Política

Deuda de Veracruz en 2013 era de 56.5 mil mdp

enero 12, 2015

De acuerdo con el informe de resultados de la cuentan pública 2013, los pasivos o cuentas por pagar del gobierno de Veracruz –al 31 de diciembre de ese año– eran de 56 mil 572 millones. La información del tomo III, que contiene el informe de resultados del Poder Ejecutivo, en su capítulo 3, fracción 5, establece el concepto obligaciones financieras y cuentas por pagar. Ahí se desglosan los créditos con bancos, el pasivo circulante, los compromisos por la emisión de certificados bursátiles del impuesto de la tenencia, tanto del estado como municipios, así como la adquisición de bonos cupón cero y los denominados pasivos contingentes, que implican juicios laborales o mercantiles pendientes.

Con base en esos datos los pasivos de la Sefiplan podrían ser mayores, pues en algunos conceptos se ha dado un incremento al no estar resueltos o sumar más daños por fenómenos meteorológicos. Para diciembre de 2013 se debía a instituciones crediticias 38 mil 654. 4 millones de pesos, ese monto incluye créditos con bancos por 26 mil 145 millones de pesos, por préstamos contraídos, más 7 mil 621 por la bursatilización de la tenencia del estado y otros 4 mil 888 por la bursatilización de participaciones federales.

También se debían mil 350 millones de pesos por la bursatilización de la tenencia de los municipios, 4 mil 471 millones de pesos por la compra del Bono Cupón Cero del Fondo de Reconstrucción, para remediar los daños de fenómenos meteorológicos, y mil 234 por adquirir otro bono cupón cero del Fondo de Apoyo a Infraestructura y Seguridad Pública de los Estados.

El rubro de Cuentas por Pagar a Corto Plazo presentaban un saldo al 31 de diciembre de 2013 de 3,931.5 mdp, se debía a Proveedores, Prestadores de Servicios: 840.0 mdp, a Contratistas: 1,072.10 mdp, Aportaciones y Participaciones: 880.2 mdp, y Retenciones y Contribuciones: 1,139.20 mdp.

En lo que respecta a pasivos contingentes, se refiere a juicios laborales o mercantiles y para diciembre del estaba pendiente de cubrir 1,105.2 mdp por concepto de Resolución de Juicios Judiciales pendientes por Contingencias.

En el caso de la empresa Finamed, contratada en el año 2009 para otorgar servicios complementarios para la prestación del servicio de salud por un periodo de 12 años, en materia de cirugía cardiovascular, hemodiálisis, imagenología y hemodinamia y de quirófano, el Gobierno del Estado se comprometió a pagar la cantidad de 5 mil 549 mdp, e incumplió, lo que derivo –aun en la actualidad– en un juicio mercantil, después de que se intentó expropiar el equipo.

Fiscalización falla en México

No es suficiente el sistema de fiscalización en México, es necesario que exista un sistema de revisión de cuentas global, en el cual pudieran estar los organismos de transparencia, órganos de fiscalización y la parte sancionadora, porque hoy no se castiga la corrupción y no se garantiza la integridad del patrimonio de los veracruzanos, de lo contrario solo se seguirán castigando a alcaldes de municipios pequeños que por falta de capacitación son los castigados. Además la fiscalización no debe darse de los municipios a los estados porque los gobernadores de los estados fiscalizan como quieren, utilizan a los Orfis como correas de trasmisión para incidir politicamente, dijo Alfonso Ocegueda Cruz, integrante del Centro de Estudios y Servicios Municipales Heriberto Jara (Cesem).

En entrevista, sobre los resultados que entregó el Órgano de Fiscalización Superior de Veracruz, que detectó un daño patrimonial en la Cuenta Pública 2013 del estado y municipios por un monto de 798 millones 395 mil 339 pesos, en donde los municipios con observaciones son los más pequeños, dijo que “hay digamos un círculo vicioso en el que el esquema de fiscalización municipal del estado de Veracruz no garantiza una verdadera fiscalización acorde a los parámetros de contabilidad que demuestre los principios de transparencia eficiencia y rendición de cuentas”.

En la fiscalización hay una cantidad de irregularidades en términos administrativos y contables en los municipios más pequeños y medianos y en principio obedece a una deficiencia de capacitación de parte de las administraciones locales y una imposibilidad de general cuadros que sean del mismo lugar y que integralmente obedezcan a un perfil ciudadano sino que son producto de pactos, de arreglos que tienen entre despachos externos con los propios ayuntamientos y estos con contadores particulares.

Ocegueda Cruz refirió que los ayuntamientos se han metido a la libre empresa pero no garantiza una eficiencia administrativa en el manejo de los recursos, asimismo por otra parte está el fenómeno de la corrupción que finalmente la tienen todos los ayuntamientos chicos y grandes, el problema es que no se miden con la misma vara, no se hacen auditorías de la misma manera para los municipios chicos y los municipios grandes, por ejemplo no sé hace auditoría de obras como realmente debe ser en los ayuntamientos grandes.

En los municipios grandes hay cantidad de dispensas administrativas, dejar pasar, dejar hacer y los ayuntamientos grandes, lo único que están haciendo es una información de una contabilidad, porque hay una contabilidad pública en secreto pero es la que se queda clandestina y hay una contabilidad formal qué es la que se le da a conocer a la Secretaría de Finanzas, sostuvo el integrante del Cesem, quien señaló que entonces los despachos de auditores que son contratados para fiscalizar las haciendas municipales en estos municipios analizan auditoría someras, basadas en documentos y no en términos de una profundización del revisión de obras por eso salen con unas observaciones menores que fácilmente las solventarán y no hay ningún problema, ante ello se puede afirmar que las ramas de fiscalización no cumplen una función real.

Estamos, dijo, ante una fiscalización que se ha privatizado, ese es un grave problema porque la idea original de un órgano de fiscalización es que fuera separado de los congresos, era de ciudadanizar los órganos y que tuviera la posibilidad de generar y que tuvieran la posibilidad el órgano de hacer auditorías y por otra parte no es suficiente esta rama de fiscalización, en México es necesario que haya un sistema de revisión de cuentas global en donde estén los organismos de transparencia, los órganos de fiscalización y la parte sancionadora que ahora les corresponde a las autoridades judiciales, pongamos el caso del Orfis que demostrará que hay una irregularidad entonces lo somete a las autoridades judiciales y estás autorizado administran también los casos y hay un grado de impunidad.

Por ello no se castiga la corrupción, entonces el planteamiento era hacer un sistema de rendición de cuentas en el cual hubiera canales de comunicación legales entre todos estos mecanismos en el momento que hubiera un acto de corrupción, en ese momento se actuará judicialmente en contra de los responsables para qué se garantizara la integridad del patrimonio de los veracruzanos, ese sería la solución de fondo: un sistema anticorrupción, en México no existe y no es la solución a través de un fiscal anticorrupción como se pretende hacer que dependa del ejecutivo.

También habría que quitar la fiscalización de los municipios a los estados porque es uno de los pendientes municipalistas porque los gobernadores fiscalizan como quieren, utilizan a los órganos de fiscalización como correas de transmisión para ellos incidir políticamente y así seleccionan en qué municipios y partidos van a pasar de sus cuentas, se utilizan como un mecanismo de chantaje para tomar pactos políticos y éstos entran en componendas y finalmente la corrupción se resuelve con pactos, entonces habría que quitarle a los gobernadores de los estados y a los congresos estatales, a los partidos políticos, la fiscalización de los municipios.

Que la Auditoría Superior de la Federación sea la que realice la fiscalización de los municipios porque ahí abría menos posibilidades de componendas políticas y habría menos posibilidades de control como ahora se vive en los en los estados y de alguna manera, entren mecanismos contables administrativos más profesionales y más vigilados a nivel nacional, porque los contrapesos que tienen los ciudadanos son los contrapesos locales, la prensa local para denunciar, pero habría que ver los casos de Veracruz, Boca del Río, Xalapa, Coatzacoalcos, Minatitlán, deberían de estar bajo el escrutinio nacional y uno de los problemas de este país no sólo es la deuda de los estados que son escandalosos sino también las municipales.

Uno de los planteamientos de los municipalistas de Iberoamérica es que los ayuntamientos sean fiscalizados por el órgano de fiscalización de cada país eso convendría a una mayor autonomía, desgraciadamente en México es favorecer a los gobernadores de los estados y al no ir a profundidad de las políticas de corrupción no funcionan en México.