Economía

Crisis financiera restará votos al PRI, estima economista

febrero 24, 2016

Orizaba, Ver.- El Partido Revolucionario Institucional (PRI) y sus candidatos en los doce estados en donde habrá elecciones serán de los más afectados por la incapacidad del gobierno de Enrique Peña Nieto para resolver la crisis económica que ahoga a los mexicanos; en el caso de Veracruz, el PRI igual debe remar contra corriente, "por lo que día a día vivimos los veracruzanos", refirió el economista Enrique Trueba Gracián.

Previó que en el caso de Veracruz, los candidatos priístas al gobierno del estado y al Congreso local deberán replantear sus estrategias electorales "porque la suma de los conflictos económicos se van a reflejar en las preferencias e intención del voto. Veremos cómo en estados del norte, como Chihuahua, el PRI podría tener un descalabro mayúsculo, porque habrá una suma de efectos socioeconómicos, los resultados electorales van a ser más críticos, ahí la gente está más politizada e interesada en los escenarios políticos. Ahí la gente sí aplica los votos de castigo".

Mientras que para Veracruz, "podríamos tener el escenario en que al PRI le cuesta mucho más trabajo ganar la elección, primero por todo lo que se vive a nivel nacional, pero particularmente por lo que pasa en la entidad, donde los problemas financieros cada vez ahogan más a los empresarios, al comercio, a los ayuntamientos. Hay adeudos con la UV, con los pensionados, con proveedores, todo esto se suma a la larga lista de fenómenos sociales que de por sí agobian a nuestro estado".

Los problemas locales "se suman a lo que se vive en el país. Una situación económica grave, donde los recortes al presupuesto recién anunciados por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, en nada ayudan a combatir los elevados índices de pobreza para más y más mexicanos".

El riesgo financiero es mayúsculo, "porque estamos en una etapa sumamente crítica debido a que el recorte al gasto indudablemente afectará a los programas sociales. De dónde van a sacar dinero para pagar los salarios de los empleados que trabajan en los programas de asistencia social, por eso decimos que habrá reducción en los presupuestos de cada dependencia".

El recorte "va a disminuir los de por sí limitados alcances de los programas de asistencia social. No será raro que en vez de aumentar el número de beneficiarios en estos programas, sea lo contrario. Lo saludable es que si no hay mayor atención y cobertura, por lo menos que no haya recorte en quienes están dentro de estos programas".