Sociedad y Justicia

Hallan restos de 2 jóvenes levantados en Tierra Blanca

febrero 09, 2016

Cuidad de México.- La Secretaría de Gobernación (Segob), informó que luego de la ubicación y el aseguramiento de restos óseos en el rancho "El Rincón" en Tlalixcoyan, expertos en materia forense y criminalística de la División Científica identificaron restos de dos de los cinco jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca el pasado 11 de enero.

Luego de una reunión sostenida entre en la Segob y padres de familia este lunes, se dio a conocer el informe de los avances de la investigación realizada en el caso.

Se notificó que tras la ubicación del rancho donde se encontraron restos y manchas de sangre, se desarrolló un exhaustivo análisis con el que se corroboró que en ese sitio se desarrollaban diversas actividades ilícitas.

"Se levantaron indicios de que se manipulaban drogas, manejaban equipos empleados para alterar vehículos, almacenaje ilegal de hidrocarburos, así como otros ilícitos".

Se detalla que binomios caninos de la Policía Federal, entrenados para la localización de personas, marcaron de manera certera varios puntos donde los peritos recolectaron restos óseos, así como manchas hemáticas, los cuales fueron sometidos a un riguroso análisis genético.

"Al efectuar la confronta de las muestras tomadas en el rancho, con los perfiles genéticos proporcionados por los familiares de las víctimas, se determinó la coincidencia con dos de los jóvenes desaparecidos", informa el comunicado.

El Subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, ratificó el compromiso con los familiares de informarles cualquier avance, así como la instrucción de continuar con el proceso de búsqueda, además del acompañamiento a las familias hasta completar todo el proceso de investigación y el castigo a los responsables.

La reunión se realizó en coordinación con el Fiscal General del Estado, Luis Ángel Bravo Contreras, acompañado por el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián; el presidente de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, Jaime Rochín del Rincón, y el comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo Ceballos.

Buscan cuerpos en rancho cerca de Paso del Macho

Tras una comunicación anónima, familiares de desaparecidos del Colectivo El Solecito de Córdoba, acudieron a dos puntos del municipio de Paso del Macho, ubicado en la zona de Sotavento de la entidad, para detectar un posible entierro clandestino.

María –como la llamaremos para salvaguardar su identidad– mostró las fotografías del lugar, en el que ayer realizaron un recorrido y hallaron indicios de lo que parece un sitio donde desaparecían personas.

"Fue un aviso anónimo que llegó a nuestras manos sobre lugar en Paso del Macho donde supuestamente la delincuencia organizada acostumbra matar a la gente. Desaparecerlos", explicó.

María y otros familiares de desaparecidos, acudieron a los puntos que se indicaron en el anónimo, acompañados por personal de la Fiscalía –para garantizar su seguridad– confirmaron que todo lo que se especificó en el anónimo, perfectamente referenciado se hallaba en el sitio.

"Nosotros no somos peritos, no llevábamos herramientas, sólo fuimos a inspeccionar que fuera verídico lo que nos habían reportado.

"Encontramos ciertas evidencias que esperamos que la Fiscalía haga su trabajo, porque vimos lo que había ahí", dijo.

María explicó que en la zona encontraron tramos con tierra recién removida, había tirada ropa interior de hombre y de mujer.

"Son ciertas características que encuentra uno cuando se ve que ahí hubo gente, movimiento, en el otro punto igual, encontramos la laguna en el anónimo que nos mandaron, ahí en el lugar dice que ahí hacían las cocinas y tiraban todo ahí dentro", expresó.

Los miembros del Colectivo El Solecito indicaron que están dejando todo en manos de la Fiscalía, para que lleven al personal necesario como los binomios y todo el equipo.

Además, María y otros familiares están considerando acudir al lugar a hacer guardia permanente para vigilar que se estén haciendo los trabajos.