Política

Renuncia Vicente Benítez a la SEV sin solventar anomalías señaladas por ASF

febrero 23, 2016

A pesar de que en el informe de la Cuenta Pública 2014 existe un presunto daño patrimonial superior a los 5 mil millones de pesos del Fondo de Aportaciones de la Educación Básica y Normal (FAEB), Vicente Benítez González renunció la tarde de ayer lunes a la Oficialía Mayor de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) sin solventar tales irregularidades, ni las anteriores de los años 2013, 2012 y 2011.

El funcionario, quien como tesorero estatal estuvo involucrado en el decomiso de una maleta con 25 millones de pesos enviados en un avión particular al aeropuerto de Toluca en el año 2012, ahora buscará la diputación local por el distrito de San Andrés, para lo cual se ha promovido con recursos públicos desde su llegada a la SEV.

Ahora, sin importar que el gobierno de Veracruz no haya solventado los fondos federales en materia educativa desde el año 2011, Vicente Benítez González dejará el cargo para continuar con su aspiración política.

Y es que en los últimos seis meses, como titular de la Oficialía Mayor se dedicó a repartir mobiliario y equipos de cómputo exclusivamente en las escuelas de los municipios de Catemaco, San Andrés Tuxtla y Angel R. Cabada, que forman parte del distrito electoral representa.

Incluso los días en que se llevó a cabo la evaluación magisterial docente, cuando hubo enfrentamientos entre maestros y miembros de la Fuerza Civil (FC), presumió estar entregando pintura e impermeabilizante en escuelas de su distrito.

Independientemente de que deje el cargo, ello no lo exime de la responsabilidad como servidor público por el presunto delito de desvío de recursos públicos del FAEB, que como oficial mayor de la SEV, tuvo a su cargo al manejo y distribución para pagar los rubros establecidos en las reglas de operación de los fondos federales.

Con la salida de Vicente Benítez González de la Oficialía Mayor de la SEV, la solventación de todos los fondos federales en materia de educación con observaciones, tendrá que aplazarse aún más esperando la designación y que el nuevo encargado conozca las irregularidades que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) exige sean aclaradas.