representando a los soldados judíos que participan en la aprensión de Jesús, esto durante la noche del jueves santo.

Al día siguiente participan en la Procesión del Silencio, representando la crucifixión. Pero el evento más sobresaliente se lleva a cabo el Sábado de Gloria, cuando se reúnen más de 10 mil personas en torno al parque central y las principales calles alrededor del palacio municipal.

En punto de las 12:00 horas, los cohetes comienzan a tronar en el cielo de Coatzintla. La comparsa de judíos arranca a correr; llevan consigo a Judas, quien arrepentido por su traición busca expiar sus culpas. El personaje porta una túnica negra y en sus manos, lleva rollos de hierbas irritantes, hortiga y chichicaxtle, con los cuales golpea a toda aquella persona que se encuentre a su paso, provocando urticaria e inflamación de la piel. Sin embargo, hay quienes le solicitan ser rameados antes de que inicie la carrera, con los rollos frescos.

Los soldados que acompañan a Judas golpean sus machetes contra el piso y las espaldas de los espectadores, quienes sufren laceraciones y en ocasiones han cortado la piel de quienes reciben los golpes. Luego de tres caídas de Judas, éste cae muerto y es llevado en un burro hasta el cementerio del Barrio de Xico. Por la noche continúan con una vigilia y un baile popular. Este año el ayuntamiento coatzinteco inauguró el monumento al judío, obra del escultor local Ezequiel Martínez, mismo que el año pasado realizó el monumento a Santiago Apóstol. Ambas obras se ubican a un costado de la carretera Poza Rica-San Andrés.

La Cuaresma en los municipios del Totonacapan dio inicio con la realización de los carnavales en las diferentes comunidades, en las que los pobladores se personifican como la representación de los demonios y salen a las calles a danzar al ritmo de los violines.