“Juarochos”, sin trabajo y en la pobreza; apoyo de programa, electoral y temporal
noviembre 28, 2014 | Norma Trujillo Báez

Fernando Flores regresó junto con su esposa y dos hijos desde Ciudad Juárez a Xalapa en el 2010, como parte del programa emergente implementado por el entonces gobernador Fidel Herrera Beltrán, para regresar a los veracruzanos de la ciudad del norte del país, debido a los altos índices de violencia que se registraban en Ciudad Juárez. En ese entonces Herrera Beltrán los trajo en avión, les prometió trabajo, escuela para los niños y créditos de vivienda, sin embargo, esta familia sólo encontró trabajo temporal y después fueron olvidados en ese sueño veracruzano.

Aquel esquema lanzado en la administración de Fidel Herrera Beltrán, donde incluso había una oficina con representación en Ciudad Juárez del gobierno de Veracruz coordinada por Luis Ramos Borunda, primo de Rosa Borunda de Herrera, quedó en papeles, mientras que los 2 mil 500 veracruzanos que vivían en Ciudad Juárez, y aceptaron venir de regreso, viven hoy en la pobreza.

Uno de ellos es Fernando, él junto con su familia retornó a su estado natal en el primer vuelo del programa Juarochos y sí le dieron trabajo por nueve meses en el Instituto de la Policía Auxiliar (IPAX), como personal administrativo, mientras que su esposa como auxiliar administrativo en el ayuntamiento.

Pero el empleo para el matrimonio fue temporal, después se quedaron sin seguridad laboral, “sin casa y sin nada, estábamos pagando renta y ahora nos fuimos a vivir a casa de una amiga porque ya ni la renta podemos pagar”.El trabajo lo tuvieron por nueve meses pero al cambio de gobierno, con la entrada de Javier Duarte, “ya no hubo ningún apoyo, ni los otros apoyos prometidos”, el programa resultó atractivo y hasta electoral, pues se hizo en periodo de campaña.

Ellos no son los únicos, hay familias abandonadas de Córdoba, Minatitlán, Cosamaloapan, Fortín, del norte, centro y sur de Veracruz.

Las fotos del día