Política

Impresiones de una Cámara

febrero 08, 2016

Los veracruzanos empezamos en febrero un proceso que puede ser histórico, si mucha gente se decide a participar activamente, promoviendo la concientización de una sociedad lastimada que vive en un estado en ruinas.

Algunas voces, incluyendo las auspiciadas por el gobierno, querrán denostar la actividad política avocada a la temporada electoral; sin embargo, para cambiar lo que colectivamente nos está pasando por la vía pacífica no hay muchas formas y la más inmediata es intervenir en el proceso de elección de gobernador del estado de Veracruz. Es decir, inician las llamadas campañas políticas que concluirán con las votaciones del 5 de junio, y por tanto se renueva nuestra oportunidad para cambiar este gobierno en su peor etapa: la duartista.

No bastará solo estar molesto, quejarse y lamentarse, sino que es indispensable convertirse uno mismo en factor de cambio. Deberemos agruparnos y activarnos como verdaderos ciudadanos, y aquellos más decididos y con más tiempo para la actividad política deberemos coordinarnos con las acciones partidistas que plantean alternativas a lo que acontece.

Hay más de 400 mil personas que están en los padrones de apoyos gubernamentales, a través de programas como prospera, 65 y más, 70 y más, la pensión alimenticia, etc. Estos ciudadanos tendrán poco margen de maniobrar para tomar conciencia de la situación del estado y actuar en consecuencia; muy probablemente sean cautivos del gobierno en turno y se traduzcan en votos duros del priísmo. Sin embargo, las personas susceptibles de vender su voto representan apenas el 8 por ciento del padrón electoral. Y somos 5 millones y medio los ciudadanos veracruzanos inscritos en dicho padrón del INE; es decir, 5 millones podemos sin duda cambiar el rumbo de la historia de este estado si la inmensa mayoría sale a votar. El voto comprado puede ser vencido por el voto informado y decidido.

Habrá que ignorar aquellas voces pesimistas que alimentan la idea de que de nada sirve salir a votar, de que todos son lo mismo, etc. La historia de muchos países ha registrado cambios gracias a procesos electorales. Y basta ver las acciones de los postulantes de las alternativas a las acciones corruptas del duartismo, para darse cuenta que no todos son lo mismo.

Este mes de febrero, Morena fundará 5 de las 8 escuelas universitarias a las que nos comprometimos y cuyo presupuesto se conforma con la mitad del salario de los legisladores y funcionarios surgidos de nuestras filas. Dejamos evidencia de las acciones, y esos 5 millones podrán compararlas con las acciones de los otros.

Por cierto, tres de quienes estaremos en la boleta para la elección de gobernador somos legisladores. ¿Quién renunció a la mitad de su salario, a los bonos y al servicio médico privado? Analícelo usted que está informado y conviértase en un factor de cambio.