Economía

Abatirán la devaluación y el decrecimiento económico a 80% de transportistas: Antac

enero 11, 2016

Orizaba, Ver.- La devaluación del peso frente al dólar abre la puerta para que la economía mexicana entre en una etapa recesiva; el sector camionero del país está en riesgo de quebrar, en especial las empresas familiares, advirtió David Estévez Gamboa, representante en la zona centro de Veracruz de la Asociación Nacional de Transportistas AC (Antac), y agregó que al menos 80 por ciento de los minicamioneros podrían quebrar y desaparecer.

"Lo que el gobierno le llama desliz del peso, es una verdadera devaluación. En menos de cinco meses, la moneda nacional pasó de 12 a 18 pesos, esa demuestra una política errada en materia económica".

Para los transportistas "el problema se verá en el tema de las refacciones, debido a que muchas de ellas se producen en Estados Unidos y ello conllevará a que haya un reajuste en sus precios"; de hecho señala que de poco o en nada sirvió la disminución del precio de las gasolinas y combustibles, debido a que con la devaluación del peso se viene una escalada de precios de otros productos".

Si el sector va a ser impactado, apunta, "el resto de la economía tendrá peores escenarios debido a que gran parte del movimiento en industria y comercio depende de productos que se pagan en dólares. Hoy hay muchos sectores que corren el riesgo de reajustar su personal para evitar cerrar.

"El proceso devaluatorio del peso es muy difícil en cualquier época del año, pero cuando es a su inicio complica mucho más la actividad. No dudamos que haya algunos sectores que frenen sus planes de crecimiento, eso es indudable, pero además se corre el riesgo de que tengamos un decrecimiento en el año".

La devaluación echa abajo los planes de crecimiento que el gobierno federal tenía para este año, "es muy complicado que se logren los índices de más de 3 por ciento debido a que ahora las empresas van a tener que reducir jornadas y empleados para evitar quebrar, entonces en la lógica, si no hay producción entonces no hay crecimiento".

El año no pinta nada bien para los mexicanos, asegura, "mucho menos para las clases medias y populares, debido a que algunos de ellos pueden perder sus empleos, otros sus jornadas de trabajo serán menores y con ello sus ingresos económicos igual tendrán que reacomodarse. En fin la estabilidad de la que tanto presume el gobierno federal, solamente es en el discurso, porque en la realidad, en los hechos, la mayoría de la población está desesperada".

A la vez indicó que esa desesperación popular puede generalizarse y llevar a otros escenarios, pero que deben ser analizados y valorados en su momentos. "2016 será un año extremadamente difícil en lo económico y puede terminar de complicarse en lo social por el hartazgo de la gente que ya no ve cómo