Dificulta IPE préstamos a pensionados; por crisis, “recurre a la banca”, acusan
septiembre 01, 2014 | Fernando Inés Carmona

Orizaba, Ver.- La reforma a la Ley del Instituto de Pensiones del Estado (IPE) habilita al Consejo de Administración del IPE a exigir en garantía por préstamos propiedades que avalen en total del débito; lo faculta para que los empréstitos sean a través de la banca comercial “con tasas de interés acordes a la inflación anual más ocho puntos porcentuales”, lo que pone en riesgo el patrimonio de los empleados y trabajadores del estado, refirió el vocero de la Unión de Jubilados y Pensionados del IPE en la zona centro del estado.

Las nuevas reglas nos hacen ver que el dinero para préstamos no es del IPE, sino de los bancos. Hay razones para sospecharlo, la más importante “es que antes la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) del gobierno del estado retenía los descuentos a cada trabajador por los préstamos solicitados. Hoy los deudores deben ir a pagar a los bancos, ésa es la principal sospecha, cuáles bancos, no se sabe”.

Los trabajadores al servicio del estado tendrán que cumplir nuevos requisitos para ser sujetos de crédito, “anteriormente una firma de un compañero de trabajo podían acceder al dinero, ahora debe haber un aval pero en especie, es decir, la factura de un vehículo o las escrituras de una casa, dependiendo de la cantidad de dinero a solicitar”.

Si se confirma que el IPE recurrió a la banca privada para otorgar los préstamos, se ratifica el grave estado financiero, además los costos de los débitos será muy elevado para el trabajador, lo que pondrá en riesgo el patrimonio de los que por diversas razones se atrasen o no puedan pagar los préstamos”.

La crisis económica del IPE es grave y la actual dirección lo niega. “Sospechamos que la Sefiplan contribuyó en mucho a la crisis económica del IPE, porque al parecer, los descuentos que realizaba a los trabajadores por pagos de cuotas y préstamos no eran reintegrados a las finanzas del Instituto de Pensiones, por eso se agravó el problema financiero”.

Por estas razones “es necesario que se haga una investigación profunda en torno a la situación financiera del IPE”; por otro lado empleados burócratas confirmaron que tras la reforma a la Ley del IPE, el mecanismo de solicitud de préstamos cambió, “se debe entregar la factura de un auto o las escrituras de una vivienda y el trámite se realizará en las oficinas centrales del Instituto, pero los pagos ya se deben hacer en los bancos, cuando anteriormente el centro de trabajo se encargaba de realizar la retención correspondiente para abonarlo a la cuenta del IPE. Esto ya se modificó”.

En este nuevo esquema que se desprende de la reforma ya aprobada los pagos deben hacerse en los bancos “y muchos sabemos que los créditos bancarios son muy caros y si hay retrasos los intereses duplicarán la deuda”.

Las fotos del día