Política

Temor de choleños tras el hallazgo de tres cuerpos con señas de tortura en Miralejos

enero 10, 2015

Soledad de Doblado, Ver.- En la comunidad de Miralejos se siente el miedo, la gente desea irse de sus casas, luego de haberse visto envueltos en intereses del crimen organizado.

El 5 de enero, alrededor de las 17 horas. La gente de la comunidad Miralejos, dedicada al cultivo de la caña, observó gran movimiento de marinos y soldados buscando algo. Luego se alejaron rumbo a la comunidad de Oaxaquilla. Posteriormente se dirigieron a Camarón de Tejeda, a la comunidad conocida como Piedra del Indio, de allí a San Agustín, municipio de Camarón de Tejeda ambos. “Ahí se la llevaron toda la tarde y noche, buscando como locos”, dice la gente.

La población, preocupada de que se tratara de algún familiar herido o secuestrado, comenzó a buscar por su cuenta, y hallaron tres cadáveres, dos de ellos embolsados. Al lugar llegaron elementos militares, quienes obligaron a la gente a alejarse, lo mismo a las policías de Soledad y Camarón, municipios colindantes.

Los tres cuerpos, evidentemente torturados, uno de ellos semi calcinado, separados unos cien metros uno del otro. Al lugar llegó un grupo de elementos militares con un sujeto que los guiaba, con corte de pelo casquete corto, por lo que suponen que era policía o militar. “Él los guiaba, el tipo que venía esposado, rasurado como soldado, les decía aquí es donde está uno, aquí es donde está el otro, a este lo partimos, a este lo quemamos”. Un cadáver estaba debajo de un tractor, porque escarbaron para sacarlo.

Otro junto a un riachuelo, en otra pequeña zanja, semi enterrado. El de la bolsa, iba en partes, como cortado en cuatro o cinco pedazos, se le veía todo por dentro.

Llegaron al lugar peritos de Criminología del puerto de Veracruz, “pero se quedaron lejos del lugar, porque cuando estaban sacando a un cuerpo semienterrado, con fuerte olor a quemado, los militares los corrieron, no los dejaron trabajar y a los que estábamos allí nos detuvieron, nos quitaron los celulares, nos dijeron que si hablábamos de esto iban a regresar a buscar a la familia. A todos nos apuntaron para que nos fuéramos. No dejaron llegar a nadie, ni al Ministerio Público”.

”Cuando se fueron con todo lo que recogieron, nos volvimos a acercar a buscar y no había rastro de nada, como si no hubiera pasado nada. Como a las dos horas, llegaron otros militares y patrullas de estatales, pensábamos que nos iban a detener, pero no fue así, fueron muy amables con nosotros. Nos comenzaron a pedir datos y preguntaron por el asunto. Es ahí donde dijimos “ora, pero ustedes mismos son los que se los llevaron. Se quedaron sacados de onda y pidieron santo y seña de cómo fueron las cosas”.

Esos militares que llegaron al final son los que anduvieron como locos buscando desde temprano, los mandaron a Camarón, a Piedra del Indio, a San Agustín, mientras que los otros recogían todo. Allí les agarró la noche, buscando en lotes baldíos, no hallaron nada, se retiraron y volvieron a venir a la mañana siguiente.

Cerraron la carretera Camarón-Soledad, no se podía pasar de un municipio al otro. Eran muchos soldados, pero como de otro tipo de los que se llevaron a los muertos. La gente asegura que uno de los embolsados fue llevado al anfiteatro más cercano, que está en el panteón de Paso del Macho, inclusive existen fotos de los restos en dicho lugar.

Hoy Miralejos vive en la zozobra, en el ya de por sí estigmatizado municipio de Soledad por el control que tienen grupos del crimen organizado. Algunas familias planean irse por miedo, pues aunque nadie habló abiertamente, trascendió el hallazgo de los cadáveres, entre los que se especula está el de Moisés Sánchez Cerezo, reportero de Medellín de Bravo, fue sustraído por un comando armado de su domicilio el 2 de enero. El sujeto que la gente narra que iba esposado, señalando el lugar donde estaban los cuerpos, podría ser uno de los policías municipales de Medellín arraigados.