Política

Crisis financiera dejará a Veracruz crecimiento menor o peor que 2014

febrero 04, 2015

Ante los recortes presupuestales anunciados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) por la caída en los precios del petróleo y cambios en el entorno financiero internacional, en Veracruz no habrá crecimiento económico para este año, advirtió Hilario Barcelata Chávez, coordinador del Observatorio de Finanzas Públicas de la Universidad Veracruzana (UV).

Barcelata Chávez aseguró que el ajuste más importante se verá reflejado en el sector energético, Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex) por la reducción de inversiones en infraestructura y compra de activos, así como de la contratación de servicios y personal.

Teniendo en cuenta que Veracruz es un estado de cuya actividad económica e ingresos dependen en gran medida de la industria petrolera, manifestó que definitivamente impactará en las regiones productoras y en general a todo el flujo de capital.

“Más allá de lo que pueda impactar el presupuesto en los programas del gobierno federal el que Pemex deje de invertir, significa que deja de moverse la principal actividad de la economía veracruzana y también los proyectos que estarían llegando por la reforma energética se van a detener”.

Explicó que debido a que los precios del crudo han bajado en el mundo las compañías petroleras han decidido aminorar inversiones hasta lograr mayor estabilidad, “las empresas que pensaban llegar a México y Veracruz por el momento no van a llegar, entonces la expectativa de crecimiento económico que teníamos se va reducir considerablemente”.

Detalló que los últimos reportes de crecimiento en el producto interno bruto (PIB) de la entidad, del tercer trimestre 2014 no llegan ni a uno por ciento, “es de .2 por ciento y todavía sin recortes de Pemex y CFE, yo creo que en 2015 a Veracruz le puede ir como el año pasado o peor”, dijo.

Considerando las expectativas económicas del Banco de México (Banxico) que indican la regularización de precio del hidrocarburo hasta 2016 descartó que la recuperación de Veracruz se dé a corto plazo. Recordó que Pemex tiene trabajadores sindicalizados además de empresas contratadas que tienen su propio personal, por lo que al dejar de utilizarlas se suspenderá por consecuencia el empleo.

Estimó que si Petróleos Mexicanos detiene las inversiones será necesario rescindir contratos pese a que los sindicatos descarten recortes de plantilla laboral, pues tal vez sólo puedan negociar la cantidad de trabajadores afectados.

En cuanto a perspectivas sobre inflación aclaró que el conflicto viene aunado con el tipo de cambio, “como éste no se ha podido estabilizar, sigue arriba de los 15 pesos (dólar), esto es a largo plazo, en la medida en que el peso permanezca devaluado, no veo ya cómo va a bajar. Entonces comienza a generar un efecto inflación, porque México importa muchos bienes e insumos para la producción, si los tiene que comprar más caros los reflejará también en mayor precio a nivel interno y la inflación irá a la alza”.

Conjuntamente, si el tipo de cambio es más elevado, la deuda externa (pagada en dólares) se vuelve más cara, “el comercio exterior puede verse beneficiado debido a que la depreciación del tipo de cambio hace más baratas las exportaciones mexicanas, entonces puede ser que eso lo vuelva atractivo”.

Sobre la variabilidad en la balanza de pagos estimó que no habrá problemas por el lado de la balanza comercial, sin embargo, en la balanza general es indispensable analizar el saldo final del movimiento de capitales, ya que “el tipo de cambio se movió porque los capitales salieron y lo que se prevé es que la política monetaria de Estados Unidos lleve a las tasas de interés a la alza, lo que podría generar que sigan moviéndose capitales y que el tipo de cambio se deteriore más, este boquete de capitales lo desequilibra”.

De este modo reconoció que no se vislumbra un buen panorama en la economía, “yo veo bastante complicada la situación, desafortunadamente porque dependemos demasiado del petróleo, a pesar de todo –remarcó– sigue siendo una actividad que mueve mucho al país y en especial a Veracruz”.

Añadió que en el país no hay otras actividades que generen una dinámica que se le equipare, por lo menos no en todas las regiones del país, tal es el caso de la industria automotriz, electrónica y metalmecánica, porque pese a que están teniendo un impulso importante no logran colocarse en el plano económico en su totalidad.

“Mi previsión es que haya mayor desempleo, se mantendrán las tasas de desempleo elevadas, aumentará el índice de personas desocupadas por toda la incertidumbre que lleva a las empresas a detener proyectos productivos”.

Asimismo, sobre el recorte en las áreas de agroindustria y turismo, sustentos secundarios de las finanzas saludables de Veracruz, expresó que será necesario que las dependencias involucradas informen sobre el recurso y los programas que van a dejar de llegar a la entidad para realizar un análisis de impacto sobre la economía local, de entre las cuales, según los ajustes de la Federación, destacan Secretaría de Turismo y Cultura (Secturc) y la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesca (Sedarpa).

Exhorta Barcelata a ser precavido

Por otra parte, sobre las medidas cautelares que la ciudadanía debe tomar este año, Barcelata Chávez expone que principalmente se debe conservar el empleo seguro y, de tenerse proyectados cambios, posponerlos.

Hacer uso adecuado de los recursos, destinar una parte del ingreso para el ahorro y evitar el uso del crédito, sobre todo el uso de plásticos, aunado a un uso meticuloso del dinero, son otras precauciones. Resaltó que es necesario evitar el endeudamiento ante la incertidumbre financiera en la que se desenvuelven las condiciones del país, “No es lo mismo perder ingresos sin tener deudas y financiarse un poco con los ahorros, a no tener ingresos y tener deudas”.

Para las pequeñas y medianas empresas (Pymes) aconsejó tratar de mejorar los negocios al ser más competitivos, impulsando la eficiencia y con proyectos que generen más clientes. “Muchas veces no se hace el esfuerzo necesario para consolidarse en el mercado, a veces por falta de visión, de satisfacción del cliente, considerar que es la cuestión más importante y en época de crisis es la mejor defensa para mantenerse en el mercado, es decir, ‘si van a cerrar las empresas por falta de ventas, pues que no cierren la mía”.