Sociedad y Justicia

Desalojará la UPAV secundaria sede en Córdoba; rechaza pagar mantenimiento

marzo 05, 2016

Córdoba, Ver.- Después de cuatro años de haber ocupado las instalaciones de la escuela Secundaria General número 2, personal y estudiantes de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV) decidieron abandonarlas para evitar cooperar con la cuota de mantenimiento que el comité de padres de familia les requería.

Eliseo Illescas, presidente del comité de padres de familia, señalaba hace unos días la molestia por los daños que se le estaban generando a las instalaciones y al mobiliario, además de la cuestión educativa, pues los jóvenes no podían acudir los sábados a sus talleres extraordinarios, ya que es el día que los de la universidad, en su mayoría adultos, ocupaban las instalaciones.

El reclamo era que el director de la UPAV, aportara al comité de padres de familia con una cuota mensual para el mantenimiento del plantel, pues los directivos solicitaban a sus estudiantes una porcentaje para este rubro, sin embargo acusaron que no se veía traducido en obras o mejoras.

La última acción, fue cerrar las puertas de la UPAV para evitar que se siga dando esta situación, pese a ello la respuesta fue negativa por parte del director universitario, Jesús Fernández Zanatta, es decir, no habría apoyo a la escuela secundaria.

De esta forma, al no llegar a un acuerdo, se prevé que en abril la UPAV se retirará de las instalaciones. Illescas Gomez descartó una vez más que hayan recibido apoyo financiero por parte de la UPAV, cuyos directivos referían que semanalmente se les aportaba mil pesos, este dinero, dijo, no llegaba a los padres de familia, mientras que la dirección de la secundaria también negó que se les haya dado alguna aportación.

El problema, recordó, es que al ser en su mayoría adultos los que acudían a sus clases sabatinas, el mobiliario comenzó a deteriorarse más rápido, esto les generaba más gastos en mantenimiento.

Otro tema era la incomodidad de los alumnos a recibir sus clases los días sábados, pues al haber presencia de adultos se sentían preocupados, por lo que a decir de Eliseo Illescas, ya podrán realizar sus actividades en total libertad.