Política

Por las veredas del absurdo oficial

marzo 04, 2016

Instalados los veracruzanos en la pasma para atestiguar silentes la crisis de descomposición múltiple del gobierno veracruzano, la realidad se configura ambivalente, ominosa y jocosa.

Por un lado un ex panista remodelado en diputado priísta, alza flamígero su dedo para acusar ridícula la petición de juicio de procedencia contra el gobernador del estado; por el otro, un gobierno completo se aboca con decidida enjundia a negar la realidad de cualquier forma posible.

Incluso en el elemental trámite burocrático de dar entrada a la solicitud de una facción partidaria en contra del gobierno estatal. Tal es el nivel de abyecta incomprensión e incompetencia de la burocracia aborigen.

El asunto refleja el nivel de impreparación y la nula capacidad para procesar lo novedoso de la que adolece buena parte de la llamada clase política, y desde luego la burocracia.

Mueve a la risa por atemorizante. Es obligado preguntar qué nivel de ignorancia y abyección es preciso para aspirar a la capilaridad burocrática y consolidar un ascenso, que permita consolidar su carrera y participación en la apropiación del patrimonio público como normalidad del sistema.