Como esclavos modernos laboran en la ATPC
septiembre 01, 2014 | Édgar Escamilla

Poza Rica, Ver.- Por medio de un escrito dirigido al gobernador Javier Duarte de Ochoa, del cual se cuenta con una copia escrita a puño y letra de los trabajadores, operadores de unidades del transporte público de pasajeros de la empresa Autotransportes Poza Rica Coatzintla (ATPC), exigen un freno a las violaciones constantes que funcionarios gerenciales de la misma cometen en su contra de sus derechos laborales y humanos.

La misiva comienza haciendo un llamado a las autoridades estatales, a la Secretaría de Trabajo y a la Comisión de Derechos Humanos, en virtud del maltrato del que son objeto los trabajadores del volante por parte de funcionarios gerenciales de la empresa concesionaria de transporte público, con base en el municipio de Coatzintla.

“Estamos siendo tratados de la peor manera, ya que nosotros solo cumplimos con trabajar, ya que nuestras familias dependen de nosotros”, exponen el grupo de trabajadores inconformes.

Relatan que constantemente ven reducidos sus ingresos diarios por los descuentos de los que son objeto, primero por el pago de un seguro de accidentes, por el cual les retienen de su salario 25 pesos diarios, pero además deben pagar un “impuesto del trabajo”, que son 30 pesos más.

“Supuestamente ganamos el 18 por ciento de comisiones sobre el boletaje vendido, pero realmente alcanzamos sólo el 12 por ciento y en ocasiones nada, por el cobro que nos hacen de boletos que supuestamente no entregamos, siendo el valor de 9 pesos, mas 10 veces el valor del boleto, multiplicado por el número de vueltas que dieron en su turno”, revelan en el documento redactado de manera sencilla en cuatro cuartillas y fechado el 28 de agosto del año en curso.

Por si no fuese demasiado, también son castigados por vender más boletos de tarifa preferencial que normales (estudiantes e Insen).

“Igual manera se nos cobran diferencias, ya que nuestras unidades a cargo cuentan con un contador electrónico, que solamente manejan en las oficinas de la empresa, por lo que al hacer cuentas, nos dicen que tenemos faltantes, que van desde los 50 pesos hasta lo que ellos deciden cobrarnos”.

En caso de una falta, el trabajador debe pagar una especie de “multa” por la cantidad de 500 pesos, los cuales deben ser cubiertos al momento de presentarse a laborar, de lo contrario se les niega el acceso al autobús hasta que se liquide la “multa”.

Refieren que hasta el momento habían permanecido en silencio por temor a ser despedidos y por la necesidad del trabajo. “Hemos tratado de hablar con el subgerente general, el señor Isaías Orellán Hernández, él pocas veces nos atiende y cuando lo hace nos dice que no hay de otra, que tenemos que pagar para poder dejarnos trabajar”.

De igual forma han buscado el diálogo con la gerente general, a quien identifican como Mireya Gallardo, de la cual aseguran, nunca está disponible para atenderlos.

También se dicen víctimas del líder sindical, identificado como Joel Antonio, el cual afirman fue impuesto por la propia empresa, siendo obligados a firmar la aceptación del mismo o de lo contrario serían despedidos.

“Con esta redacción pedimos se investigue a fondo a dónde va a parar el interés que generan nuestras fianzas anualmente y el fondo de ahorro, del cual jamás vemos ganancia. También que se audite a la mesa directiva”, resaltan.

Testimonios de algunos conductores de autobuses de ATPC consultados al respecto, dan cuenta de los abusos de lo que son objeto. Señalan que en caso de avería de sus unidades, ellos mismos deben costear la reparación, por lo que han llegado al hartazgo de esta situación y se prevé que este lunes a partir de las 5:00 horas, momento en que se presentan al “encierro” de los autobuses, ubicado en el municipio de Coatzintla.

En caso de generarse la manifestación frente a las oficinas de la empresa en las primeras horas de este día, evitarán la salida de los autobuses hacia las diferentes rutas que se cubren tanto en Poza Rica, Coatzintla, Tihuatlán, Papantla y otros municipios serranos, por lo que las afectaciones podrían ser mayúsculas para las miles de personas que hacen uso del transporte público, tanto estudiantes como trabajadores.

Las fotos del día