Política

Risoterapia ayuda a niños a combatir cáncer

enero 19, 2015

Poza Rica, Ver.- Todos los días, niños y niñas se encuentran en las salas de pediatría de hospitales públicos y privados, enfrentando a un enemigo que a su corta edad no deberían siquiera conocer; el cáncer. Acompañados de médicos, enfermeras y familiares, luchan día a día para vencer su enfermedad; lucha que es incentivada por un grupo de voluntarios que llevan diversión y sonrisas a estos pequeños.

“Doctor Payaso” está basado en el concepto desarrollado por Patch Adams en Estados Unidos, bajo la premisa de que la risa es esa gran medicina que puede sanar corazones y cuerpos quebrantados.

Son un grupo de voluntarios especialistas que llegan a las salas de pediatría para realizar algo más que un acompañamiento, tratar de minimizar el estrés al que se ven sometidos los pequeños en esos espacios reducidos, lejos de casa y de los suyos.

“La finalidad de Doctor Payaso es mejorar la calidad de vida de los niños con cáncer y otras enfermedades, que los llegan a mantener postrados en la cama de un hospital, y sobrellevar la crisis emocional que les puede generar su enfermedad”, señaló Gloria Ivet Licona Martínez, presidenta de Fundación Danitos.

Como fundación, Danitos se encarga de la atención multidisciplinaria de niños con necesidades de atención especiales, tales como Síndrome Down, autismo-asperger, y otras que requieran terapias físicas como la parálisis.

Es así como se establece contacto con el programa “Clown care”, un taller enfocado en el desarrollo de las personas y reconectarlas con su lado divertido, espontáneo y auténtico.

“Se trata de un reto para las personas, que va desde aprender a jugar como niño, escuchar tu corazón, reír a carcajadas, aceptarse a uno mismo, amar sin límites y sobre todo, vivir en libertad”, enfatizó Licona Martínez.

En Veracruz se han formado grupos de voluntarios que han participado en estos talleres y que próximamente se realizarán en esta ciudad de Poza Rica, por lo que invitan a los interesados a visitar el perfil de Facebook de Yo Soy Danito, donde pueden encontrar mayor información para formar parte de este proyecto de vida.

La magia del Doctor Payaso se basa en el poder de la risoterapia para aliviar el estrés que enfrentan los niños con alguna enfermedad terminal, pero más allá también tiene aplicaciones en el ámbito escolar y hasta laboral, pues permite liberar las cargas emocionales que usualmente vienen cargando las personas.

Mateo, un pequeño luchador

Desde que Ariadna Juárez Ramírez tenía cinco meses de gestación y supo de la malformación que tenía su bebé, ella y su esposo lucharon para que viviera, a pesar de los escasos pronósticos a su favor. Ahora ya con dos años Mateo de Jesús Márquez Juárez es un bebé muy inquieto, que no puede dejar por mucho tiempo los brazos de su madre y que rie ante cualquier provocación, sin embargo el hemolifangioma cervical con el que nació lo hacen un niño en un millón.

Las tumoraciones y quistes están llegando ya a la tráquea del pequeño, aprisionandola, lo único que le permite respirar es un orificio que le hicieron quirúrgicamente, una especie de traqueotomía, que sus padres limpian continuamente de las secreciones para que él pueda respirar con normalidad.

“Nosotros no lo esperábamos, al quinto mes de embarazo le detectaron malformación, le daban pocas esperanzas de vida, me decían que son bebés que mueren, pero él fue atendido aquí en Veracruz donde los doctores lo mantuvieron con vida y dijeron que no podían hacer nada por él”, afirmó su madre.

Mateo lleva a su corta edad dos cirugías, sin embargo la tercera ya no pudo realizarse por el altísimo riesgo que implicaba.

“En el hospital siglo XXI en México le hicieron su primer cirugía de 7 horas donde nos daban peores diagnósticos le hicieron segunda resección y la tercera no quisieron realizar por el riesgo de la misma y no cuentan con tecnología para seguir retirándose los quistes del rostro.

“La tumoración por dentro le invade su tráquea, cuello y rostro”, explicó su madre.

La única opción que les queda ahora es un tratamiento con un valor aproximado de 4 millones de pesos que se imparte en el hospital para niños de Cincinnati en Estados Unidos, por lo que la familia y amigos trabajan ahora en la campaña denominada, “Ayudando a un Guerrero”.

Los padres de Mateo ya se entrevistaron con la encargada de relaciones internacionales del hospital, sin embargo, como en cualquier hospital y aunque la vida del pequeño está en riesgo, no trabajan sin que exista el pago justo de por medio.

“Ya nos hicieron la cotización aproximada pero el hospital no te atiende y no te trata si no hay recurso, es un tratamiento de año y medio en el que se va cada dos mes durante dos semanas y ahí se van haciendo los pagos de acuerdo a lo que te dicen, nos da la opción de empezar a llevarlo con lo que tenemos recaudado y sobre la marcha, aunque sea más difícil, porque estaremos yendo, seguir trabajando para juntar lo que falta”, explicó.

La invitación hecha por los padres de Mateo está abierta a la ciudadanía en general, quien desee donar puede hacerlo a la cuenta que se encuentra a nombre del bebé en Bancomer con número 2982729024.