Política

En puerta, otro ajuste de trabajadores en Pemex

enero 25, 2016

La llamada modernización del país y de sus instituciones, iniciada en el gobierno de Miguel de la Madrid, acelerada durante las gestiones panistas y concretada formalmente con la reinstauración priísta, vino escalando hasta llegar al estado actual de las cosas. Bajo la presión del capital internacional y modificando la legislación que había mantenido a resguardo los bienes nacionales en forma de riqueza natural como el petróleo, el agua, la minería, la generación de energía eléctrica entre otras, ha ido presentando las peores formas de agresión hacia el bienestar de las clases mayoritarias del país y contribuyendo notablemente a la depredación ambiental.

Con el desmantelamiento del Estado benefactor, y la desarticulación de formas de organización laboral campesina y de trabajadores con el propósito de "modernizar" la planta productiva, el saldo para la clase trabajadora ha sido lamentable, sobre todo en aquellos sectores involucrados en las áreas más apetitosas para la voracidad del gran capital como son las que competen al área energética.

Ya pagaron su costo los empleados de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro –desmantelada en el sexenio de Felipe Calderón– y los de la Comisión Federal de Electricidad quienes fueron sometidos a lo largo de varios sexenios a un proceso más largo, pero igualmente agresivo hacía sus condiciones generales de trabajo.

Pero quizá el efecto más evidente sea el ocurrido en Pemex, donde tanto las condiciones internas de agotamiento de los yacimientos, la apertura al capital extranjero, así como la caída en el precio internacional del petróleo estaría poniendo en puerta la cancelación de 10 mil 553 plazas presupuestarias de planta. De hecho, desde el 2010 a la fecha, la empresa ha reducido su plantilla laboral con 65 mil trabajadores menos, al pasar en ese año, de 184 mil 90, a cerca de 120 mil empleados, incluidos los sindicalizados y de confianza.

Según una comunicación entre la SHCP y la empresa productiva del Estado, la Dirección General de Programación y Presupuesto "B" informa que esa instancia normativa en ámbito de sus atribuciones, "no tiene inconveniente" en dar continuidad a la solicitud de cancelación de plazas presentada por Pemex. Dicha solicitud de cancelación de 10 mil 553 palas presupuestarias de carácter permanente (de base), a fin de "alinear la estructura organizacional y ocupacional con el monto de recursos presupuestarios autorizados en el presupuesto de servicios de personal, para el ejercicio fiscal 2016", fue realizada por la petrolera mexicana mediante el oficio de folio número 1820150134, el cual es citado en el documento según se da cuenta en nota publicada en esta edición.

Así, gracias a los procesos de reestructuración tras la aprobación de la Reforma Energética, que dio paso a la reconformación de Pemex, al pasar de ser una empresa paraestatal a una empresa productiva del Estado, la disminución de la plantilla de trabajadores continuará en el plazo inmediato.