Economía

Efecto dominó por la crisis económica global contraerá aún más las finanzas

enero 11, 2016

Cambios desfavorables en el entorno financiero internacional, así como un nuevo desplome en el precio del petróleo repercutirán negativamente al estado con un "efecto dominó", de modo que se prevé una contracción mayor en la economía de Veracruz en este año que impactará aún más en el sector de la construcción, estimó Hilario Barcelata Chávez, coordinador del Observatorio de Finanzas Públicas de la Universidad Veracruzana (UV).

Debido a la racha negativa que enfrenta el país al arrancar 2016 con factores que conjuntan la pérdida en sólo una semana de 12.5 por ciento sobre precio de la mezcla mexicana de crudo (alcanzando 24.11 dólares por barril), además de la depreciación del peso al retroceder hasta un mínimo histórico de 18.20 pesos, aunado a tres caídas consecutivas de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), se advierte un panorama inestable con efectos adversos.

Barcelata Chávez indica que a pesar de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) descartó más ajustes presupuestales y aumentar los impuestos en 2016, debido al precio mínimo histórico del peso mexicano frente al dólar y además ha destacado que pese a ello la economía del país seguirá creciendo, dicho desarrollo no permeará todos los estados, tal es el caso de Veracruz.

"La inestabilidad económica mundial mantiene la perspectiva negativa para Veracruz, porque el estado se mueve primordialmente en materia industrial por la actividad petrolera, hemos estado en una etapa de recesión económica porque la industria entra en crisis donde la reforma energética no trajo las inversiones esperadas", expresó.

De tal forma, hasta que se recupere el valor del crudo se detonarán inversiones fuertes cuyo beneficio se extienda en la entidad. "La actividad petrolera jala el resto de las actividades tanto industriales como comerciales entonces hasta que no mejore la situación del petróleo no va a mejorar el estado porque no se ha diversificado la producción y no hay otros motores que hagan que Veracruz reactive la economía".

Vinculó que el desarrollo de la industria automotriz, aeroespacial, electrónica es claro en entidades del norte de la República, empero Veracruz sigue estancado entre cero y uno por ciento en repunte del Producto Interno Bruto (PIB) anual, mientras Aguascalientes crece a 15 por ciento.

"La economía veracruzana no transitó, como la de otros estados, a una estructura productiva que se adecuara a las nuevas condiciones del mercado mundial es decir, que de inicio reciba inversión extranjera", así ésta podría diversificarse y reactivar el dinamismo en otros sectores que se nutran de su expansión.

Rezagos severos en el sector agropecuario y manufacturero, sumado a números rojos cada año para los constructores se recrudecerán al paralizarse los proyectos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex), por añadidura recordó, el gobierno de Veracruz ha dejado de gastar en obra pública ante el profundo endeudamiento por el que atraviesa.

Explicó que el Presupuesto de Egresos del gobierno del estado prevé una reducción en gasto para obra pública de 9 mil millones de pesos menos, además de otra merma en inversión infraestructural, estimado en otros 7 mil millones de pesos, de tal suerte que la contracción será mayor para los constructores, lo que disparará el porcentaje de personas desocupadas y una nueva ola de despidos y agravamiento de la pobreza.

Igualmente enfatizó, la cadena se extenderá en indicadores de orden social como vivienda, salud, educación y migración y, por ende, sus secuelas en inseguridad y violencia. Aunado comentó que si bien la agroindustria "se defiende" en algunos productos, no tiene peso en el PIB estatal; por su parte el sector servicios es poco competitivo y conjunta buena parte de informalidad, por lo que no hay signos de desarrollo relevante. "Si no tenemos crecimiento cero, es muy probable que tengamos decrecimiento económico este año", vaticinó.

Consultado en la posibilidad de que el gobierno del estado incumpla otra vez con el compromiso de la Federación de no aumentar impuestos –como en el Impuesto sobre Remuneraciones al Trabajo Personal– consideró pocas las posibilidades, sin embargo, añadió que la administración estatal "es una caja de sorpresas".

"Cuando creímos que ya había hecho todo lo peor que perjudica al ciudadano nos sale con algo nuevo, el año pasado el Impuesto a la Nómina, la firma de convenios para el predial en municipios y ponerle el impuesto al fomento educativo, podría ocurrírsele un reemplacamiento, pero probablemente ya no pida; yo creo que ya está cubierto, la aprobación de contratación de nueva deuda en octubre le da un paraguas muy amplio de protección, además de la capacidad para endeudarse más este año hasta 21 mil millones de pesos".

En contraparte, de haber un beneficio en la devaluación del peso las exportaciones se abaratarán y tenderán a incrementarse, por ésta vía la balanza comercial podría presentar superávit porque al mismo tiempo las importaciones más caras reducirán la compra externa, no obstante, al encarecerse los insumos se registrará alza inflacionaria.

Aunque el presidente Enrique Peña Nieto presumió la inflación más baja de la historia en la economía mexicana reportada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) lo colocó en el noveno lugar en inflación de alimentos la cual embate a las clases más bajas.

Si el peso sigue cayendo, describió el economista, la inflación se generalizará y la producción se frenará ya que no resultará rentable y puede provocar el cierre de empresas, "un dólar caro en el corto plazo puede ser benéfico, pero a largo plazo siempre va a operar en contra de la economía nacional".

Asimismo, frente a los mecanismos implantados por el gobierno federal y el Banco de México (Banxico) de inyectar 400 millones de dólares al mercado cambiario para frenar una mayor desvalorización del peso ante las tendencias de volatilidad, comentó que es una situación que está fuera del control del país.

Expuso que si bien las operaciones de subastar recursos de las reservas internacionales son metódicas, pueden resultar ineficaces para impedir la depreciación del peso, "es tanto el crecimiento de la demanda de dólares que no es suficiente para satisfacerla y por eso el precio sigue subiendo, por eso yo digo que está tirando los dólares a la basura porque no va a impedir la depreciación y eso le puede llevar grandes cantidades si extiende la medida mucho tiempo".

Previó que la volatilidad en el mercado financiero se detendrá hasta que éste lo permita, de modo que al ser muy especulativo y no racional, las subastas diarias de millones de dólares no necesariamente tienen repercusiones en la confianza de los inversionistas ya que la fuga de capitales es de valoración de carácter emocional.

"Dadas las condiciones, la perspectiva para México es adversa, no va a haber una recuperación pronta de la economía mundial tal que genere una mayor demanda de petróleo y otras mercancías que produce el país; el precio del barril va a seguir bajo y el peso va a seguir bajo", agregó.

Al carecer Veracruz de una estrategia de desarrollo y un gobierno sin visión, será complicado revertir la perspectiva negativa, de manera que 2016 es crucial ante el periodo electoral, las posibles jugadas en el tablero requieren garantizar la implementación de políticas públicas que modifiquen el aparato productivo estatal, infirió Hilario Barcelata.

Al aludir que son sólo dos años del próximo gobierno, externó que se puede hacer poco en materia de modificaciones visibles a corto plazo, empero una condición fundamental para éste es el cambio institucional, "una recuperación de las instituciones, nos hace falta mucho en fiscalización y rendición de cuentas, necesitamos reordenar la administración pública con profesionistas que tengan la calidad para desempeñar un cargo, hoy eso no se cumple".

Lamentó que varias secretarías están a cargo de neófitos en la materia que administran al ser designados por dedazo, lo que ha ido en detrimento de la sociedad y ha llevado a una debacle a Veracruz; aunado, realizar un diagnóstico de cada región para aprovechar las fortalezas estatales, las cuales pueden ser impulsadas, "constituir el mercado interno y al productor interno en el motor del desarrollo del mercado".

Arrastrará brete en China sus efectos sobre México

China se ve envuelta en una crisis financiera y presenta la expansión más reducida en un cuarto de siglo, además de que el yuan continúa devaluándose frente al dólar, pero con ella el gigante asiático está arrastrando a toda la esfera, de la que México no se ve exento.

Cuestionado ante las actuales condiciones de la República Popular China, cuya moneda padeció ocho ajustes en previos días, además de caídas en su bolsa de valores, Barcelata Chávez refiere que habrá un menoscabo en la economía mexicana por su causa, no obstante, enfocada en distintas vertientes.

Expresó que es indispensable considerar la crisis financiera mundial de 2008 que impactó severamente durante dos años a México, logrando un periodo de estabilidad hasta 2011 a un ritmo de crecimiento bajo; pero al partir de este contexto para la mayoría de los países, salvo casos como China e India y naciones del sureste asiático, la expansión económica del primero coadyuvó al repunte de la producción petrolera.

Por ello, China contribuyó a reflejar positivamente en el precio del crudo en el mercado, lo que provocó a su vez beneficios para Estados productores como México, sin embargo dijo, no se aprovechó el momento para crear las reservas necesarias ante el caso del desplome de precios, como acaece en el presente.

Así, al comenzar un nuevo proceso de desaceleración movimientos financieros inesperados empezaron a ocurrir, "como que la bolsa china se cayera, se desacelerara su crecimiento y que se devaluara su moneda, impactando en los productos que consume en el mundo".

Con ello el declive de la demanda de bienes en la esfera, una de las más notorias, el consumo de energéticos que combinado con otros factores, va de la mano el colapso en el tabulador del oro negro con la baja demanda en China.

Por un lado expone que afectará al país porque al hundirse el precio del petróleo caen a su vez el valor de las exportaciones petroleras, de modo que es menor la cantidad en dólares de lo comercializado, pero también se desploma la producción debido a la saturación del mercado.

"Con todo y que hay coberturas que se compraron con anticipación, de todos modos el impacto es importante en las finanzas porque los ingresos del gobierno federal dependen en buena medida de la actividad petrolera", de tal manera indicó, se evidenciará tarde o temprano en gasto público y en crecimiento.

Por otro lado aclaró, las crisis en la bolsa china, así como la posible réplica en otras bolsas, es impredecible al ser especulativa y tendrá efectos sobre la economía real ante medidas drásticas de los accionistas que busquen sacar su dinero para protegerlo en otras divisas, invirtiendo en instrumentos como Bonos del Tesoro de Estados Unidos o en metales como el oro.

"Es muy probable que empiece a haber crisis en otras bolsas, porque al reducirse las ventas se afectará el valor de las acciones ante las pérdidas que presentan las empresas, todos empiezan a vender, el precio se cae y la gente busca mejores lugares en donde invertir su dinero. No es deseable en el ámbito financiero tener dinero en México, que no es lo mismo que en la inversión productiva porque allí sí siguen llegando dólares para abrir grandes compañías como las automotrices".

Barcelata Chávez externó que algunos analistas ya estiman que la divisa mexicana llegue a un nivel de 20 pesos por dólar, lo que previó posible por las malas condiciones de la economía mundial que probablemente seguirá empeorando, "los capitales van a bajar a buscar refugios seguros y es que el asunto de China nos está moviendo muy fuerte".

Ironizó que debido a la forma de gobierno en China (socialista con economía de mercado, parte autoritaria) aunado a que en dicho país "no existe el Inegi" y las fuentes de información están controladas por el Estado, los cálculos inflacionarios, nivel de producción, entre otros, presentan una especie de ficción.

"La falta de información ha impedido prever cómo funciona su economía y hoy se dan cuenta de que tomaron decisiones que llevaron a errores y la manera de corregirlos es con estos movimientos en la bolsa, por eso la salida de dinero y la devaluación del yuan".